De mito madridista indiscutible a ser abucheado por el Bernabéu. Tras su abrupta salida del club de su vida, Casillas ha descubierto que hay vida más allá del Real Madrid. Por Virginia Drake

Aprovechando la presentación de su nueva campaña para HandS, el portero de la selección nos habla de todo ello, pero también de su boda, de su familia, de política y, por supuesto, de fútbol. Iker Casillas es muy educado, amable, abierto y, ante todo, tranquilo.

Sacarlo de sus registros habituales requiere un gran esfuerzo, pero sacarlo de sus casillas es casi imposible. En todo caso, la conversación fluye repasando todos los asuntos que lo han convertido en leyenda del fútbol español y algunas de las noticias y polémicas que lo han llevado a las portadas de la prensa deportiva y la del corazón. Como embajador del champú HandS, el portero del Oporto hace una visita relámpago a Madrid y, guiños del destino, recibe a XLSemanal en una de las torres que hoy se alzan sobre los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid.

XLSemanal. Desde fuera, el mundo del deporte se ve muy ingrato. usted pasó de ser San Iker a ser vilipendiado por la afición.

Iker Casillas. Tampoco es así la realidad. Siempre me he encontrado con más gente que me ha defendido y que me ha criticado para bien.

XL. Pero el fuego amigo quema el doble..

.I.C. Al final, la situación era muy incómoda porque dentro del equipo había dos personas cuya relación fue deteriorándose, como ocurre en cualquier pareja.

XL. ¿Está hablando de Mourinho y usted? 

I.C. Sí, esa mala relación hizo que la gente se dividiera y se postulara por uno o por otro. Yo espero que, conforme pase el tiempo, aquellos pequeños fantasmas puedan desaparecer.

XL. Muy pequeños no debieron de ser cuando acabaron con más de 16 años de permanencia en el Real Madrid.

I.C. Llegó un momento en el que tuve que decidir entre quedarme aquí y seguir siendo el monigote al que la gente gusta pinchar y pinchar, como a un muñequito de vudú, o salir y respirar. Opté por lo segundo y por vivir tranquilo.

XL. ¿Tiene puesta en su casa alguna foto con Mourinho?

I.C. No. Yo creo que él y yo debemos de tener las mismas fotos puestas el uno del otro. Y dedicadas con mucho cariño. ¡Jajaja!

XL. En Oporto, las cosas tampoco le están saliendo como quisiera.

I.C. A nivel competitivo, no; porque soy un competidor y me gusta ganar. Cuando no gano, es como si me faltara el aliento. Pero, bueno, vamos a intentar un proyecto nuevo, nos hemos metido en la final de Copa

XL. Iker Casillas despierta pasiones encendidas.

I.C. Es lógico porque me han visto crecer en el Real Madrid, llevo 16 años jugando en la selección He despertado pasiones y espero seguir haciéndolo.

XL. Se casa con una conocida periodista de televisión. ¿Su hijo Martín vive la fama de sus padres o es un niño más?

I.C. Actualmente está claro que las cosas están como están, pero la suerte o ventaja que puedo tener es que en cuatro años yo ya no seré tan conocido a nivel futbolístico.

XL. ¡Ya! [Risas]. Tal y como se están desarrollando las cosas, ¿no está cerca la retirada?

I.C. Sé que cada día está más cerca porque tengo casi 35 años [los cumple el 20 de mayo]. No sé todavía cómo ni en qué, pero me gustaría trabajar ligado al mundo del fútbol.

XL. ¿Le ha llegado ya alguna oferta?

I.C. No, no, ¡qué va! Tengo contrato en Portugal hasta 2018 y entonces, con 37 años, me lo plantearé.

XL. También tenía contrato en el Real Madrid hasta 2018 y

I.C. Bueno, pero hay veces que dos personas llegan al acuerdo de que una de ellas salga y la vida sigue igual para todos.

XL. Muy poca gente se creyó las palabras de Florentino Pérez el día de su despedida. Iker nos abandona, contra mi voluntad .

I.C. La situación había llegado a un punto en el que ya no podía ser buena ni para Iker Casillas ni para el Real Madrid.

XL. Vicente del Bosque recuerda con amargura su salida del club, ¿la suya también fue así?

I.C. Mmmm El caso de Vicente fue diferente. Llevaba 35 años en el club y a mí me cuesta creer que haya madridistas que duden de su madridismo por ser seleccionador nacional. Vicente es una persona que nunca tiene un mal gesto con nadie, es una persona llana y tranquila; pero parece que lo que se lleva ahora es ser chulo, prepotente y egocéntrico.

XL. Tampoco Iker parece chulo, prepotente ni egocéntrico

I.C. Aunque no me parezco mucho a Vicente del Bosque en el carácter, yo también soy bastante tranquilo hasta que un día alguien me toca las narices y, entonces, salto.

XL. Pues parece que fuera de los palos de la portería usted salta muy poquito.

I.C. Salto poco, sí. Lo que ocurre es que a veces he mirado más por el Real Madrid que por mí. Si hubiera mirado más por mí, habría saltado en muchos momentos y hubiésemos tenido circo y trifulca todos los días, sobre todo el último año.

XL. Volvamos a su salida del club

I.C. Algún día contaré por qué tuve que salir así.

XL. ¿Por qué esperar? No encuentro sitio mejor que este para contarlo.

I.C. No, no, ya lo contaré más adelante. Ahora, lo mejor es que el Madrid gane copas de Europa y que Casillas gane títulos. Cuando dentro de 15 años escriba un libro, lo contaré.

XL. Diga la verdad. ¿sienta mal que su sustituto lo haga igual o mejor que usted?

I.C. No, no, de verdad que no. El Madrid siempre estará ahí y, dentro de cien años, me vincularán al Madrid; y al Madrid conmigo. Hoy, mi historia ya se ha acabado.

XL. ¿Irá este año con la selección a París para jugar la Eurocopa?

I.C. Depende de Vicente del Bosque.

XL. ¡Ya, claro! Pero ¿piensa que sí?</strongC. Pienso que, si voy, el que va a levantar esa Eurocopa voy a ser yo porque soy el capitán. Por tanto, juegue o no juegue, tendré que levantarla otra vez [se ríe]. Estoy jugando con asiduidad en la fase de clasificación y lo que espero y deseo es que esa confianza que me ha dado Vicente estos dos años para clasificarnos en la Eurocopa siga estando ahí.

XL. Alrededor de un futbolista de tanto éxito siempre hay mucha parafernalia y demasiada gente, pero ¿amigos de verdad?

I.C. Parafernalia hay poca y amigos de verdad, muchos. Algunos son de Madrid, otros son de Ávila y, generalmente, no tienen nada que ver con el fútbol. son gente de a pie como la que ves cada día cuando te subes en el metro.

XL. Su padre es guardia civil y, en dos ocasiones, pidió el traslado al País Vasco para ganar algo más de dinero .

I.C. Digamos que mi infancia fue austera. Mi padre es de un pueblo de Ávila y tenía el sueldo de un guardia civil y mi madre era ama de casa, aunque empezó a estudiar para peluquera. Mi hermano Unai y yo tenemos nombres vascos porque vivimos en Bilbao un tiempo.

XL. A los 16 años empieza a jugar en el Real Madrid, ¿siendo un adolescente se convirtió en el cabeza de familia?

I.C. Digamos que ayudaba bastante. De ser una familia humilde que vivía en un piso de 60 metros cuadrados en Móstoles a empezar a llegar unos ingresos fuera de lo normal A mí no se me caen los anillos por haber vivido en Móstoles y haber tenido un seat 124. es más, me gusta y presumo de mis raíces.

XL. ¿A qué se dedica su hermano?

I.C. Estudió Administración y Dirección de Empresas y habla varios idiomas. Un hermano salió más inteligente que otro. yo le pego bien al fútbol, pero nada más.

XL. ¿Ha sentido haber dejado tan pronto los estudios?

I.C. Pues posiblemente, porque yo era buen estudiante. Sacaba notables, pero empecé a jugar pronto y a viajar mucho. Todo se fue complicando y acabé dejando los estudios.

XL. Sus amigos y compañeros dicen que es bastante llorón, ¿cuándo ha sido la última vez que ha llorado?

I.C. Me emociono bastante. El último día que lloré fue el que me despedí del Madrid, hace ya cien meses o así [ríe].

XL. También dicen que es muy agarrado. que si tiene cocodrilos en los bolsillos, que si los tiene cosidos

I.C. Lo dicen porque no soy muy de caprichos, no van conmigo. Me puede gustar mucho un reloj o un coche, pero soy más de otra idea. a mí un coche me tiene que llevar y que traer, y a lo mejor prefiero un todoterreno, que es mucho más seguro que un Ferrari. Si eso es ser ‘agarrado’, pues entonces soy ‘agarrado’.

XL. Los futbolistas de su nivel tienen un tren de vida muy alto.

I.C. Cada uno vive como quiere. he tenido compañeros que han vivido al día y hay que respetarlo, pero yo creo que el mundo del fútbol se acaba de pronto y, si desde el primer día no has empezado a trabajar por tu futuro, vas a tener un problema. La tecla cambia y un buen día pasas de ingresar mucho a ingresar poco. Y de lo poco a lo mucho nos acostumbramos todos con mucha facilidad, pero de lo mucho a lo poco ¡Puf!

XL. Iker Casillas fue uno de los afectados por las participaciones preferentes de Bankia y hasta prestó su imagen para animar a demandar a los damnificados. ¿Logró recuperar su inversión?

I.C. Peleé por lo que me correspondía como cualquier español al que le han engañado o defraudado y puse mi imagen con el objetivo de ayudar. A través del despacho de abogados Arriaga recuperé la parte que me tocaba. Los intereses que me han dado los voy a donar a la Fundación Iker Casillas para que ayuden a la gente que realmente lo necesita.

XL. El mundo del fútbol tampoco es ajeno a la corrupción. fichajes opacos, evasión de capitales, paraísos fiscales ¿Aparecerá su nombre en algún listado de Panamá, Suiza ?

I.C. Yo no soy juez de nada ni de nadie; pero soy español, me toca pagar mis impuestos aquí y, me guste más o me guste menos, pago lo que me corresponde en mi país. Me entristece ver lo que cuentan, pero es muy difícil de controlar. no todos los niños de la misma clase se portan bien, siempre hay alguno más rebelde.

XL. ¿Nunca ha cobrado nada en dinero negro?

I.C. A mí me han pagado siempre en blanco, del negro no he sabido nunca nada. Bueno, si cobrar de un amigo 20 euros por ganarle al mus es cobrar en negro, entonces sí.

XL. Siendo madridista y capitán de la selección, ¿discutió con algún jugador cuando sacaron banderas esteladas al campo?

I.C. No, yo siempre he defendido mi patria y he sacado banderas de España cuando hemos ganado títulos. Otros han sacado las de Andalucía, de Cataluña Yo me siento muy español; los otros, que te contesten ellos. En la selección no discutíamos de eso ni de si uno es de derechas o de izquierdas.

XL. Y usted ¿es más de derechas que de izquierdas?

I.C. ¡Mejor no saberlo! Yo soy de la gente que quiere que todo avance y que su vida cada día vaya mejor. El voto es privado.

XL. Ya estamos camino de unas nuevas elecciones.

I.C. Sí y me parece rocambolesco.

XL. ¿Se siente incómodo hablando de política?

I.C. No, porque ahora entiendo más. Es como con el vino. antes no me enteraba muy bien y ahora me voy manejando.

XL. Harto de que le pregunten por el beso que le dio a Sara delante de las cámaras y de toda España, le voy a preguntar mejor por su reciente boda. por lo civil, a escondidas, solo con su hijo y dos testigos, ante notario y en Boadilla del Monte.

I.C. Creo que así ha sido mejor para todos, no me gusta que todo en mi vida sea tan mediático. Quizá el día de mañana nos apetezca celebrarlo con más gente, aunque también será una cosa bastante íntima.

XL. Es de suponer que los dos solos, sin invitados, no se pondrían muy nerviosos.

I.C. Nada nerviosos, estuvimos muy tranquilos [se ríe].

XL. Y, al menos, ¿les hicieron fotos? ¿Las veremos algún día?

I.C. Hay fotos, sí; pero yo creo que no las enseñaremos, que serán para nuestro recuerdo. Y, si algún día tiene que salir alguna, saldrá y será de las que nos hagamos cuando estemos celebrándolo con amigos y con gente.

XL. La boda fue por la mañana y, luego, ¿dónde fueron a celebrarlo?

I.C. ¡Jajaja! Hice yo una barbacoa en casa. Comimos con un par de amigos y nada más. Lo cierto es que nadie tenía que saber nada, pero se ha descubierto el pastel antes de la cuenta.

XL. Martín ya tiene dos años y medio y dentro de muy poco nacerá su hermano.

I.C. Así es y ninguno de los nombres que se están barajando va a ser porque no me gustan. No sé de dónde salen esas cosas que se publican.

XL. ¿Es un padrazo?

I.C. ¡Como todos! Cambio pañales, doy biberones Mi hijo me llama ‘papá Iker’ [se ríe]. Tengo que aprovechar porque ya me han avisado de que dentro de 15 años me van a venir los problemas. Hasta entonces toca disfrutar.

XL. Que mantenga esta cantidad de pelo y sin canas ¿es cosa del champú que anuncia o hay truco?

I.C. Canas todavía no me han salido apenas, pero si miras por los lados ya han empezado a aparecer algunas. Mi padre tiene bastantes y yo creo que voy por el mismo camino.

XL. ¿Quién ocupa más estanterías del cuarto de baño. Sara o usted?

I.C. Los dos, más o menos. Aunque puede que yo tenga menos, porque ella es más ordenada y los coloca mejor. Pero no te creas que ella es una persona que tenga mil botes, nada de eso.

XL. ¿Cuida su imagen?

I.C. No soy nada presumido, con decirte que me gusta más el chándal que los vaqueros ya te lo he dicho todo.

XL. Pues la it girl que tiene en casa no sé cómo lo llevará.

I.C. ¡Jaja! Eso del chándal trae consecuencias malas y mucha presión. Tengo más presión en casa que en el campo [ríe].

El champú de Casillas

El portero del Oporto, imagen de HandS, asegura usar su gama de champús desde hace mucho tiempo.

Estilismo: Verónica Suárez
Maquillaje y peluquería: Juan Pacheco para Hands
Ayudante de Estilismo: Jorge Gilarranz
Ayudante de fotografía: Jamal Jeniah