Nací en Lérida en 1984. Soy piragüista olímpico -gané dos oros, una plata y un bronce- y policía nacional en Gijón. Publico ‘4 años para 32 segundos’ (Alienta Ed.) y concurso en ‘MasterChef Celebrity 2’. Por Virginia Drake / Foto: Javier Ocaña

XLSemanal. Cuenta en su libro que antes de piragüista quiso ser futbolista.

Saúl Craviotto. El fútbol era lo que más me gustaba, pero asumí que no era lo mío porque vivía en el banquillo: era un poco torpe con el balón.

XL. Pocos ganaron medallas en tres Juegos seguidos, ¿es más difícil ganar MasterChef?

S.C. ¡Para mí, sí! Se me da mucho mejor la pala. Antes de MasterChef, solo hacía pasta, ensaladas, carne a la plancha. Por eso fui cuatro meses al restaurante de un amigo [Casa Gerardo, de Marcos Morán, una estrella Michelin] para que me enseñara y me diera una buena base.

XL. Aunque el programa está grabado, se sabe que ya es finalista. ¿Gana usted…?

S.C. Mi gente intenta sonsacarme también quién ganará y, para animarme, me dicen que quieren que sea yo. Solo puedo adelantar que la final es brutal: en ella se palpa la enorme tensión que hay.

XL. Dice que solo recuerda haber llorado dos veces en su vida, cuando falló en una preselección y cuando ganó el oro en Río.

S.C. Soy una piedra y me cuesta exteriorizar los sentimientos, pero MasterChef me ha sacado otra lagrimita porque me han tocado la fibra [sonríe].

XL. De los piragüistas se habla unos días cada cuatro años, pero desde que está en MasterChef lo reconoce todo el mundo.

S.C. Es cierto, pero no me sienta mal ni me arrepiento de mi paso por el concurso. He llegado a un público diferente que, gracias al programa, ha descubierto que soy medallista olímpico.

XL. Si como policía detiene a alguien que lo reconoce y le pide un autógrafo, ¿qué hace?

S.C. A raíz de las medallas de Río y de MasterChef, algún detenido me ha reconocido. Así que, por seguridad, me han cambiado de turno y sacado de la calle: es peligroso que te reconozcan.

XL. ¿Por qué se hizo policía nacional si le iba muy bien en el deporte?

S.C. Porque no se puede vivir solo del piragüismo, y lo digo yo… que tengo cuatro medallas olímpicas.

XL. ¿Es más rentable ser policía?

S.C. Hoy tengo ayudas, patrocinadores y becas, no me puedo quejar, pero no me da para ahorrar. Nadie se dedica al piragüismo por dinero. Remaría incluso por la mitad: es mi pasión. Y ser policía nacional siempre me ha gustado mucho.

XL. Sus padres aún viven en Lérida,¿ cómo vive usted el problema catalán?

S.C. Mal. Soy y me siento catalán, estoy orgulloso de serlo y, por supuesto, soy y me siento español y, además, soy policía nacional: el pack completo. Ya está bien de crispación, espero que este suflé baje; nos están volviendo locos a todos.


Desayuno: muy energético

saul craviotto, masterchef, xlsemanal

 

«Zumo de naranja y pomelo, café con leche de almendras, tortitas de avena (las hago yo) con clara de huevo, sirope de agave, frambuesas y plátano».