Se han hallado en el jardín de un hotel de Arkansas que antes fue hospital decenas de frascos con muestras de tejido humano. Las investigaciones se centran en uno de los muchos charlatanes que prometían sanar el cáncer y que hicieron barbaridades a los enfermos. Por Ixone Díaz Landaluce/Fotos: University of Arkansas Archeological Survey

• Un granuja llamado Harry Hoxsey

La paisajista del hotel hizo el descubrimiento macabro mientras removía la tierra del jardín trasero. Encontró frascos semienterrados con lo que parecía algún tipo de tejido en su interior. Llamaron a la Policía. Descartada la hipótesis de que fuera la escena de un crimen, llegaron los arqueólogos. Hallaron más de 400 frascos. Algunos estaban vacíos; en otros había tejido humano flotando en alcohol.

Las muestras databan de entre 1938 y 1940, y los frascos eran parecidos a los que aparecían en un anuncio difundido cuando ese edificio albergaba un hospital dirigido por el polémico ‘doctor’ Norman Baker. «Tenemos cientos de muestras de cáncer y los datos de laboratorio que lo prueban todo. Todas están preservadas en alcohol», rezaba la publicidad.

La macabra historia del Crescent Hotel 1

Han hallado tejidos humanos conservados en frascos con alcohol.

En la excavación también aparecieron muestras de lo que Baker aseguraba que era su milagroso tratamiento contra el cáncer. La cura consistía en inyecciones (hasta siete cada día) de una extraña fórmula que, como se desveló posteriormente en un juicio, contenía seda de maíz, pepitas de sandía, agua mineral, trébol rojo, ácido carbólico, menta y glicerina. Aunque se cree que Baker no intervino quirúrgicamente a ninguno de sus pacientes, sí habría realizado autopsias. De hecho, durante los 20 meses que gestionó el hospital, 40 personas murieron allí y fueron trasladadas al mortuorio local.

Por lo menos 40 personas murieron en este lúgubre edificio mientras fue un hospital regentado por el curandero Norman Baker y donde se practicaron extrañas terapias. Ahora es un hotel con tour sobrenatural.

Ahora, aquel edificio alberga al hotel Crescent de Eureka Springs, en Arkansas. La noche en las habitaciones dobles cuesta a partir de 120 dólares, desayuno incluido. Hay clases de yoga y spa. También organizan bodas. Pocos hoteles tienen una historia tan inquietante como la suya. Las conjeturas sobre los extraños tratamientos recibidos cuando era el hospital regentado por Baker disparan la inquietud.

La macabra historia del Crescent Hotel 2

Norman Baker anunciaba su hospital de Arkansas como un balneario suizo y prometía un tratamiento infalible contra el cáncer

Antes de la ‘quimio’

Baker es uno de los charlatanes sin escrúpulos que engañaron a miles de pacientes de cáncer. Aprovecharon un periodo en el que los tratamientos actuales, como la quimioterapia o la radioterapia, estaban en fase de desarrollo. De hecho, hasta bien entrados los años cuarenta, lo habitual era tratar los tumores con cirugía. Aunque la radioterapia comenzó a utilizarse a principios del siglo XX para curar pequeños tumores cutáneos, el descubrimiento de que la radiación también podía provocar cáncer limitó su uso durante décadas.

Los charlatanes se aprovecharon de que la radioterapia y la quimio estaban es fase de estudio

El uso de la nueva radioterapia no se generalizó hasta los años cincuenta. Algo similar ocurrió con la quimioterapia. Cuando el inmunólogo alemán Paul Ehrlich (Premio Nobel en 1908) acuñó el término en 1904, los primeros experimentos para trasladar los resultados en animales a pacientes con cáncer resultaron fallidos. De hecho, no fue hasta los años cuarenta cuando la FDA aprobó la mecloretamina, la primera quimioterapia. Por fin, en los sesenta, los oncólogos empezaron a combinar ‘quimio’, ‘radio’ y cirugía para el tratamiento de muchos tumores antes de que la inmunoterapia diera un salto de gigante a finales de los noventa con la comercialización del primer anticuerpo monoclonal contra el linfoma.

La macabra historia del Crescent Hotel 3

Los curanderos utilizaron la radio y la publicidad en prensa y propagaron sanaciones milagrosas como la de este expolicía de Chicago, ‘curado’ de un cáncer de hombro

Antes de que la ciencia avanzara, los charlatanes como Baker hacían caja aprovechándose de la gente enferma. Baker tenía carisma. Su primer trabajo fue como ilusionista e hipnotista en un vodevil. Luego inventó el calliaphone, un pequeño órgano portátil que se hizo muy popular en las ferias ambulantes de la zona. Así amasó una pequeña fortuna que utilizó para abrir una emisora local desde la que disparaba, utilizando arengas populistas, contra todo y contra todos, y se autopublicitaba. También editaba la revista TNT (The Naked Truth o ‘La Verdad al Desnudo’), con la misma línea editorial incendiaria.

Aunque trató de hacer carrera política y aspiró al Senado y a convertirse en gobernador de Iowa, apenas consiguió unos miles de votos en cada elección. Quizá por eso decidió poner su fortuna (y su altavoz mediático) al servicio de una nueva causa y empezó a practicar la medicina. Sin licencia, claro.

La macabra historia del Crescent Hotel 4

Norman Baker prometía un tratamiento infalible contra el cáncer

Aseguraba, sin jamás aportar una sola prueba científica, que había descubierto una milagrosa cura para el cáncer a partir de un tratamiento desarrollado por el doctor Charles Ozias, un controvertido médico de Kansas con un expediente más que dudoso. En colaboración con Harry Hoxsey, otro charlatán de alcurnia perseguido en varios estados, Baker abrió su primer hospital en Muscatine en 1930. Al mismo tiempo que organizaba festivales de «curas al aire libre» que reunían a miles de personas, empezaron sus problemas.

“Trataban el cáncer con siete inyecciones diarias de ‘potingue’ de maiz, sandía, menta y tréboles”

Las revistas científicas lo acusaban de curanderismo, su licencia radiofónica estaba en entredicho por utilizar lenguaje obsceno e inmoral (y por practicar sexo con sus amantes) mientras estaba en antena. El Tribunal Supremo de Iowa empezó a perseguir su práctica médica ilegal.

La macraba historia del Crescent Hotel 1

Una enfermera conduce a un paciente en una clínica de los timadores del cáncer

Pero Baker abrió una nueva estación de radio en México que se convirtió en la segunda más grande de Norteamérica. Y en 1937 se llevó el negocio a Eureka Springs (Arkansas). Allí había encontrado un singular edificio construido en 1886 que estaba ruinoso. Baker lo transformó en un hospital. Durante aquellos 20 meses, la milagrosa cura para el cáncer que prometía a través de su emisora de radio atrajo a miles de pacientes de todo Estados Unidos que peregrinaban allí desesperados. En 1940, Arkansas encontró la manera de deshacerse de él demandándole por fraude. Le costó una pena de cuatro años de cárcel y el cierre definitivo del hospital.

Intentó establecerse de nuevo en Muscatine, pero el estado de Iowa se lo impidió. Finalmente, Baker se retiró a Miami, donde vivió sus últimos días en un gran yate de tres plantas. Falleció de cirrosis en 1959.

En aquel edificio siniestro de Arkansas ha actuado Willie Nelson y ha dado discursos Bill Clinton

Después de varios cambios de propietarios, de que un devastador fuego destruyera parte del edificio y de acoger conciertos de Willie Nelson y discursos de Bill Clinton cuando era el joven y prometedor gobernador de Arkansas, en 1997 el Crescent fue adquirido por el matrimonio Roenigk. La transacción se cerró por poco más de un millón de dólares y, después de una intensa reforma, la pareja inauguró el hotel. Aseguran que por los pasillos del edificio se pasean espectros. Su tour sobrenatural cuesta 22,50 dólares.

PARA SABER MÁS

Sloan Kettering Cancer Center. Artículo donde se desmonta la terapia herbal de Harry Hoxsey.

Te puede interesar

De campo de concentración a ‘resort’ turístico