Los antiguos egipcios momificaron y enterraron a millones de animales. Los veían como sus mascotas y también como encarnaciones de dioses. Por Suzana Mihalic

Los antiguos egipcios momificaron y enterraron a millones de animales. Los veían como sus mascotas y también como encarnaciones de dioses. Gatos, aves, halcones, peces o corderos fueron momificados como ofrenda a un dios o para acompañar a los humanos en su último viaje al más allá. La momificación de animales era, además, un comercio muy popular y lucrativo desarrollado en templos donde criaban gatos. Algunas momias de animales eran muy bonitas, con vendajes geométricos muy trabajados. A veces la cabeza era una máscara de cartonaje con los ojos, las orejas o los bigotes del animal pintados con gran detalle. Las había de calidades diferentes. Había a su vez timos: algunas momias solo contenían unos cuantos huesos; otras eran falsificaciones fabricadas con un armazón vegetal hábilmente envuelto en cartonaje decorado.

Qué significaba cada animal

El gato: protector de los niños de la familia real. Evocaba a la diosa Bastet, que defendió al dios Sol Ra de los ataques de la serpiente Apofis.

Animales momificadosLa rana. la fecundidad Aspecto de Heket, diosa de la fecundidad. Es símbolo de la emanación de la vida: antes de la inundación anual, miles de renacuajos evocaban el principio de la creación.

El halcón: el cielo El dios del cielo, Horus, se representaba como un halcón o como un hombre con cabeza de halcón con doble corona en alusión al Bajo y Alto Egipto.

El león: la fuerza El animal de los reyes, especialmente de las reinas, muchas de ellas representadas con rostro o cuerpo de este felino. Simboliza fuerza y ferocidad.

El toro: el sexo Los bóvidos estaban muy ligados a los egipcios, como animales de carga, alimento o culto religioso. El toro era símbolo de combate y potencia sexual.

La mona: la madre Los egipcios criaban monos y babuinos como animales domésticos y plasmaron su imagen en amuletos. La mona madre era un talismán para las mujeres durante el parto.

El íbice: la suerte Esta cabra salvaje de las montañas desérticas fue un animal de caza muy común del que se aprovechaba casi todo. Es un símbolo de buena suerte y de nobleza.

El perro: el espíritu Los caninos, el chacal, el perro o el lobo desempeñaban un papel importante en la vida terrenal y espiritual. Anubis, guardián de los muertos, tiene cabeza de chacal.

El pez: el renacer Símbolo de la regeneración y también de la fuerza reproductiva. En el Antiguo Egipto utilizaban su imagen para evocar el mito de Osiris, dios de la resurrección.

También te pueden otros artículos sobre cultura egipcia

El despertar de las momias

Un nuevo ‘palacio’ para Tutankamón

La ciudad perdida de Ramses II

Un matemático tras el Egipto submarino