Marcaba a las mujeres como ganado y las convertía en esclavas sexuales. No eran chicas migrantes víctimas de la trata, sino mujeres de Hollywood o Nueva York millonarias y atractivas. Por Carlos Manuel Sánchez / Fotos: Getty Images y Cordon Press

La secta de Keith Raniere llegó a tener miles de adeptas, operó durante 20 años y se expandió por varios países. Detenido su líder en México, los norteamericanos se preguntan: ¿cómo ha podido ocurrir?

keith raniere secta mujeres de hollywood

Sede de NXIVM en Albany (Nueva York). Su principal reclamo eran los programas de éxito ejecutivo y los de superación personal y empoderamiento, con los que Raniere reclutó a miles de mujeres.

Un grupo de mujeres se reúne en una mansión de Albany (Nueva York) para un ritual de iniciación. Forman parte de una sociedad llamada DOS, uno de los muchos tentáculos de una extraña corporación dedicada a la autoayuda conocida como NXIVM (pronúnciese ‘nexium’).

El ambiente es de fiesta de pijamas hasta que empieza la liturgia. Las mujeres se dividen entonces en dos grupos: amas y esclavas; estas últimas se desnudan. Una de las amas ’empuña’ un bisturí eléctrico de los que se utilizan para cauterizar verrugas y va quemando la piel de las esclavas, una por una, a la altura de la pelvis, dibujando filigranas chapuceramente. Hay gritos y lágrimas -el electrodo está al rojo vivo- y huele a carne chamuscada. Algunas de las amas llevan máscaras hospitalarias para soportar el hedor.

Cuando baje la inflamación de las cicatrices, las esclavas descubrirán que han sido marcadas como reses y que, además de los garabatos que representan chakras y letras griegas, les han sido impresas las iniciales de Keith Raniere, el fundador de NXIVM; y de Allison Mack, actriz que hacía de amiga de Superman en la serie Smallville y que, según el FBI, era la esclava personal de Raniere y su lugarteniente.

keith raniere secta mujeres de hollywood

Allison Mack, la amiga de Superman en la serie Smallville, recurrió a Raniere como coach para que relanzase su carrera. Pronto se convirtió en su lugarteniente. Y pasó a dirigir la fraternidad en la que se ‘marcaba’ a las integrantes.

Keith Raniere fue detenido en Puerto Vallarta (México) en marzo y extraditado a Estados Unidos en el curso de una investigación federal a raíz de un artículo de The New York Times en el que varias exintegrantes de DOS describían las prácticas secretas a las que eran sometidas. La actriz Sarah Edmonson fue una de las marcadas con la divisa de Raniere, mientras que otra actriz, Jennifer Kobelt, fue conejillo de Indias de un experimento pseudocientífico para superar sus miedos. Un doctor vinculado a NXIVM le hizo visionar imágenes de asesinatos y vejaciones a mujeres mientras observaba su reacción con un escáner cerebral. Kobelt se derrumbó entre sollozos.

Un contrato de esclavo

Raniere, de 57 años, está encerrado en una prisión de máxima seguridad de Brooklyn (Nueva York) a la espera del juicio, mientras que Allison Mack, de 35, salió a la calle después de pagar una fianza de cinco millones de dólares. Hasta el momento, el FBI ha presentado cargos contra Raniere y Mack por seis delitos de tráfico sexual. Cada uno puede acarrear una sentencia mínima de 15 años. Los investigadores también han reunido pruebas para acusarlos de trata de personas y trabajos forzados, y pretenden añadir malas prácticas financieras.

A sus adeptas les hacía visionar imágenes de asesinatos y vejaciones a otras mujeres mientras observaba su reacción con un escáner cerebral

En la denuncia se señala que «ambos cometieron un abominable abuso de poder para denigrar y manipular a mujeres que veían como sus esclavas sexuales». Raniere y Mack exigían una garantía a sus seguidoras para evitar ser traicionados: fotos de la mujer en cuestión desnuda, una confesión videograbada, ceder el título de propiedad de su casa… En una ocasión, y después de recibir en su móvil fotografías de desnudos, Raniere le envió un mensaje a Mack: «¿Todas para mí?», junto con emojis de un diablo sonriente. La garantía está inspirada en un contrato del derecho romano llamado ‘nexum’ (el parecido con el nombre de la organización es evidente). Por este, el deudor cedía su libertad al acreedor, que podía venderlo como esclavo si no cumplía lo estipulado. Hipotecaba su propia vida.

keith raniere secta mujeres de hollywood

Como garantía de que no lo traicionaría, Raniere convenció a Allison Mack -y a otras muchas mujeres- de que le cediese su casa, ocho millones de dólares e incluso la custodia de sus hijos… cuando tuviera hijos.

El abogado de Raniere es Marc Agnifilo, cuyo bufete defendió a Dominique Strauss -expresidente del FMI- de la acusación de violación y ahora representa al productor Harvey Weinstein, acusado de abusos sexuales por más de 20 actrices y modelos. La línea de la defensa es que se trataba de actos consensuados entre adultos. Y que las mujeres ingresaron en DOS -el grupúsculo de NXIVM organizado como una fraternidad femenina- por voluntad propia.

Una familia de terror

NXIVM lleva 20 años captando a su clientela. Desde su fundación, en 1998, unas 17.000 personas se han inscrito en alguno de sus carísimos cursos -en torno a 5000 euros por una semana de clases-, aunque el número de fieles que forman parte de la ‘familia’, como la define Raniere, es menor: quizá solo unos cientos. Los integrantes creen que Raniere puede liberarlos de traumas de la infancia, fobias y pensamientos destructivos. Y el sexo forma parte de la sanación.

La jerarquía era rígida. Las de menor nivel rendían pleitesía a sus superioras. A Raniere, al que llaman Vanguardia, lo saludaban con una reverencia

Si lleva tanto tiempo en marcha y ya en 2003, en un artículo de Forbes, renegados de esta organización la definían como una secta, ¿por qué se ha tardado tanto en perseguirla? Primero, porque NXIVM se ha gastado en 15 años 50 millones de dólares en acciones legales para callar a antiguos miembros descontentos, según el abogado Peter Skolnik. Segundo, porque la sensación de impunidad ha propiciado que sus prácticas sean cada vez más abusivas. Y tercero, porque la sensibilidad social hacia la coerción sexual ha llegado al límite, aunque en este caso víctimas y victimarias sean mujeres.

Experto en persuasión

Parece que la manipulación de Raniere hacia sus parejas y el control que sus parejas ejercen sobre otras mujeres es un rasgo de su vida privada desde los años noventa, cuando les exigía a sus novias que buscasen amigas dispuestas a meterse en la cama con él. Entonces se pasaba el día durmiendo, jugando al vóleibol y dictando monólogos a una grabadora.

keith raniere secta mujeres de hollywood

El líder, de 57 años, fue detenido en marzo en una villa de lujo cerca de Puerto Vallarta (México) y extraditado a Estados Unidos. Se le denegó la fianza y sigue en prisión a la espera de juicio

Se considera un ser especial: filósofo, matemático y científico. Un prodigio que aprendió a leer a los 2 años y a tocar el piano sin maestros. Las matemáticas del instituto, dice, se las ventiló en 19 horas. Sus padres -un publicista y una profesora de baile- se divorciaron cuando él tenía 8 años, y el pequeño Raniere se quedó al cuidado de la madre, que había enfermado del corazón. Asegura que tiene tres licenciaturas: Matemáticas, Física y Biología. Y que iba para catedrático hasta que la mercadotecnia captó su interés; en concreto, las técnicas para persuadir. Sus seguidores lo comparan con Nelson Mandela. Carismático y bondadoso, un apóstol de la paz cuyas actividades cotidianas eran pensar y caminar; paseos de 20 kilómetros durante los cuales cavilaba sobre cómo resolver los problemas de la humanidad. Algunos incluso pensaban que se había autoimpuesto el celibato, aunque predicase el poliamor.

Su primera empresa se llamó Consumers’ Buyline. Vendía alimentos con descuentos para socios. Iba viento en popa hasta que las autoridades destaparon un esquema piramidal: miembros que reclutan a otros y van avanzando de nivel hasta llegar a la cima. Raniere la cerró en 1997. Repitió fórmula con otra compañía que vendía vitaminas y suplementos dietéticos.

Y, por fin, fundó NXIVM, que ofrecía seminarios para ejecutivos. La jerarquía es rígida. Los de menor nivel deben rendir pleitesía a los superiores. A Raniere, al que llaman Vanguardia, lo saludan con una reverencia. «Una señal de respeto -explica-, igual que se venera a un maestro de arte marciales».

Los ‘nexianos’ creen que el ser humano se puede reprogramar. Para ello hay que resetear la identidad. Su teoría es que, una vez identificados los datos que causan dolor, culpa, miedo o insatisfacción, se pueden desactivar. ¿Cómo? Sustituyéndolos por datos nuevos mediante sesiones de terapia que, en esencia, son charlas de 12 horas en ambientes opresivos. Raniere lo llama ‘integraciones’. Utiliza una jerga tecnológica e incluso intenta registrar su método, al que bautiza ‘investigación racional’, en la oficina de patentes, sin éxito. No se pueden patentar vaguedades.

A dieta

La penitencia forma parte de su terapia. El castigo y la autonegación sirven, según Raniere, para evolucionar. Por ejemplo, sus esclavas tenían la alimentación muy restringida. Ingerir más de 800 calorías se interpretaba como un desafío. Y la infractora era sometida a duras sesiones de castigo psicológico. Pero el FBI tiene otra explicación: a Raniere siempre le gustaron las mujeres muy delgadas. De hecho, sus parejas debían comprometerse a correr 50 kilómetros semanales.

“¿Todas para mí?”, escribió en un mensaje al recibir fotos de más víctimas desnudas. Y añadió el ’emoji’ de un diablo sonriente

Como cualquier gurú, Raniere es pródigo en frases lapidarias: «El mundo deben dirigirlo personas de éxito. Harán de él un lugar libre de hambre, robo, corrupción, envidia…

keith raniere secta mujeres de hollywood

Toni Natali fue pareja de Raniere en los noventa. «Entonces era bastante tradicional, aún no tenía un harén -cuenta-. Dijo que me ayudaría a superar mis problemas conyugales, y lo que hizo fue ayudarme a romper mi matrimonio». Luego se percató de que era peligroso. Terminó su relación con él hace 20 años. Y lo denunció por abusos.

Es esencial para la humanidad que personas de éxito controlen el dinero, las riquezas y los recursos del mundo». Su autora de cabecera es Ayn Rand, la inspiración de los libertarios. Nada debe hacerse por altruismo, que nos esclaviza. El amor verdadero está basado en el propio interés egoísta.

Entre los fichajes de NXIVM: India Oxenberg, hija de la actriz de Dinastía Catherine Oxenberg; y Emiliano Salinas, hijo del expresidente de México Carlos Salinas de Gortari.

Aunque también hay hombres, el perfil del seguidor de Raniere es, sobre todo, el de una mujer acaudalada y atractiva, entre los 40 y los 50 años, en algunos casos vinculada a la política y la cultura. Entre sus discípulos está la mexicana Rosa Laura Junco, hija del director del emporio mediático Grupo Reforma, que dirigía una plataforma para examinar «el honor de los medios». Y Emiliano Salinas, hijo del expresidente de México Carlos Salinas de Gortari. Incluso invitó al Dalái Lama a dar una conferencia en 2009. La Oficina del Dalái, no obstante, niega haber recibido un millón de dólares en pago.

secta mujeres Emma Watson

Allison Mack intentó captar a varias actrices y cantantes famosas para la secta. Entre ellas a Emma Watson (en la imagen), que triunfaba entonces con Harry Potter, y a la cantante ganadora de American idol Kelly Clarkson. Pero no logró su objetivo.

También herederas de grandes fortunas, como Claire y Sara Bronfman, dos hijas del expresidente de la destilería Seagram. Captarlas fue fundamental porque empezó a entrar dinero a chorros. Y NXIVM se expandió. Abrió sucursales en Estados Unidos, Canadá y México. Y se ramificó con emprendimientos diversos, desde movimientos por la paz a una red de guarderías políglotas donde los niños reciben lecciones en siete idiomas. Raniere realizó inversiones desastrosas en Bolsa que hicieron perder a las hermanas Bronfman 66 millones de dólares. Pero siguieron confiando en él. El gurú resta importancia a los asuntos monetarios. No tiene cuenta corriente ni tarjetas de crédito ni coche ni salario. Incluso presume de vivir por debajo del umbral de la pobreza.

Te pueden interesar estos artículos

Sectas destructivas… con Miguel Perlado

El maestro de la cienciología, al desnudo

‘Wild wild country’ la serie definitiva por Carlos Herrera