Necesidades

El bloc del cartero

Los responsables públicos ya han aprendido que tienen que acostumbrarse a rendir cuentas de sus actos y conductas con arreglo a una exigencia que no se les aplicaba a sus antecesores.

En la misma medida, la ciudadanía informada y escocida exige que se le justifique la necesidad de los desembolsos de dinero público, ese que una y otra vez se le argumenta que no llega para cubrir el coste de servicios públicos básicos. En este contexto, y el de una nueva mayoría en el Congreso de distinto signo de la que existe en el Senado, se pregunta un lector por la necesidad de este. A bote pronto no sobran las razones para justificar su existencia y el elevado gasto público que representa, más allá de ofrecer unos buenos emolumentos a políticos eméritos. Piénsese: la mera inercia ya ha dejado de ser un argumento.

LA CARTA DE LA SEMANA

¿El Senado es necesario?

Nuestra empresa, España, ¿puede permitirse contratar a unos trabajadores, los senadores, si su trabajo pueden realizarlo otros, los diputados, teniendo en cuenta las dificultades que tenemos para cumplir con otros gastos fijos, como son los de sanidad, educación, pensiones? Una de las funciones del Senado es vetar y enmendar los textos legislativos aprobados y remitidos por el Congreso de los Diputados, pero estos textos vuelven al Congreso y este puede levantar el veto del Senado. Tanto trabajo para nada. Como podemos consultar en www.senado.es, el presupuesto anual del Senado en 2017 fue de unos 53 millones de euros, de los cuales casi 24 millones son para gastos de personal, casi 20 millones en gastos corrientes en bienes y servicios y casi 7 millones son transferencias corrientes. Tanto en este tema como en otros, alejémonos de hacer las cosas solo porque «siempre se han hecho así». Apostemos por hacer cambios con responsabilidad, teniendo en cuenta lo mejor y más justo para todos, y siempre después de reflexionar, informarnos, valorar y debatir todas las opciones. No nos anclemos en el pasado y sigamos avanzando.

B. R. S. Las Palmas de Gran Canaria

Por qué la he premiado… Por osar hacer la pregunta incómoda, en una coyuntura en que lo es aún más, y por si alguien tiene una respuesta.


 

Pensiones en Europa

Como asiduo y antiguo lector de ABC leo siempre con interés el XLSemanal y en el de hace un par de semanas he leído el reportaje Las pensiones en Europa. Sin duda, evidencia la diferencia económica con lo que percibimos los pensionistas españoles. Pero hay un hecho que nunca he visto al comentar estas comparaciones y, creo, habría que resaltar. He tenido la suerte de viajar por esos países del reportaje y en todos he podido comprobar que los precios, en general, son mucho más elevados que en España. Entonces ya concluyo que en España se vive mejor. Si no, que se lo pregunten a los numerosos pensionistas extranjeros que se afincan aquí para vivir sus últimos años.

Manuel Pérez Losada (Correo electrónico)


 

Dignidad

No sé cuántas veces he visto el vídeo que muestra cómo un orangután de Borneo se enfrenta a una excavadora que destruye su hábitat talando árboles masivamente -en muchos casos de forma ilegal- para conseguir algo tan perjudicial como el aceite de palma. Una actividad que se está convirtiendo en uno de los grandes problemas medioambientales de nuestra era y al que, como siempre, no estamos haciendo el suficiente caso. Porque si un orangután es capaz de entender que la salvaje deforestación es mala para su futuro y el de su especie, no debería ser tan difícil que el ser humano, cargado de raciocinio, pudiera también hacerlo. Sin embargo, el orangután del vídeo, con el que compartimos el noventa y siete por ciento de nuestro genoma, muestra más dignidad en su acto de la que muchos humanos serán capaces de hacer gala en algún momento de su vida.

Eduardo Fernández López. Villalpando (Zamora)


 

Unamuno y Millán Astray

Soy un asiduo lector de XLSemanal y un seguidor de Unamuno. Y me ha sorprendido el artículo de Carlos Herrera referente a las dudas sobre su episodio con Millán Astray. He escrito artículos sobre el legado de Unamuno y he leído buena parte de sus numerosas obras y lo que se ha escrito sobre él, incluida la documentada biografía de Colette y Jean Claude Rabaté. En ella, no solo no se pone en duda el episodio del enfrentamiento verbal de Unamuno (‘guerra incivil’, ‘venceréis pero no convenceréis’) con Millán Astray (‘muera la intelectualidad traidora’, ‘abajo los intelectuales’, ‘viva la muerte’), sino que se relata este hecho pormeno-rizadamente. A raíz de ese episodio, Unamuno es cesado de su cargo de rector en la Universidad de Salamanca, se lo borra de la nómina de profesores, se suprime la cátedra a la que se le había dado su nombre, se lo cesa de concejal y de alcalde honorario, se lo encierra en su casa bajo vigilancia policial, deja de recibir sus rentas de su finca de Bilbao, no obtiene ingresos de sus escritos y fallece acuciado por la melancolía poco después. Querer condicionar la película que sobre Unamuno va a realizar Amenábar da la impresión de que preocupa que se corrobore la torpeza mental de los fanáticos frente a la agudeza de los intelectuales. Y de todos modos, aunque así no hubiese sido exactamente, convendría que se refleje la superioridad de los valores frente a la bajeza de la barbarie.

Mikel Etxebarria Dobaran (Bilbao)


 

Resaltar lo irrelevante

Así como considero irrelevante y desacertado centrar el foco en el atractivo físico de las mujeres con responsabilidades políticas, relegando a un segundo o tercer plano los aspectos que realmente preocupan a la ciudadanía (nivel intelectual, formación profesional o técnica, honestidad, compromiso con el bienestar general y sensibilidad social), también me parece fuera de lugar resaltar la hermosura de un político como atributo o característica principal, dejando a un lado las cuestiones de peso, aquellas para las que recibió la confianza de las urnas. En los últimos días, han podido escucharse referencias al actual presidente de Gobierno situando en primer plano su belleza, algo que, a buen seguro, provocaría una tormenta en la opinión pública en el caso de tratarse de una mujer. Sea mejor o peor y guste más o menos, parece que el marketing y la publicidad tienen cada vez más peso en las elecciones políticas de un número creciente de naciones.

Alejandro Prieto Orviz, Gijón (Asturias)