El que fuera soltero de oro lleva cuatro años casado y es padre de mellizos. Su felicidad, sin embargo, se ha visto perturbada por el escándalo sexual del gran productor de hollywood Harvey Weinstein, el hombre que lo convirtió en estrella. ¿Qué sabía George Clooney? Por Christine Kruttschnitt

Una de las muchas consecuencias derivadas del caso Harvey Weinstein es la oportunidad que tenemos ahora los periodistas de cuestionar a toda estrella de Hollywood que se ponga a tiro acerca de este tema. A George Clooney, sin ir más lejos, una de las estrellas más cercanas al gran productor hoy caído en desgracia. Sumido en la promoción de su nueva película, Suburbicon (se estrena el 8 de diciembre), ahí está él, abriendo sonriente y en persona la puerta de su habitación de hotel, camisa blanca, sienes plateadas, ojos del color del chocolate oscuro y figura esbelta dentro de su traje azul marino. «Sentémonos», dice, y aprovecho para sacar a relucir de inmediato el nombre de Weinstein. La sonrisa desaparece al instante de su rostro bronceado, su mirada pasa a ser de chocolate amargo. George Clooney deja escapar un suspiro.

Image #: 16725279 Harvey Weinstein and George Clooney are shown in the audience during the 18th annual Screen Actors Guild Awards held at the Shrine Auditorium in Los Angeles on January 29, 2012. Ron Wolfson /Landov

«Harvey siempre fue desagradable a la hora de trabajar -afirma-, pero no es nada comparado con lo que les ha hecho a estas mujeres». No hay que olvidar que Clooney le debe su carrera a Weinstein. En 1996, el por entonces jefe de la todopoderosa productora Miramax le dio su primer papel protagonista a un actor que llevaba años metido en los quirófanos de la serie Urgencias.

“Yo pensaba que Weinstein solo iba detrás de esas actrices intentándolo, que era pura palabrería. Lo ocurrido me parece indignante”

Fue para la comedia Abierto hasta el amanecer, de Robert Rodriguez, en la que compartía escenas con Quentin Tarantino, otro alumno aventajado de Weinstein. Aquella película transformó de la noche a la mañana al médico televisivo en el favorito de millones de espectadores, mayoritariamente femeninos. Desde entonces, Clooney y su mentor comenzaron a aparecer juntos con frecuencia en estrenos y entregas de premios. Hay fotografías, de hecho, en las que se los ve muy a gusto juntos.

Weinstein siempre se vanagloriaba de haber tenido aventuras con actrices a las que Clooney conocía bien. «Pensaba que era pura palabrería, que en realidad solo iba detrás de ellas intentándolo, pero que ninguna de aquellas mujeres habría querido tener nada con él -admite Clooney hoy-. Pero no eran aventuras. Y la forma en la que las obligaba a guardar silencio me parece indignante».

Clooney obtuvo su primer papel en el cine gracias al productor Harvey Weinstein, acusado por 70 mujeres de abuso sexual en distinto grado (incluidas cuatro violaciones)

Cree que el debate suscitado en torno a los abusos sexuales supone «un punto de inflexión, y no solo en Hollywood». Por fin las mujeres pueden hablar abiertamente de sus experiencias con jefes y compañeros agresivos; por fin se las toma en serio y los abusadores y violadores tendrán que hacer frente a su castigo. «Si me llega el rumor de que un director o un actor abusa de mujeres, ya no trabajo con él, así de claro -dice Clooney-. Creo que el miedo a la reacción de la opinión pública y las posibles condenas pueden poner fin a este tipo de comportamientos».

¿Se puede sacar alguna otra lección del escándalo Weinstein? Clooney, dueño de la productora Smokehouse, que ha financiado más de una docena de proyectos cinematográficos, ganador de un Oscar como actor, y única persona en el mundo nominada en seis categorías diferentes -mejor película, mejor actor, mejor actor de reparto, mejor director, mejor guion original y mejor guion adaptado-, vuelve a lucir su sonrisa, se reclina en el sillón y sentencia: «¿Por qué todas las reuniones de Hollywood tienen que hacerse siempre en habitaciones de hotel?».

XLSemanal. Su padre llegó a presentarse como candidato al Congreso. ¿Qué planes tiene usted?

George Clooney. No tengo aspiraciones en política. Algunos incluso me preguntan si me planteo llegar a la Casa Blanca. Siempre digo que podrían aparecer fotos comprometedoras de mi pasado en cualquier momento…

XL. Algo que no ha supuesto precisamente un obstáculo para el presidente de su país…

G.C. Trump es un hombre con cierto carisma. Es un showman. La gente no le ha votado porque haya hecho algo reseñable. Le han votado porque lo conocen. A su manera transmite emoción, mientras que los demócratas tienden siempre a cierta pasividad.

“Con los mellizos yo también doy biberones, cambio pañales, los cojo en brazos y todo lo demás. Siempre llevo restos de vómito en la chaqueta”

XL. Usted también es un showman y muestra buenas dotes para la política cuando se trata de ayudar a regiones necesitadas, como Darfur.

G.C. Pero no voy a entrar en política. ¡Mi vida ha cambiado tanto últimamente! Nunca me habría imaginado ser padre de un niño y una niña de seis meses. Eso sí que es asumir de verdad una responsabilidad. Además, con los bebés no puedes hacer planes, solo puedes tomarte las cosas como vengan. Y disfrutarlas.

XL. ¿Usted o su mujer se levantan cuando los bebés lloran por la noche?

G.C. ¡Por supuesto! Evidentemente tenemos una niñera que nos ayuda, los dos trabajamos, pero yo doy biberones y cambio pañales, y los cojo en brazos y todo lo demás. Siempre llevo restos de vómito en las solapas de la chaqueta…

XL. ¿Es cierto que Trump le ha inspirado su última película? Suburbicon cuenta la historia de una familia negra, los Mayers, que se muda a un barrio blanco y son expulsados de forma violenta.

G.C. Es una historia verídica. La primera mañana llega el cartero y le pregunta a la señora Mayers si «la señora» está en casa. La toma por la sirvienta. Al final, los vecinos les apedrean las ventanas, ondean la bandera confederada ante su casa y queman una cruz en su jardín. Estuve un tiempo sin saber de qué podría ir mi próxima película y, cuando oí a Trump hablar del muro y ver cómo usaba a los musulmanes y extranjeros como chivos expiatorios de sus propios defectos, tuve claro que una historia de los años cincuenta se ajustaba bien al ambiente de 2017.

“Estuve un tiempo sin saber de qué iría mi próxima película. Hasta que oí a Trump hablar del muro y de los musulmanes y extranjeros”

XL. Usted nació en 1961 en Kentucky, un estado conservador. ¿Vivió el racismo en esa forma?

G.C. No, yo crecí en un hogar muy liberal. Cuando mi padre tenía la más mínima sospecha de que alguien tenía prejuicios hacia alguna minoría, explotaba. Para nosotros, los niños, era bastante duro. Por ejemplo, no salíamos mucho, no había dinero. Pero cuando estábamos comiendo fuera y en la conversación de los adultos alguien dejaba caer algún comentario sobre «los negros», mi hermana Ada y yo nos apresurábamos a vaciar el plato: sabíamos que papá iba a explotar y que tendríamos que salir del restaurante a toda prisa.

 Tras un efímero matrimonio, fue por años el soltero más codiciado de Hollywood. Su larga lista de parejas concluye con Amal Alamuddin, su esposa y abogada de Julian Assange. Son padres de gemelos.

Tras un efímero matrimonio, fue por años el soltero más codiciado de Hollywood. Su larga lista de parejas concluye con Amal Alamuddin, su esposa y abogada de Julian Assange. Son padres de gemelos 

XL. En la película, Matt Damon interpreta a un padre verdaderamente terrible. Su hijo le tiene que llamar todo el tiempo ‘señor’. ¿Usted también es de esa época? O llama a sus padres por su nombre de pila?

G.C. ¡¿Nina?! ¿Cómo voy a llamar Nina a mi madre? ¡Por Dios! No, da igual la edad que tenga, mis padres son ‘mamá’ y ‘papá’. A mí me enseñaron a decir ‘señor’ solo a los desconocidos y a las personas mayores.

XL. De su presidente dice usted que es un inepto.

G.C. Y lo es. Me pone de los nervios que los demócratas todavía no hayan encontrado un candidato que sea capaz de plantarle cara. Son demasiado estirados.

XL. Si no acaba en la Casa Blanca, ¿seguirá haciendo películas?

G.C. Claro, pero no delante de las cámaras. Simplemente, no me llegan guiones buenos.

XL. Era joven y necesitaba el dinero… ¿Esos tiempos han pasado ya?

G.C. Seguro que ya sabe que mis dos socios y yo hemos vendido nuestra marca de tequila por 1000 millones de dólares. Así que es verdad, no necesito el dinero. Además, ya tengo 56 años, no puedo seguir interpretando al héroe que al final besa a la chica, nadie querría verlo.

Una historia muy racial

personajes, george clooney, xlsemanal

La sexta película dirigida por Clooney -con Matt Damon y Julianne Moore y guion de los hermanos Cohen- cuenta la historia de un vecindario blanco de los años cincuenta en Estados Unidos al que se muda una familia negra.

personajes, george clooney, xlsemanal