Esperando las estrellas

REINOS DE HUMO

Faltan pocos días para que se presente la Guía Michelin 2017. Todos los años llega rodeada de una
enorme expectación. No hay ninguna publicación que interese más a los cocineros.

Alguno llegaría a matar por las estrellas. Y no es de extrañar. Por un lado, el prestigio profesional y, por otro, la garantía de un considerable incremento en la facturación del restaurante. Hemos visto a chefs muy importantes dando saltos de alegría al recibir la primera, la segunda o la tercera. Y hemos visto también las caras de enorme decepción cuando no llega la que se espera. Este año, los responsables de Michelin han anunciado que España tendrá un nuevo tres estrellas y muchas otras
novedades. No se han dado nombres, así que las apuestas están muy activas.

Especulaciones para todos los gustos que no son más que eso, especulaciones, porque la discreción es máxima. Pero el interés que ha levantado el simple anuncio de un buen año confirma que estos son los galardones más ambicionados por los chefs. Se acusa a la guía de ser cicatera con nuestro
país, es probable, pero lo cierto es que resulta la más fiable de cuantas se publican, incluidas esas listas mundiales de dudosa credibilidad pese a su amplia repercusión mediática. En dos semanas conoceremos quiénes son los afortunados. Una treintena de cocineros españoles darán esa noche saltos de alegría.