Nací en Madrid hace 38 años. Soy periodista televisiva. Presento Las mañanas de Cuatro, en Cuatro. Me gustaría dar la noticia de que ha bajado la cifra del paro. Sé que ahora es una utopía, pero

Marta Fernández. Me cuesta creer que Rosa María Calaf dijese que Sara Carbonero hace un flaco favor a la mujer y al periodismo . Quizá bastaría con que se conocieran para desfacer el entuerto. XLSemanal. Ella ha calificado el periodismo actual de mercenario y sectario . ¿Cómo lo calificaría usted? M.F. Como demasiado subjetivo.XL. ¿Tan mal anda la cosa? M.F. Qué va. Aún tenemos sentimiento de manada. Somos una tribu que se ayuda en las adversidades. Aunque nos encanta hablar y a veces nos vamos de la lengua. Lo normal, vamos. XL. ¿Mataría por el prime time? M.F. No. Yo solamente mataría por tener más tiempo de programa. XL. ¿Qué le quita el sueño? M.F. Todo. Soy insomne pertinaz

e hiperactiva.XL. Respeto la prensa rosa. ¿Conocer los árboles genealógicos? Más difícil que la Metamorfosis de Ovidio . La frase es suya. ¿La suscribe? M.F. Sin dudarlo. Para especializarse en prensa rosa, es necesario un máster. Me sigue pareciendo admirable.XL. ¿Incluso después de haber sido pillada en top less por los paparazis el pasado verano? M.F. Que lo llevara fatal no quiere decir que no los respete. Pensaba que no era una presa apetecible. Y me equivoqué. Confieso que lo pasé mal. Como si me hubieran robado algo. Pero aprendí la lección. A partir de ahora, no me separo de mi jersey de cuello vuelto.XL. ¿Y cómo se presenta agosto?M.F. ¡Viva el neopreno, tan calentito!XL. En confianza, ¿cómo se sintió? M.F. Se siente algo raro. Es como cuando sueñas que estás desnudo y todo el mundo te mira, pero de verdad. Afortunadamente, como dice un amigo mío, España no tiene memoria y ya nadie se acuerda de eso. Así que dejémoslo en el olvido. Veeenga XL. Esta va rimada, ¿hay televisión más allá de la prensa del corazón? M.F. [Ríe] Sí. Se pueden hacer muchas cosas más allá de la prensa rosa. XL. Pero trabaja con Boris Izaguirre. ¿Es una declaración de intenciones? M.F. O de amor. La que le hago cuando compartimos plató. Maravilla dejarse iluminar por el brillo de sus neuronas. XL. Memoria histórica. ¿lo primero que dijo frente a una cámara fue ? M.F. En un plató fue una noticia del Real Madrid. Aquellos tiempos mozos en los que el entrenador de los blancos era Jupp Heynckes. n

Callejera viajera Desayuno temprano, con la prensa y dos o tres cafés dobles paladeados que me recarguen de energía. Y, a partir de ahí, a las calles. ¡La verdad está ahí fuera! .