Mi padre quería que fuese odontóloga y yo estudié Comunicación, pero lo dejé para ser actriz. Después de siete años he vuelto a los escenarios en Madrid. Venecia bajo la nieve, en el teatro Lara.

XLSemanal. A los 15 años recibió su primer premio y dijo. Debo de ser buena .Eva Isanta. Pues mira, no he vuelto

a recibir otro, así que igual me equivoqué [risas].XL. ¿Qué pintaba su madre en Ceuta hace 40 años?E.I. Mi padre es militar, de Alhucemas. Cuando yo tenía 6 años, lo destinaron a Madrid.XL. ¿Le han hecho alguna entrevista en la que no le pregunten por sus personajes de Aquí no hay quien viva o La que se avecina?E.I. No, pero lo encuentro normal porque son mis éxitos más recientes. También me preguntan por Farmacia de guardia, ya que se ha repuesto. XL. Pues hoy no toca.E.I. Bien, perfecto. Me apunto [risas].XL. Así que Venecia bajo la nieve ¿Es de las que se enamoraron en una góndola recorriendo los canales?E.I. No, porque no conozco Venecia. ¡Qué faena!, te aseguro que íbamos a ir este verano, pero se me montó la serie de televisión con los ensayos XL. Hacía tiempo que no oía reírse tanto a la gente sentada en una butaca.E.I. La obra está funcionando muy bien. Estrenamos en agosto y la acogida está siendo increíble, tanto en Avilés y en San Sebastián como, ahora, en Madrid. XL. Los críticos se han rendido y han titulado. ¡Vuelve la comedia! .E.I. Es que la gente está deseando reírse. Todos necesitamos un punto de evasión con la que está cayendo.XL. ¿Y a usted qué le hace gracia?E.I. El humor surrealista, porque yo soy muy lógica y muy cartesiana. XL. He visto que en ocasiones la han comparado con Jennifer Aniston.E.I. Será un poco por el pelo y los ojos azules porque ella es mucho más guapa [risas]. XL. Tiene un hijo de 7 años E.I. Álex es la joya de mi vida, mi motor Para mí es una motivación constante. Fui madre mayor, lo tuve con 33 años y con él he recuperado hasta la ingenuidad perdida.XL. ¡Cómo se nota la crisis de los 40!E.I. ¡Pues no!, la mía la tuve el año pasado, cuando sufrí un enorme desajuste. Tuve la crisis de los 39 y fue bastante gorda. Profesional, mental y físicamente tomé conciencia de que atravesaba el ecuador de la vida. XL. Hablando de la otra crisis, ¿tiene hipoteca?E.I. ¡Sííí! Y la mía es a 30 años No sé si viviré para pagarla. n

Salado y dulceDos cafés cortados, un zumo de naranja y unas barritas de pan tostado con aceite, tomate y sal que, a veces, sustituyo por algo dulce.