Soy cantante, guitarrista y compositor. Nací en Bilbao hace 51 años y tengo tres hijos. Mi último disco, ‘Fitografía’, recoge las mejores canciones de Fito and Fitipaldis de las dos últimas décadas. Por Virginia Drake / Foto: Javier Ocaña

XLSemanal. Su primer recopilatorio…

Fito Cabrales. Y la excusa perfecta: estaba intentando hacer canciones nuevas y no me salía ninguna [ríe].

XL. Incluye tres discos, dos DVD y un libro.

F.C. Sí, es una celebración, pero esta caja no es un cierre: queda Fito para rato…

XL. ¿Hará gira?

F.C. Sí, aunque corta: 20 años, 20 ciudades y todo muy comprimido en tres meses. En esta gira, además, me llevo a la familia; si no, no hago gira.

XL. Pero su hija menor tiene solo 3 años.

F.C. Ella es una parte fundamental, me he vuelto un yihadista del amor.

XL. ¿Y qué tal se vive sin drogas, sin alcohol y con una niña en brazos?

F.C. Diferente, coherente contigo mismo. La droga fue un problema gordo que debí enfrentar porque me arrastraba por los escenarios.

XL. ¿Trabaja igual limpio que ‘colocado’?

F.C. No; de hecho, mis recaídas han sido siempre que debía volver a componer. He recaído mil veces porque pienso que necesito las drogas para crear; otra cosa es que ya no las use porque quiero demostrarme que no es así. Por eso, ahora tardo tanto en sacar nuevo disco.

XL. Creí que era por ir haciéndose uno vago.

F.C. También, y por otras dos razones: antes me ponía hasta el culo y sacaba cien horas seguidas de trabajo y ahora no; y porque mi cabeza no está solo pendiente de hacer música, sino también de otras cosas. Ahora soy un señor mayor que toca la guitarra y que tiene un hijo de 20 años, otro de 15 y la niñita.

XL. Así que cumplir 50 lo ha serenado.

F.C. ¡Qué va! No sé si tengo 50 años o 128, porque tengo que hacer lo mismo que a los 30. Solo sé que no tengo edad para equivocarme tantas veces como antes. Cuando estás a mitad del camino, todas las decisiones son trascendentales.

XL. Dice que se siente un ‘babas’ en la barra de las discotecas, ¿me lo explica?

F.C. Sí, ya no pinto nada entre chicos de 20: son unos ‘chapas’ y no los aguanto. A esa edad son solo unos egocéntricos buscando una chica para follar, y yo estoy a otro rollo y no conecto con ellos.

XL. Nada de drogas, vida familiar, mucho deporte… solo le falta hacerse vegano.

F.C. ¡No!, eso no, que me echan de Euskadi. Vegano no, ahí no me verás.

XL. ¿Sigue con su vieja Harley?

F.C. No, la doné para una rifa contra el cáncer infantil; pero no aguanté ni un año. me compré otra.

XL. Hay quien dice que es imposible conocerlo y no quererlo, ¿se trata de un buen amigo, un pelota o está en lo cierto?

F.C. Todas las opciones son válidas.


Desayuno: casi por receta…

Desayuno Fito Fittipaldis

 

«Antes tomaba solo un café, pero me han obligado a tomar también una tostada de pan de molde, sin nada, porque no tengo hambre por la mañana».