Un 10 por ciento de la población española padece una enfermedad del tiroides. En un 91 por ciento se debe a que su actividad a disminuido: hipotiroidismo, el 9 por ciento restante a lo contrario: hipertiroidismo.

Las enfermedades del tiroides aumentan: los expertos apuntan a los plásticos

Hipotiroidismo e hipertiroidismo son las disfunciones más comunes en el tiroides, por encima de los casos de bocio o cáncer de tiroides. Se estima que gran parte de la población no ha sido diagnosticada ¿Cuáles son los síntomas?

Hipertiroidismo

Los síntomas son llamativos; por eso, el paciente acude antes al médico.

  •  Metabolismo acelerado.
  •  Pérdida de peso.
  •  Taquicardias.
  •  Aumento de la sudoración.
  •  Temblores.
  •  Cansancio.
  •  Bocio (a veces).
  •  Piel húmeda.
  •  Ojos saltones. Tener los ojos saltones puede ser un síntoma de hipertiroidismo. Una reacción autoinmune  inflama el tejido y empuja a los ojos. La oftalmopatía tiroidea también puede ocasionar estrabismo, visión doble, sensibilidad y dolor

La enfermedad de Graves: esta alteración autoinmune en la causa más frecuente del hipertiroidismo

Hipotiroidismo

Tiene distintos grados. Cuando sus síntomas son leves, pasan inadvertidos y el paciente tarda en acudir al médico. No suele surgir de forma abrupta, sino que es un proceso paulatino.

  • Metabolismo ralentizado.
  •  Aumento de peso.
  •  Sensación de frío.
  •  Estreñimiento.
  •  Párpados hinchados.
  •  Cansancio.
  •  Pérdida de cabello.
  • Un nivel muy elevado de colesterol o una anemia repentina pueden hacernos sospechar que se sufre hipotiroidismo.