Comer con la mano

REINOS DE HUMO

Los cursis lo llaman ‘finger food’. La traducción es fácil, comer con los dedos. Aunque en español suena mejor comer con la mano. En los últimos tiempos, algunos gurús gastronómicos nos lo quieren vender como una tendencia de la cocina moderna. Y son muchos los cocineros que se lanzan a ofrecerla a sus clientes como lo más de lo más. Sin embargo, hace casi tres décadas que Ferran Adrià comenzaba todos sus menús con lo que denominaba ‘snacks’, una larga serie de pequeños bocados que había que comer sin cubiertos, incorporando el tacto a los demás sentidos que se ejercitan sentados a una mesa. En más de la mitad del menú de 48 platos de la última temporada de elBulli, al comensal no se le ponía cuchara ni tenedor. Sin embargo, esto de comer con la mano es muy antiguo. Al fin y al cabo, la tapa española parte, casi siempre, de esta premisa. Salvo los muy ‘refinados’, nadie utiliza cuchillo y tenedor para comerse una croqueta. Por no hablar del marisco. Resulta muy triste ver a alguien destrozar una gamba con los cubiertos. Creo incluso que no sabe igual. También en otras culturas. En Japón no verán a nadie comiendo sushi con palillos. Aunque aquí muchos se empeñen en utilizarlos, un buen especialista en Tokio les dará la pieza en la mano, para comer de un bocado. Está todo inventado.