La Cruz Roja empezó como un hospital de campaña en la batalla de Solferino. Hoy es la mayor organización humanitaria.

Una calurosa tarde de verano, Henry Dunant, un hombre de negocios suizo, presenció una batalla en el norte de Italia. Más de 100.000 soldados se enfrentaron cerca del pequeño pueblo de Solferino. Había austriacos, franceses, italianos… Fue una contienda como muchas otras de aquellos tiempos: cruel, salvaje, hombre contra hombre.

6.000 soldados murieron en las primeras horas, decenas de miles de heridos quedaron tendidos en el campo de batalla, abandonados a su suerte, sin nadie que los atendiera. Dunant interrumpió su viaje y organizó, con la ayuda de los habitantes del pueblo, un pequeño hospital de campaña en el que cuidó a los contendientes de ambos bandos. «Tutti fratelli» (todos hermanos) fue su grito de guerra.

Geschichte Frankreich Schlacht von Solferino

Batalla de Solferino

El campamento de Solferino se convirtió en el primer hospital de la Cruz Roja en el mundo. De vuelta en Suiza, Dunant publicó Un recuerdo de Solferino y fundó un comité de ayuda a las víctimas de la guerra. Su libro se convirtió en un best seller y su organización humanitaria, en un éxito mundial. El movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está presente en 189 países y cuenta con 125 millones de miembros.

El emblema de la Cruz Roja –una cruz roja sobre un fondo blanco- fue elegido como reconocimiento a la labor del suizo Henry Dunant, basándose el diseño en la bandera de su país. En 1901 Dunant recibió el primer Nobel de la Paz.

Henry Dunant, peinture de Loffredo

Henry Dunant creó en 1859 un comité para socorrer a las víctimas de la batalla de Solferino, Italia, del que surgió la Cruz Roja.

Siete metas cruciales

  1.  Imparcialidad. Sólo importa la necesidad, no la culpa. Los presos son asistidos en cualquier lugar del mundo.
  2.  Unidad. Uno para todos y todos para uno. Los voluntarios se arremangan como un damnificado más. Viven como propio cada conflicto.
  3.  Neutralidad. Nada de armas, nada de política. Las leyes humanitarias internacionales son explicadas a todos los soldados.
  4.  Voluntariado. Se trata de hacer el bien, no de ganar dinero; de darlo todo allí donde se necesite ayuda.
  5.  Independencia. No dejarse corromper. Además de ayudar, la Cruz Roja busca instruir, siempre que se pueda, con clases para quienes no las reciben.
  6.  Universalidad. Ayuda desde todo el mundo a todo el mundo, sin distinción de razas.
  7.  Humanidad. Aliviar el sufrimiento, sea del tipo que sea, vinculado o no a guerras. El apoyo a los desplazados y evacuados es una constante.

Te puede interesar

Isabel la Católica, ‘enfermera’