Buenos Aires, Argentina, 41 años. Vine a España a los 3 con mi madre. Soy director, autor y actor. He rodado en EE.UU. la serie ‘Good behavoir’ (TNT) y en España ‘Pulsaciones’, ya en Antena 3. Por Virginia Drake

XLSemanal. En Pulsaciones está usted muerto desde el primer capítulo.

Juan Diego Botto. Pero me van reviviendo de forma dosificada. Mi personaje es un periodista que muere en medio de una investigación, no por causas naturales, se sospecha, sino de forma violenta y provocada.

XL. Y trasplantan su corazón a otro hombre.

J.D.B. A un médico que empieza a tener visiones de la vida de mi personaje; no se librará de mi presencia hasta que acabe la investigación que yo no cerré.

XL. Angustia lo de un cuerpo con memoria.

J.D.B. Un poco. Hay un referente en una peli antigua, no recuerdo su título, en la que a un hombre le trasplantan la mano de un asesino y empieza a asesinar.

XL. ¿Cree que, tras esta serie, se reducirá la lista de espera de los trasplantes?

J.D.B. Espero que no, sería una terrible consecuencia colateral. Al presentar la serie, me llamó la atención que muchos nos preguntaran si habíamos hablado con personas que hubiesen vivido una experiencia similar, como si pudiera ser algo real. Esto es ciencia ficción y no tiene nada de científico.

XL. ¿Vive a caballo entre EE.UU. y España?

J.D.B. Con las dos series, 2016 ha sido muy intenso. En Carolina del Norte estuvimos seis meses rodando Good behavoir, 14 horas diarias de lunes a viernes. No he tenido vacaciones.

XL. ¿A estas alturas, con su cara y su currículum, aún debe hacer castings?

J.D.B. Sin duda. En el de la serie de TNT hubo diez mil actores de todo el mundo.

XL. En ella, usted es un asesino a sueldo y Michelle Dockery, la protagonista de Downton Abbey, una ladrona profesional.

J.D.B. Es una actriz estupenda y su papel no tiene nada que ver con el de Downton… Aquí es una ladrona alcohólica que se enamora de un sicario. Quizá este año rodemos otra temporada.

XL. Ha vivido pues dos huracanes: el que golpeó en Carolina y… Trump.

J.D.B. Sí, por las grandes inundaciones debimos parar el rodaje algunos días. Respecto a Trump… fui a ver uno de sus mítines. Si en España vivimos una mala comedia, la de allí es nefasta. Nadie hubiera creído hace diez años que existiría un presidente más a la derecha que Bush. En esta vida, todo es susceptible de empeorar.

XL. ¿Su compromiso político se ha aplacado con la edad?

J.D.B. Se ha multiplicado. Soy más tolerante, pero no menos vehemente. Yo no puedo decirle a mi hija: «Esto es un desastre, así que nosotros a lo nuestro».


Desayuno: tostada sin fronteras

juan diego botto (2)

 

«Me levanto a las siete para llevar a mi hija al colegio. Tomo un té con leche y una tostada con aceite y tomate. En EE.UU. huevos revueltos y tostada en el set».