Mis científicos favoritos. Gerd Gigerenzer ¡Apueste por la intuición

Piensen por un momento en todos los quehaceres cotidianos que realizan sin apenas prestar atención. caminar, conducir, darse una ducha Guiados por un piloto automático, nos dejamos llevar, pues sabemos que el resultado de estas acciones suele ser bueno. ¿Alguien se ha preguntado quién demonios toma las riendas de estas acciones tan poco premeditadas?

Quien me lo explicó a la perfección fue Gerd Gigerenzer. Este gran neurocientífico alemán me dejó claro que, aunque no seamos conscientes de ello, el cerebro no deja de inferir la realidad. Se la pasa haciendo conjeturas. Realiza cálculos en todo momento a partir de la información que le entra por los sentidos, y nos ahorra el trabajo de razonar cuanto hacemos. De no ser por ese cerebro inconsciente, deberíamos pensarlo todo y no haríamos nada.

Pero nuestra máquina de pensar entraña algo aún más fascinante. decide por nosotros. Y lo hace bastante bien. Gigerenzer ha constatado que suelen ser más acertadas las decisiones intuitivas que aquellas muy razonadas, cuyos pros y contras hemos balanceado con esmero. Eduardo -me dijo-, no te engañes, tomamos mejores decisiones si tenemos en cuenta un buen argumento que si contemplamos diez no tan buenos .

Lo que me estaba diciendo es que, a veces, descartar parte de la información es bueno. Según él, las intuiciones son atajos a través de los cuales el cerebro decide más rápida y acertadamente. Es más, la mayoría de las decisiones importantes, como puede ser escoger pareja, las tomamos por esta vía intuitiva.

De no guiarnos por el instinto, para emparejarnos realizaríamos un cálculo de probabilidades más bien propio de la teoría económica, donde sopesaríamos todas las cualidades y perspectivas de futuro de todas las personas susceptibles de enzarzarse en un romance con nosotros. ¿Se imaginan? Solamente he encontrado a uno que lo hizo así y era economista , me confesó Gigerenzer. Ahora está divorciado .

¿Quién es?

-Psicólogo, de 67 años. Dirige el Instituto Max Planck de Desarrollo Humano, en Berlín. Experto en el estudio del riesgo y la toma de decisiones, ha publicado algunos libros de divulgación entre los que destaca Gut feelings, de 2007, traducido al español (Decisiones instintivas) y a 17 idiomas más.

¿De dónde viene?

-Cuando era estudiante tocaba el banyo para ganar algún dinero. Tuvo que decidir entre la música o el mundo académico. Optó por lo segundo. Tomar esa decisión le enseñó que se puede calcular el riesgo de jugar a la ruleta, pero no el de la vida real.

¿Qué ha aportado?

-Ha conciliado la psicología con la teoría de la probabilidad para analizar con profundidad el riesgo o, en otras palabras, cómo tomamos una decisión cuando la información con la que contamos es escasa o confusa, y ha constatado el enorme poder del instinto en estas situaciones.

La anécdota

Gigerenzer tocó en el grupo de dixieland -un tipo de jazz- que puso la banda sonora al primer anuncio del Volkswagen Golf. Dice que todo lo que ha conseguido en la vida se lo debe a su madre, que le inculcó curiosidad, perseverancia y humor .