Nací en Trípoli (Libia) hace 15 años. Tras la muerte de mi padre, mi madre logró traernos a España, huyendo de la guerra: un viaje de seis años. Este mes, por fin, conseguimos la residencia. Por Virginia Drake / Foto: Javier Ocaña

XLSemanal. Publica Nour, la historia de una niña refugiada (Nube de tinta), ¿qué cuentas en el libro?

Nour Esam Zeydan. Mi historia. el miedo que pasé y cómo conseguimos llegar hasta Sevilla [donde vive]. Es como un diario.

XL. ¿Qué viste cuando eras pequeña?

N. E. Z. Las bombas cayendo junto a mi casa… También cómo secuestraban a una niña. Salí corriendo: ellos me vieron a mí también.

XL. El miedo, dices, no te dejaba respirar.

N. E. Z. Me ahogaba, no sabía si al día siguiente iba a estar viva. No estábamos seguros ni dentro de casa, donde, además, se iba la luz y el agua todo el rato y teníamos mucho frío.

XL. Tu padre murió antes de nacer tú.

N. E. Z. Sí, nunca lo conocí; pero tengo fotos. Siempre lo he echado de menos.

XL. Tu madre es una mujer muy valiente.

N. E. Z. Sí. Ella sola logró sacarnos a mi hermano, a mis abuelos y a mí de Libia para buscarnos un futuro.

XL. Tras muchos peligros llegasteis a Francia, pero os expulsaron al cabo de un tiempo. ¿Cómo os recibieron en España?

N. E. Z. Superbien. Al llegar, nos ayudó en todo el padre Agustín (Servicio Jesuita de Emigrantes). Nos servía la comida él mismo y nos dio dinero hasta que consiguiéramos donde vivir. Era la primera vez que alguien nos ayudaba en algo sin conocernos.

XL. ¿Qué es lo que más te costó aceptar cuando te convertiste en refugiada?

N. E. Z. Al principio quería volver a mi país todo el rato. Allí lo dejamos todo. familia, casa, amigas… Lloraba todo el día. En Francia no sabía francés; en España, español… Valoro por ello mucho lo que ha hecho mi madre: yo no tengo tanta fuerza para construir todo de nuevo una y otra vez.

XL. Pero hoy ya hablas árabe, francés y español… ¿Qué quieres ser de mayor?

N. E. Z. Sí, también hablo inglés: en Trípoli iba a un colegio bilingüe. Antes quería ser médico; luego, abogada: ningún niño puede ser ‘ilegal’ ni refugiado. Pero ahora digo que quiero ser modelo [ríe]. Me paso el día mirándome al espejo y me gusta mucho la ropa y pintarme para estar guapa, aunque sé que es malo ser presumida. En el fondo, solo deseo un hogar propio y vivir con mi familia.

XL. Y ante el ataque en Barcelona, ¿qué?

N. E. Z. Ha sido una terrible acción contra gente inocente que ayudó y aceptó a quienes luego hicieron eso. Por culpa de estos locos, todo el mundo odia el islam y a los árabes. Ellos no me representan ni como musulmana ni como árabe.


Desayuno: solo los ‘findes’

personajes, desayuno, nour esam zeydan, xlsemanal

 

«Cuando voy a clase, no desayuno: tardo mucho en arreglarme… Los fines de semana tomo dos molletes tostados con aceite y sal. Y, para beber, un té».