Varios futbolistas  han sido detenidos por el presunto amaño de partidos de Primera y Segunda división para obtener beneficios en las apuestas deportivas. Apostar en el deporte ha sido una práctica habitual durante siglos, que se remonta a la época de los griegos, y que fue corrompiéndose hasta crear un verdadero negocio que mueve más dinero que el deporte.

1370 a. C.

Los griegos de la Antigüedad ya apostaban

Se cree que los espectadores de los Juegos de la Antigua Grecia ya apostaban. En cualquier caso, el deporte estaba muy profesionalizado y en algunas competiciones los atletas recibían premios como 50 ánforas de aceite, con un valor de unos 35.000 euros actuales.

Siglo I d. C.

Roma: ¡mi fortuna por esa cuadriga!

Las primeras evidencias escritas de las apuestas deportivas datan de Roma. El escritor Juvenal menciona a los gritones y audaces que jalean las carreras de cuadrigas en compañía de “jóvenes hermosas”. Y Tertuliano describe el nerviosismo de los apostantes.

1790

El primer corredor de apuestas

Harry Ogden se convierte en el primer corredor de apuestas de la historia. Operaba desde un hipódromo. Las apuestas en las carreras de caballos causan furor y contagian a otros deportes. El Gobierno inglés aprobará una ley del juego muy restrictiva en 1845.

Siglo XIX

El escándalo de la mafia de los remeros

El deporte que congregaba multitudes en tiempos decimonónicos era el remo. Las orillas de los ríos se llenaban de gente para ver la competición y para apostar. Las mafias corrompieron a los remeros, y la gente perdió el interés por un deporte amañado.

1896

Los Juegos Olímpicos y el juego limpio

Pierre de Coubertin rescató los Juegos Olímpicos, limitándolos a deportistas aficionados, para preservar la limpieza del deporte. Por cierto, los Juegos de la Antigua Grecia habían sido prohibidos en el 394 después de Cristo por “inmorales”.

1919

Sobornos en el béisbol

Las series mundiales de béisbol enfrentaban a los Chicago White Sox y a los Cincinnati Reds. Un apostante profesional sobornó a ocho jugadores de los White Sox, a los que pagó 10.000 dólares por cabeza. Fueron sancionados de por vida. Fue el mayor escándalo deportivo de la época.

1961

Se abre la primera casa de apuestas

El Gobierno inglés legaliza las casas de apuestas, y la industria se dispara. Se abren 15.000 locales en el Reino Unido. Este tipo de locales llegarán medio siglo más tarde a España, donde han proliferado como setas en la última década.

Siglo XXI

Más de 8000 casas en el mundo

El negocio de las apuestas se globaliza gracias a Internet. Operadores como Betfair, Bwin o Bet365 operan a nivel mundial. Hoy hay más de 8000 casas de apuestas en el mundo, la mayoría con sede en paraísos financieros. El negocio supera el medio billón de euros.

2010 en adelante

¡Y llegaron los algoritmos!

La tecnología del streaming y los algoritmos permiten apuestas en directo muy sofisticadas. Los operadores contratan a talentos de Wall Street y la City, que aplican técnicas de los fondos de alto riesgo para fijar las odds (probabilidades) y los premios por apuestas acumuladas.

Te puede interesar

Así funcionan las mafias de las apuestas deportivas