Cristóbal Colón sabía que había tierra al otro lado del Atlántico, aunque él creía que era parte del continente asiático. Pero, ¿de dónde sacó el genovés esta información? Por José Segovia

Descubrimiento de América: ¿Quién gritó antes ‘tierra a la vista’?

Es probable que el genovés hubiera obtenido también información precisa sobre los vientos alisios, que facilitan la llegada a las costas americanas. Y si sabía todo eso era porque lo había visto en algunos documentos y mapas.

¿Quiénes confeccionaron esas cartas náuticas? Gavin Menzies, excomandante de la Armada británica, asegura que los autores de esos mapas fueron marinos chinos, que descubrieron América setenta años antes que Colón. Aquella privilegiada información llegó a manos de cartógrafos italianos y luego al navegante genovés. Eso es lo que asegura Menzies en su controvertido libro 1421, el año en que China descubrió el mundo.

Cuenta Menzies que el promotor de aquella proeza fue el emperador Yongle, quien además de ordenar la construcción de la Ciudad Prohibida convirtió China en la mayor potencia marítima de la época, con una impresionante flota de juncos al mando de Zheng He, un eunuco musulmán de dos metros de altura. Cuatro de los almirantes a su mando, Yang Qing, Zhou Man, Hong Bao y Zhou Wen, exploraron el sudeste asiático y descubrieron Australia, América y la Antártida.  La poderosa flota imperial estaba compuesta por miles de barcos militares, dotados con armas de fuego y cañones. Gracias a aquel poder naval, China puso en pie un imperio comercial en el sudeste asiático.

El 5 de marzo de 1421, una flota china comandada por Zheng He y compuesta por unos 200 navíos de 150 metros de eslora puso rumbo hacia el sur. Pasado un tiempo, Zheng regresó a China y los otros almirantes siguieron su periplo. Una parte de la flota llegó a Chile, Perú, Guatemala, México y California y otra siguió la costa este de América, desde el Caribe hasta la bahía de Massachusetts.

«Si los emperadores que siguieron a Yongle no hubieran optado por el aislamiento, China -y no Europa- se habría convertido en señora del mundo», asegura Gavin Menzies, defensor de la controvertida teoría.

¿Por qué no aprovecharon esa ventaja para colonizar los nuevos territorios? Menzies afirma que, cuando los supervivientes de las flotas regresaron en 1423, descubrieron que China había cambiado. Había sufrido una gran crisis económica que afectó a la salud de Yongle. A partir de entonces ya no habría más viajes de intercambio comercial y de descubrimientos. China entraba en su larga noche de aislamiento del mundo exterior.

Los barcos fueron desguazados; los almirantes fueron destituidos; y los mapas, las cartas náuticas y los documentos que registraban aquellas hazañas de las flotas chinas fueron destruidos por orden de los mandarines. Los grandes logros del emperador se ignoraron y con el tiempo se olvidaron.

Te puede interesar

Cristóbal Colón: el descubridor que ocultaba demasiado