Mi esposa es un holograma

Es un ‘software’… y es sexy: la japonesa Hatsune Miku -el primer sonido del futuro, en japonés- es un ‘vocaloid’, una cantante sintética que en los conciertos se proyecta sobre un escenario en forma de holograma. Y para algunas personas es más que una mujer virtual… Fotos: Jérôme Gence

En Japón hay una palabra que se emplea para describir lo que se ha convertido en una cultura: otaku. Para muchos otakus hombres, entregarse a una faceta fan es un modo de lograr reconocimiento social dentro de un grupo. Esto podría explicar por qué Akihiko Kondo, un japonés de 35 años, llegó al extremo de casarse con la virtual Miku el pasado noviembre. El matrimonio no tiene validez legal, pero Kondo ha entrado en la historia como el primer hombre que se casa en público con un holograma. Cuando era adolescente, no les gustaba a las chicas. “En el tercer año de universidad decidí que nunca me casaría con una mujer”, le dijo Kondo al fotógrafo Jérôme Gence, presente en la ceremonia.

Logo-stern

Te puede interesar

Las chicas virtuales, el fenómeno que desata pasiones

Los hologramas no lloran, por Isabel Coixet