“En un divorcio, nunca ganas. Solo puedes lograr un  buen acuerdo. Cuando un cliente me dice ‘Quiero destrozar a mi ex’, le recomiendo que busque otro bufete. La abogada Laura Wasser nos dice paso a paso cómo llevar a cabo un divorcio de la forma más sana y práctica posible

• Cinco pasos para sobrevivir a un divorcio (y sacar algo positivo)

1. Antes de casarte: habla con tu pareja.

Antes de pasar por el altar habla sobre tus expectativas, sobre dónde viviréis, cómo educaréis a vuestros hijos o si tendréis cuentas bancarias comunes o separadas. También es el momento de valorar si os convendría firmar un contrato prematrimonial. No es una conversación agradable, pero sentarte a escribir tu testamento tampoco lo es y debes hacerlo.

2. Busca el momento adecuado para dar el paso.

Una pista: cuando las cosas malas exceden a las buenas durante demasiado tiempo, puede que el divorcio sea la única respuesta. Y encuentra una buena manera de decírselo. La forma en la que lo hagas marcará el tono del resto del proceso.

3. Piensa siempre en tus hijos y su bienestar.

Esa debería ser la prioridad de ambos.

4. Sé amable, razonable y rápido.

Y trata a tu ex como te gustaría que él te tratase a ti.

5. Nunca olvides que un divorcio es una transacción legal.

No dejes que las emociones, el miedo o el odio dicten el curso de las negociaciones.

6. Busca un buen abogado.

No necesitas un “pitbull”, sino un experto legal que te aconseje sobre tus derechos y tus responsabilidades, que sea un buen estratega y un excelente negociador. Pide referencias en tu entorno más cercano.

7. Tu abogado no es tu terapeuta.

Mantén los asuntos legales y los emocionales separados y te ahorrarás una fortuna. Si necesitas ayuda psicológica, busca un profesional.

8. No hay divorcio bueno, pero puedes evitar que sea un calvario.

Si lo necesitas, acude a un mediador o un consejero. Y evita en lo posible ir a juicio, resolverlo en los despachos será más indoloro (y más barato) para todos.

9. Vive tu vida. No dejes que tu divorcio te la amargue.

Concéntrate en tus responsabilidades, tus hobbies y tus otras relaciones.

10. No rompas todos los lazos.

Aunque te estés divorciando, trata de presentar un frente común con tu ex en aquellos asuntos que aún tengáis en común. Ten en cuenta que, si tenéis hijos, siempre seguiréis estando presente en la vida del otro.