Nací en Bilbao hace 62 años. Periodista y escritora. Acabo de publicar Niño mal de casa bien, una conversación íntima entre quien fue mi gran amor, José Luis de Vilallonga, y yo.

Begoña Aranguren. Nunca padecí su faceta de mujeriego. Llegué tarde a eso. Él ya estaba mayor. Aun así, me decía que el sexo nunca fue nada importante para él. A mí, el que me gustaba era el José Luis que llegaba a casa y se relajaba, el José Luis en zapatillas. XLSemanal. ¿Se siente su viuda? B.A. Sí. Es que soy la viuda oficial, mal que les pese. Por más que digan lo que quieran, él no se quiso separar de mí.XL. Pues dice Syliane Stella, tras leer su libro, que está usted amargada. B.A. ¿Esta mujer qué quiere ser?, ¿el niño en el bautizo, el muerto en el entierro y la novia en la boda? ¡Que me deje en paz! ¡No comment! XL. El problema es que ella sí ha hecho comments. Insinúa que tuvo algo que ver en su separación con José Luis.B.A. Ella, no. Pero Fabrizio, sí. Tuvo celos. En cuanto vio que lo nuestro no era un divertimento, fue a por mí.XL. Curiosa relación paternofilial, ¿no?B.A. Fabrizio ejercía de administrador. Es más, le gustaba ser llamado el 25 por ciento. ¡No te lo pierdas! Iba a las editoriales, montaba los números, amenazaba a la gente José Luis estaba entonces muy achacoso y no quería ver que había criado a un monstruo.XL. Arremete usted también contra Felipe González. ¿Por qué?B.A. Porque estamos en democracia. Solamente digo que se ha aburguesado. Ha dejado a su santa, como hacen muchísimos de ellos. Les gusta más una pija que huele a Hermès que su propia mujer. Ahora vive en la calle Velázquez y se ha hecho consejero. Tampoco es para decir que arremeto. XL. Nati Abascal y sus hijos, Pedro Trapote ¡Si no deja uno vivo! B.A. Pero tampoco arremeto contra ellos. Se me ha malinterpretado. Nati es una mujer bellísima. Pero por la mirada del miope, que, aunque tenga mucho atractivo, acaba siendo la de una estatua. Yo solo digo que sus hijos se han pasado al mundo de la moda y la prensa rosa. A José Luis le hubiera parecido un escandalazo.XL. Oiga, ¿y están todos los que son?B.A. ¡Quia, quia, quia! Para nada. Necesitaría unas obras completas. Dice María Eugenia Yagüe que no dejo títere con cabeza. Pero seguro que lo dice porque se siente un títere. De hecho, lo fue. Mis respetos a todo el mundo que trabaja y se busca la vida, pero insisto en que no vale todo. Aquí no hay más que jetas que nunca maduran. Hemos llegado a un punto en el que la portada del ¡Hola! es la madre de Jesulín. n

Ácido cítrico Lo de todos los días. Un zumo de naranja, el más grande que puedo, mezclado con limón. Es una sensación de que te estás forrando a vitaminas.