Miguel Ángel Muñoz. Madrileño, de 33 años. Debuté en el cine a los 10 en ‘El palomo cojo’. Trabajo en la serie ‘Amar es para siempre’ (Antena 3) y acabo de ganar la primera edición de ‘MasterChef celebrity’. Por Virginia Drake

XLSemanal. Antes de MasterChef, dice, apenas sabía hacer una tortilla y en casa tenía solo una sartén y un cazo.

Miguel Ángel Muñoz. Del todo cierto, no sabía hacer ni un huevo frito. He descubierto una afición que no sabía que tenía. Este programa ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

XL. Lo creo. ¡Ha ganado el concurso!

M.Á.M. No lo digo por ganar, aunque eso ha sido otro regalo; lo especial ha sido aprender a cocinar y vivir una experiencia antes impensable para mí.

XL. Cuenta que se tomó tan en serio la cocina que practicaba en casa un montón de horas para seguir aprendiendo.

M.Á.M. Aparte de las dos horas de clase que nos daban en el programa a los aspirantes, le dedicaba otras siete cada día con un amigo, Jerónimo Mateos; hacíamos lo que pensábamos que podría caerme en el concurso, pero lo tocábamos todo: japonés, chino, francés, italiano… Pero, por más que aprendas mil cosas, siempre te sorprenderá el programa. Eso sí, me compré mil utensilios.

XL. ¿Se toma tan en serio todo en la vida?

M.Á.M. ¡Sí! Me gustan los retos y sé que se pueden conseguir si trabajas duro. Así preparo mis personajes. Me tomé la cocina como si estuviera cumpliendo el sueño de mi vida: le di todo mi tiempo.

XL. ¿Todo todo?

M.Á.M. Bueno, a la vez que el programa estaba haciendo una serie, una obra de teatro y me preparé para la maratón de Nueva York. Es cuestión de organizarse.

XL. El menú con el que ganó era muy complejo, pero reconozca que la presencia de su tata en el concurso -fue trending topic– resultó definitiva para gana[risas].

M.Á.M. Yo no sabía que la iban a llamar; fue una sorpresa. Tiene 92 años y me encargo mucho de ella porque quiero que los últimos años de su vida los pase lo mejor posible. Desde que salió en el programa, la gente la para por la calle.

XL. Años de televisión [Al salir de clase, Un paso adelante…] para terminar conquistando a la gente con MasterChef.

M.Á.M. Cuando trabajas en una serie, en una película o en el teatro la gente conoce al actor, pero no cómo eres. En MasterChef hemos llorado y reído, muy expuestos, como somos en realidad.
He tenido antes mucha popularidad, pero esta vez me ha sorprendido la acogida de la gente tan tan positiva.

XL. Se han visto muchos más piques entre los aspirantes celebrity que entre los concursantes de ediciones normales.

M.Á.M. Más que piques, hubo tensión, nervios, malentendidos. No fue tanto. Son todos estupendos y divertidos.


 Desayuno: sin té ni café

Desayuno Miguel Angel Munoz

 

«Un zumo de naranja recién exprimido y una tostada con aceite y sal de escamas, con aguacate y tomate. Ni té ni café. Me lo preparo y tomo solo, porque vivo solo [ríe]».