El hijo discreto de Estefanía deja de serlo

Louis, hijo mayor de la princesa y Daniel Ducruet, presenta a su novia y abre la puerta a un cuarto enlace de los grimaldi en cinco años.

Podría ser algún día príncipe de Mónaco Si renuncian o mueren las diez personas que lo preceden en la línea sucesoria, claro está. Louis Robert Paul Ducruet, primogénito de Estefanía de Mónaco y conocido como el príncipe más desconocido del principado, tiene novia. A sus 23 años, el hijo de la princesa rebelde y el guardaespaldas Daniel Ducruet -aquel que se paseó por locales y platós con Marujita Díaz- acaba de presentar de forma oficial a Marie Chevallier, una joven francesa de ascendencia asiática con la que, se dice por ahí, podría casarse en breve. De ser así, Mónaco celebraría el cuarto enlace de miembros del clan Grimaldi en apenas cinco años. La pareja se conoció hace cuatro años en la Universidad, en Estados Unidos, y ya fueron juntos a la boda de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, el pasado 2 de agosto, aunque sin confirmación oficial de noviazgo de por medio. La joven, también de 23 años, ya es, de algún modo, parte de la familia gracias a su trabajo en la Société des Bains Marins de Monte-Carlo (SBM), la empresa estatal que controla los principales establecimientos del principado -el casino, la ópera, el Hotel de París y un largo etcétera-, con el mayor número de empleados del pequeño paraíso fiscal. Con la noticia del noviazgo, Louis abandona su habitual discreción -salvo algunas fotos de fiestas universitarias que circulan por Internet y otras sin camiseta tras jugar al fútbol, no ha protagonizado escándalos- para dar una alegría a los medios del corazón, más centrados hasta hoy en el seguimiento de su hermana Pauline, alias la Sirena de Mónaco, y también, por supuesto, a su madre, Estefanía de Mónaco, que a sus 51 años, sin pareja y entregada por completo a los niños y la caridad, ha dado su aprobación total a la joven que, en breve, podría convertirla en suegra por primera vez.