Las contrataron para labores mecánicas repetitivas y cálculos que requerían paciencia infinita. Ellas no se limitaron a eso, sino que descubrieron estrellas e inventaron un sistema para clasificarlas. La astronomía debe mucho a un grupo de mujeres sabias cuya labor quedó en la sombra. Por Carlos Manuel Sánchez

• Mujeres en la ciencia (Ver galería)

Sabemos que el universo se expande. Y que lo hace cada vez más rápido. Pero no sabemos exactamente cuál es esa velocidad, conocida como la ‘constante de Hubble’.

Los astrónomos llevan meses discutiendo si supera o no los 70 kilómetros por segundo y por megapársec (una distancia equivalente a unos tres millones de años luz). Resumiéndolo mucho, un objeto que esté a tres millones de años luz de la Tierra se alejaría de nosotros a 70 kilómetros por segundo. Pero hay discrepancias en las mediciones que se hacen en las regiones más tempranas y más tardías del universo. Un artículo reciente publicado por Nature Astronomy propone que quizá haya que modificar (un poco) el modelo cosmológico estándar; que el universo puede ser más joven de lo que pensábamos; y que quizá tenga mil millones de años menos de los 13.800 millones que le echábamos…

Una enfermedad dejó sorda a Leavitt, pero eso no le impidió a Henrietta Leavitt descubrir cómo medir distancias en el espacio. Cuando le quisieron dar el Premio Nobel, ya llevaba cuatro años muerta

El debate es tan enconado que se conoce como la ‘Tensión de Hubble’. Pero, al menos, ha servido para poner de acuerdo a la comunidad científica en algo; ya va siendo hora de hacer justicia a la astrónoma olvidada que nos regaló la cinta para medir el universo.

Las sabias de las estrellas 2

Molestos porque Edward Pickering había reclutado a mujeres como ayudantes, algo inaudito en las universidades de la época, profesores de Harvard las llamaban ‘el harén de Pickering’

La ciencia tiene una deuda con Henrietta Swann Leavitt. Quisieron darle el Premio Nobel, pero la carta en la que le anunciaban su candidatura se la enviaron cuando ya llevaba cuatro años muerta. Nadie en la Academia sueca se había enterado de que la mujer que había descubierto el método para medir las distancias cósmicas había fallecido de un cáncer en 1921, a los 53 años, tan silenciosamente como había vivido. Y este galardón no se concede a título póstumo.

Una computadora humana

Tampoco recibió ningún reconocimiento en vida. Su mentor, Edward Pickering, director del observatorio astronómico de Harvard, se llevaba las felicitaciones. Pero el gran beneficiado fue Edwin Hubble, que gracias a los hallazgos extrapolados por Leavitt a partir del brillo de ciertas estrellas pudo demostrar que el universo era mucho más grande de lo que nadie imaginaba. Al fin y al cabo, a Henrietta Leavitt sus colegas varones solo la consideraban una computadora humana. Una de las ochenta, todas mujeres, que la Universidad de Harvard contrató entre 1877 y 1919 para examinar fotos y realizar cálculos tan tediosos que ningún hombre quería hacerlos, en una época en la que no existían ordenadores. Pero aquellas mujeres, armadas de lupa, papel y lápiz, no se limitaron a cumplir el expediente. Descubrieron miles de estrellas e inventaron una manera de clasificarlas. En definitiva, sacaron sus propias conclusiones cuando solo se esperaba de ellas una labor mecánica y repetitiva.

Mujeres para poner orden

A finales del siglo XIX, la Universidad de Harvard había encargado al astrónomo Edward Pickering la dirección de su observatorio. Pickering se propuso una empresa descomunal: la catalogación de todo el firmamento conocido. Para ello disponía de dos telescopios: uno en la propia Harvard, para el hemisferio norte; y otro en Arequipa (Perú), para el sur.

Las sabias de las estrellas 5

John Adams Whipple tomó en 1852 la primera foto de la Luna. Louis Daguerre hizo un daguerrotipo, en 1839, que se perdió

Pickering fue un impulsor de la astrofotografía, una disciplina en la que Harvard había descollado gracias a John Adams Whipple, un daguerrotipista que en 1852 realizó la primera fotografía de la Luna que se conserva -en 1839, Louis Daguerre hizo un daguerrotipo que se perdió-. También fotografió eclipses. Aunque son imágenes espectaculares, su utilidad científica es escasa. Pickering desarrolló otro concepto con emulsiones más lentas que permitían largas exposiciones. Acoplando una cámara a cada telescopio y utilizando placas de vidrio de 25 por 20 centímetros se podían impresionar miles de estrellas en una sola toma. Pero había que dejarse las pestañas para catalogar el brillo y posición de aquel maremágnum de puntitos. Y tener una paciencia inmensa, pues muy pronto se fue acumulando una montaña de cristal. Tanto es así que Harvard está todavía escaneando aquel legado, unas 650.000 fotos. Había que ordenar aquello…

Trabajaban seis días a la semana por el salario mínimo. Solo Henrietta Leavitt descubrió 1777 estrellas variables

Pickering decidió contratar a mujeres. La primera fue una emigrante escocesa que trabajaba como criada y que demostró unas dotes excepcionales: descubrió diez novas, esto es, explosiones de estrellas moribundas. Luego a las hijas y hermanas de los astrónomos residentes. Y, finalmente, a alumnas de las primeras promociones de academias solo para mujeres, como Vassar o Radcliffe, de donde procedía Leavitt. Por aquel entonces, las mujeres no tenían derecho a voto, ni podían estudiar en una universidad ‘de hombres’. Y estaba mal visto que se pasaran la noche al raso, así que tenían prohibido el acceso al telescopio. En 1873, Edward Clarke -un profesor de Harvard- escribió: «El cuerpo de una mujer no es capaz de gestionar más que unas pocas funciones durante su desarrollo. Las chicas que gastan demasiada energía en cultivar sus mentes durante la pubertad acabarán con sus órganos reproductivos atrofiados o enfermos». Con indisimulado desdén, se conocía a aquellas mujeres como ‘el harén de Pickering’.

Las sabias de las estrellas 1

Como Leavitt, Annie Jump Cannon también se quedó sorda. Destacaba por su capacidad de organización. Ideó un método de clasificación de las estrellas que todavía se usa hoy en día

Se decía que tenían el ojo entrenado desde niñas por las labores de costura para distinguir levísimas variaciones en un patrón repetitivo. Así que su misión se consideraba tan científica como hacer ganchillo. Trabajaban de lunes a sábado, siete horas al día, por el salario mínimo: 25 centavos la hora. «A menudo, los que se oponen a la educación superior de las mujeres critican que, si bien son capaces de seguir a sus compañeros, no originan casi nada, de modo que el conocimiento humano no se ve favorecido por su trabajo», se lamentaba Pickering. Este argumento quedó ridiculizado cuando una de ellas, Annie Jump Cannon, diseñó un sistema para clasificar las estrellas según el color y la temperatura de su superficie que fue adoptado por la Asociación Astronómica Internacional en 1922 y que hoy continúa vigente. Poco a poco se ganaron el respeto de la comunidad científica.

Sordas, solteras y geniales

Henrietta Leavitt es el caso más notorio. Se incorporó al equipo de computadoras humanas en 1893. Se quedó sorda -al igual que Cannon, posiblemente como consecuencia de la escarlatina-, lo que acentuaba su timidez. Nunca se casó -como Cannon-. Un día de 1904, Leavitt estaba catalogando una placa de la Pequeña Nube de Magallanes con el ‘matamoscas’, como llamaban al visor rectangular unido a un mango con el que se ayudaban. Le sorprendió la presencia de estrellas variables, cuya luminosidad cambia, y se centró en aquella región del cielo del hemisferio sur. En cuatro años descubrió 1777 estrellas variables. Y estableció con precisión la relación entre el brillo y el periodo de pulsación de 16, llamadas ‘cefeidas’. Una cefeida es una estrella con un comportamiento muy predecible. Viene a ser como un faro que lanza destellos más o menos largos. El intervalo varía entre un día y varias semanas; y siempre se repite.

Las sabias de las estrellas 7

El ‘matamoscas’: las astrónomas se ayudaban de un visor con un mango para rastrear metódicamente cada fotografía del cielo nocturno

Las cefeidas no son muy comunes. Solo se han descrito unas 400 en la Vía Láctea, que tiene 200.000 millones de estrellas. Pero son muy útiles desde que Leavitt se percató de que su pulsación, es decir, la duración del destello, depende de su luminosidad intrínseca, que es la que veríamos si estuviera a nuestro lado; y no de la aparente, la que nos llega a la Tierra. Esto permite marcar referencias en el cielo, como si llenásemos un mapa de chinchetas, y a partir de ahí, y usando la trigonometría y técnicas parecidas a las de los navegantes, hacer cálculos que hasta entonces eran imposibles, porque no se podía saber si una estrella brillaba más que otra porque de verdad era más luminosa o porque estaba más cerca.

Las sabias de las estrellas 4

Había que dejarse las pestañas para hallar diferencias entre las placas de vidrio del cielo nocturno, donde había impresionadas cientos o miles de estrellas. La tarea requería atención y paciencia infinitas.

Desde entonces, basta con hallar una cefeida en cualquier esquina del universo, calcular su periodo y de ahí inferir su luminosidad real, compararla con su brillo aparente y, ¡eureka!, obtenemos la distancia. Las cefeidas que estudió Leavitt están a 199.000 años luz.

Hay que recordar que en aquella época el concepto de galaxia era desconocido. Se pensaba que no había nada fuera de la Vía Láctea. Pero gracias a Leavitt supimos que estábamos equivocados. A efectos siderales, la Vía Láctea no era mayor que un pueblo; y nuestro sistema solar, una callejuela. Fue una cura de humildad, pero también una revelación que desencadenó una serie de descubrimientos asombrosos. En 1924, Hubble utilizó la ley del periodo-luminosidad de Leavitt para demostrar que había otras galaxias. Y así fuimos sabiendo que están en movimiento y que, si se mueven, es porque hubo un Big Bang que lo puso todo en marcha…

Foto principal: las calculistas de Harvard. Entre 1877 y 1918, el Observatorio de Harvard contrató a 80 mujeres para hacer tediosos cálculos que ningún hombre quería hacer. Realizaron importantes hallazgos, a pesar de que no les permitían usar el telescopio.

PARA SABER MÁS

Videoblog sobre Henrietta Leavitt y las computadoras de Harvard del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC)

Te puede interesar

Españolas que conquistaron las matemáticas