El pionero de la crítica

REINOS DE HUMO

En estos tiempos en que la cocina está de moda, cuando los medios de comunicación y las redes sociales se han saturado de ‘críticos’ gastronómicos, es bueno volver la vista casi medio siglo atrás para recordar que, en España, la primera crítica regular sobre restaurantes apareció en ABC en 1968. Fue en su suplemento dominical, de la mano de Francisco Moreno de Herrera, conde de los Andes, aristócrata y gran gourmet, que utilizaba el seudónimo de Savarin. Eran aquellas crónicas peculiares, con algo de crítica a las cosas mal hechas y mucho de comentario. Muy amenas y con gran conocimiento. Todas ellas se recogieron en un libro del que todavía pueden encontrar algún ejemplar en Internet.
Hasta entonces habíamos tenido grandes escritores gastronómicos como Camba, Cunqueiro, Luján o Pla, pero no críticos en el sentido actual de la palabra. También es verdad que en esa época no había nacido la nueva cocina, y los restaurantes eran un lujo al alcance de unos pocos.
Por aquellos días carecíamos de guías gastronómicas, y poca gente viajaba en busca de establecimientos recomendados, de esos «que justifican el desvío». Sin embargo, el trabajo de Savarin y del pequeño grupo de pioneros de la crítica que lo siguieron abrió las puertas a lo que ahora es la cocina española. Aunque a muchos se les olvide.