Consejos de los expertos para que los niños aprendan a leer en profundidad tanto en papel como en digital. Por Carlos Manuel Sánchez

0-2 años: pantallas al mínimo

Se sabe ya que los niños a los que sus padres leen cuentos de forma regular llegarán a la adolescencia habiendo escuchado -y procesado- 32 millones de palabras más.

2-5 años: que no se pasen

Una tableta es como un peluche. El niño juega con él de vez en cuando, pero, ojo, no es un premio. Que se familiarice con el dispositivo, pero que no se pase el día pegado a él.

5-10 años: aprendizajes paralelos

Es bueno que el niño trabaje con textos impresos y digitales. Y siempre con un enfoque individualizado. Por ejemplo, algunos niños con dislexia progresarán mejor con pantallas. Y aunque los niños lean ya solos, no hay que descuidar las sesiones de lectura en alto, en común y dialogada, con un adulto. Y mejor en papel.

11 años: sin distracciones

Reservar un tiempo cada día para la lectura lenta y placentera resulta diferencial. En cualquier formato, pero sin distracciones. Así se desarrollarán los circuitos neuro-nales necesarios para leer en profundidad.

¿Matan los móviles la lectura?

¿Matan los móviles la lectura?

Leemos mucho, pero atropelladamente, en pantallas... Los expertos advierten de leer en móvil dificulta nuestra capacidad para comprender y profundizar en la lectura. Y de que está cambiando nuestro cerebro. ¿Podemos…

También te pueden interesar estos artículos…

Adolescentes hiperconectados, de qué va la iGeneration

La adicción al móvil te puede costar la vida