Soy Ángela Muñoz, la vicepresidenta de la asociación Las Kellys (‘las que limpian’). Llevamos dos años luchando por los derechos laborales de las camareras de piso. Nos acaba de recibir Mariano Rajoy en la Moncloa. Por Virginia Drake/ Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. Es la primera vez que las recibe un presidente de Gobierno?

Ángela Muñoz. Sí. Nos habíamos reunido antes con diputados del PSOE y de Podemos y fuimos al Parlamento Europeo y, aunque siempre nos apoyan, al final no nos dan soluciones.

XL. Y los sindicatos?

Á.M. No hacen nada, tienen una vida muy cómoda y dicen que es muy complicado lo que pedimos. Ellos y la patronal nos han llevado al borde del abismo. Ahora se han enfadado porque vimos a Rajoy.

XL. Por qué tanto enfado?

Á.M. Dicen que somos unas intrusas, que esta es su lucha y que se van a aprovechar de nosotras. nos toman por tontas. Pero, si en dos años hemos levantado tantas alfombras, sin sus medios ni sus subvenciones, no debemos de serlo tanto. Es indignante, por ejemplo, que los sindicatos se lleven un porcentaje por cada trabajador que firma un ERE. Cómo se come esto?

las kellys, derechos laborales camareras de piso

XL. Qué piden en su ‘ley Kelly’?

Á.M. Entre otras cosas, que no se pueda externalizar la actividad troncal de una empresa. El turismo es el motor del país, los hoteles venden habitaciones y nosotras (el 30% de la plantilla) somos las que las limpiamos. Externalizadas, cobramos 2 euros por habitación. Tenemos que limpiar 20 habitaciones al día para ganar 800 euros al mes con vacaciones y pagas extras ya incluidas, y nos contratan solo cuando nos necesitan. Las que tienen contrato fijo cobran 1300 euros y tienen pagas y vacaciones.

XL. Rajoy les prometió algo?

Á.M. Nos dijo que no sabía nada de nuestra situación, pero el año pasado estuvimos en el Senado y el PP votó en contra de las medidas para mejorar nuestra situación. Ahora nos ha dejado una puerta abierta, pero como no nos haga caso tendrá un serio problema. Somos 200.000 camareras de piso y cada vez tenemos más visibilidad.

XL. Dijo que le llevaría una almohada para ver si era capaz de ponerle la funda en el tiempo que se les exige a ustedes, lo hizo?

Á.M. Me aposté el cuello a que no era capaz, pero no quise ponerlo en ese apuro. La reunión iba a durar 50 minutos y duró dos horas, fue muy intensa. Una de nosotras incluso se levantó la camiseta y Rajoy tuvo que ver la faja que debemos usar por los males de espalda.

XL. Usted estudió Secretariado.

Á.M. Sí, y trabajé como administrativa. Pero me quedé en paro y me hice kelly.

XL. Qué tal las tratan los clientes de hotel?

Á.M. El turismo low cost deja muy sucias las habitaciones y para ellos eres invisible.


 

Sin excesos

Desayuno Angela Munoz

«Tomo un café con leche, un par de bollos y un zumo de naranja. Algún domingo, si no tengo que trabajar, tomo incluso algo más».