Nací en Ferrol, en 1965, y ya llevo 25 años en televisión. Empecé trabajando con niños, que son oro puro por su magia y su autenticidad, y ahora he vuelto con ellos con el programa “Pequeños gigantes”. Por Virginia Drake

XLSemanal. Sin sus padres delante, ¿los niños se portan mejor?

Jesús Vázquez. ¡Sí! Ellos saben cómo manipular a sus padres, pero si los sabes llevar y no los tratas como si fueran tontos, en la tele son divertidos, inocentes y espontáneos. Divinos.

XL. Lo veo entregado a la causa. ¿No estará pensando ser padre?

J.V. No me atrevo. La fórmula para tener hijos con mi marido no es la convencional y, cuando veo los trámites y compromisos que conlleva, me freno.

XL. Si tuviera que hacer un reality con políticos, ¿qué les haría hacer: saltar desde el trampolín, cantar, bailar, cocinar, meterlos en Gran hermano…?

J.V. Los llevaría a Supervivientes, a que sufrieran con los mosquitos, pasasen hambre y supieran lo que es perder los privilegios y pasar fatigas.

XL. El tema de la visibilidad homosexual ha avanzado mucho, pero lo del matrimonio gay es otro cantar.

J.V. Yo soy un privilegiado porque noto mucha aceptación hacia mí. Y Roberto y yo somos un matrimonio de lo más normal; diría incluso que hasta rozando lo convencional.

XL. ¿Cree que lo aceptan porque es famoso, guapo y no tiene pluma? ¿Que si fuera más loca otro gallo le cantaría?

J.V. Con pluma o sin ella, debajo de esta pequeña capa de tolerancia social sigue habiendo mucha homofobia. A la mínima saltan brotes reaccionarios.

XL. ¿Hay algo más hortera que pedir matrimonio a su novio en televisión?

J.V. Lo hice por reivindicación y activismo, por poner un granito de arena.

XL. En su casa, ¿quién manda en el mando: Roberto o usted?

J.V. En casa, solo hay una tele y prefiero no verla antes que pelearnos por ella. No puede ser que la tele, que está para unir familias, separe a la gente.

XL. Pues se dice que ha acabado con las conversaciones en familia…

J.V. ¿Y no será que esas familias tienen sus diferencias y la tele es su refugio?

XL. Acaba de cumplir 49 años y los lleva bastante bien. ¿Cómo lo hace?

J.V. Me cuido mucho, pero voy notando los años, sobre todo si una noche me tomo una copa de más. También lo noto porque cada vez tengo que hacer más dieta y deporte para mantenerme.

XL. ¿Qué ha dejado de hacer?

J.V. ¡Uf! Ya no huelo las patatas fritas ni el chocolate ni los bollos… y me machaco porque me gusta verme bien. De momento, me compensa; aunque no sé si un día abandonaré y pensaré que algo de tripita no hace daño a nadie.


Desayuno: después del gimnasio

Desayuno con Jesús Vázquez

«Me levanto a las siete y entreno dos horas. Luego, me ducho y desayuno: un café cortado, fruta, una tostada de pan de centeno con pavo y un zumo de naranja».