Nací en Barcelona en 1950. Soy actriz de cine, teatro y televisión. Estamos grabando la undécima temporada de ‘La que se avecina’; y, en teatro, estoy con la obra ‘¡Oh, Cuba!’, en Madrid, hasta el 1 de abril. Por Virginia Drake / Fotos y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. ¿A qué hora se levanta para grabar La que se avecina?

Loles León. A las cinco y media de la mañana y, después del teatro, llego a casa a las doce de la noche. Estoy durmiendo entre cuatro y cinco horitas y llevo cuatro meses sin salir de noche.

XL. La Menchu de por la mañana se convierte en duende lorquiano por la noche. un gran cambio de registro.

L.L. La Menchu es una recorremundos que no tiene fronteras, esta es una de las maravillas de mi oficio. Nunca había hecho nada como esto, es un gran regalo.

XL. ¡Oh, Cuba! es música, danza… y versos inéditos de García Lorca.

L.L. En 1930, Lorca estaba en Nueva York y lo invitaron a Cuba para dar una conferencia. Iba por un fin de semana y se quedó tres meses: había pintores, escritores, músicos… y él se sintió en su salsa. Allí vivió una experiencia soñada y, finalmente, realizada. «Si me pierdo, buscadme en Cuba o en Andalucía», dijo.

loles leon

XL. La obra se estrenó este verano en el Generalife.

L.L. Fue una experiencia única, porque Lorca es Granada, con su luz y su paisaje. Tú hablabas en el escenario de la luna, y la luna estaba ahí, sobre los cipreses: no había que ponerla, el espectador la veía y yo la señalaba y hablaba con ella. Asistieron 45.000 personas a vernos, llenamos cada día.

XL. Una fusión maravillosa de flamenco y son cubano en la que se ha animado también a cantar.

L.L. Canto un poema muy bonito que Lorca escribió en una servilleta mientras esperaba en un café a Carpentier.

XL. Esta vez no se quejará de poco trabajo.

L.L. Pasé dos años un poquito jodidos, sí; pero ahora tengo esto y muchas más cosas, también maravillosas, que aún no puedo contar. Aunque nunca hay que confiarse: en este oficio siempre partes de cero. Vales por tu próximo trabajo, no por el que acabas de hacer.

XL. Pero hay trabajos que dan la gloria…

L.L. Y otros, el ostracismo, aunque lleves 40 años como yo. Y con Montoro siempre encima; es mi representante: se lleva el 45 por ciento de todo este esfuerzo mío. Es el representante que más cobra del mundo: trabajamos para él.

XL. ¡Vamos! Que le tiene cariño…

L.L. Cariño, no; le tengo un interés frío, muy frío.

XL. Por cierto, no tiene ninguna arruga. ¿Cuántos años le pone la gente?

L.L. Cuarenta y pico, y yo les doy las gracias. Además, he adelgazado 17 kilos en un año, sin darme cuenta, siguiendo los consejos de mi endocrino. Ahora soy una mujer ‘sin, sin, sin’: sin lactosa, sin azúcar y sin gluten.

Desayuno: cambio radical

Desayuno loles leon

 

«He cambiado mi alimentación por otra mucho más sana. Tomo café con leche de avena light. Unas tostadas de pan sin gluten, con mermelada sin azúcar y pavo».