Camponaraya (León), 31 años. Desde los 15, me dedico a la halterofilia. Soy la única deportista española que ha ganado medalla en tres Olimpiadas consecutivas. Por Virginia Drake

XLSemanal. Ha hecho historia en un deporte muy relacionado con los hombres.

Lydia Valentín. Me llena de orgullo y me hace feliz porque me gusta lo raro, salirme del molde, ser diferente. No soy una mujer convencional.

XL. ¡No cabe la menor duda! [Risas].

L.V. Sí, no me gusta el cuerpo de la mujer que marca un estereotipo en la sociedad. No me gustan los cuerpos Barbie, me gustan más fibrosos.

XL. Lo nunca visto. Ha ganado tres medallas en tres Olimpiadas distintas: oro, en Londres; plata, en Pekín; y bronce, en Río.

L.V. Esto es histórico del todo, sí. ¡Tengo las tres medallas posibles! Las de Pekín y Londres son medallas que me había ganado, pero que me reconocen ahora, cuatro y ocho años después, cuando se comprueba que quienes las recibieron hicieron trampa y recurrieron al dopaje.

XL. Si los resultados de los análisis antidopaje se conocen desde hace cuatro y ocho años, ¿cómo es que sabe solo ahora?

L.V. Puedo imaginarlo, pero no puedo hablar de algo que desconozco y que no puedo demostrar. Solo puedo decir que al mes de competir ya se sabían los resultados porque a todos los que se suben al podio les hacen ese control.

XL. Las pruebas se congelan, ¿y en cualquier momento se pueden revisar?

L.V. Exacto. Lo que está claro es que los resultados se supieron entonces, que alguien ha tapado cosas porque convenía taparlas y que se han destapado ahora. cuestión de intereses.

XL. Cuatro años siendo la mejor del mundo y sin saberlo.

L.V. ¡Alucinante! Todos esos momentos de gloria me los han quitado.

XL. ¿Pedirá algún tipo de indemnización por daños y perjuicios, por los patrocinadores que no la llamaron, las becas a las que no pudo aspirar, la publicidad que no hizo…?

L.V. No sé si eso se puede cuantificar tan fácilmente. Voy a pedir la medalla física y el premio que conlleva la medalla. Ahora, el COE tiene que reclamarlas. Ya veremos si las consigo.

XL. ¿Quién carga en su casa con la compra?

L.V. ¡Yo nunca! [Ríe]. Soy la primera que se escaquea. ¡no me vaya a dar un tirón!

XL. Oiga, reconozca que no debe de ser nada bueno para el cuerpo pasarse el día levantando hasta 150 kilos de peso.

L.V. ¿Y pasar ocho horas en una oficina?

XL. ¡Mucho mejor, seguro! [Risas].

L.V. El deporte de alto rendimiento es duro y castiga mucho, sí; pero yo tengo 31 años, llevo más de la mitad practicando halterofilia y solo me he lesionado una vez.


Su desayuno: alto rendimiento

Desayuno Lydia Valentin.psd

 

«Suelo tomar un bol con leche de soja, avena y miel. Una tostada de pan de molde integral con tomate y pavo. Un zumo de naranja y un café cortado».