El 80 por ciento del comercio circula por mar. Ahora que se estudian nuevas rutas, un libro repasa sus cifras de infarto. Por F. Uribarri

El transportista de Estados Unidos Malcolm McLean subía sus camiones a los barcos hasta que en 1956 se le ocurrió la idea de embarcar en un buque, el Ideal X, solo las cajas de 58 furgonetas y dejar sus chasis en tierra. Nacía así el contenedor, un invento que cambió el comercio. Su uso abarató 36 veces el transporte marítimo al ahorrarse el trabajo de muchos estibadores. Además, con los contenedores es más fácil evitar los robos. «El contenedor ha dado origen a intercambios que no habrían surgido sin él», se cuenta en el nuevo libro Atlas del mar en el siglo XXI (Cátedra).

El contenedor, ideado en 1956 por un estadounidense, ha potenciado el ‘made in China’

Su uso ha disparado el made in China, por ejemplo: como el transporte se hizo más barato, desde Europa se empezaron a enviar materias primas a China para que se manufacturaran allí. Y se sigue haciendo. El puerto donde se mueven más toneladas de mercancía en contenedores es el de Shanghái… y lo siguen otros seis puertos chinos. Róterdam –en el puesto 12– es el primer europeo de este ranking. El transporte marítimo, cauce del 80 por ciento del comercio internacional, vive ahora tiempos de cambio. Se estudian nuevas rutas que atravesarán el Ártico y acortarán el viaje desde Asia a los puertos de Occidente. Por el Ártico, por ejemplo, los nuevos cargueros recorrerían 13.500 kilómetros desde Yokohama (Japón) hasta Róterdam (Holanda), en lugar de los 21.000 que harían por la ruta del canal de Suez. Además, se prevén barcos cada vez más grandes, capaces de cargar incluso más de 20.000 contenedores.

La flota: 50.000 cargueros

Más de 50.000 embarcaciones, de 152 nacionalidades, transportan 1661 millones de toneladas de mercancías por el mundo cada año.

La medida: 20 pies, 6,1 metros

La unidad de medida de la capacidad de carga es el TEU: indica lo que cabe en un contenedor de 6,1 metros de longitud por 2,4 de anchura y 2,6 de altura.

La capacidad: como un tren de 350 kilómetros

Lo que transporta un portacontenedores requeriría ir en un tren de 350 kilómetros de longitud y unos 18.000 vagones o en mil aviones Airbus A380.

La tripulación: mayoría de filipinos

Hay 1.187.000 navegantes: 466.000 son oficiales y 721.000, marineros. El 30 por ciento de los tripulantes del mundo son filipinos.

La bandera: la de Panamá es la que más ondea

El 43 por ciento de la carga viaja en barcos con bandera de Panamá, Liberia y las islas Marshall. Los armadores los prefieren por las ventajas fiscales y la legislación laxa

Reparto mundial de los colosos del mar

Nacen y mueren en Asia

El transporte marítimo, un negocio boyante

Construcción de un buque contenedor de Daewoo en Corea del Sur

Nueve de cada diez buques mercantes se construyen en Asia. Compiten por la hegemonía mundial China, Corea del Sur y Japón. Los tres constructores navales más importantes del mundo son Hyundai, Daewoo y Samsung. Sí ha leído bien: además de coches y teléfonos, hacen barcos. Y, cuando llega el fin de la vida laboral de los grandes buques mercantes, el 70 por ciento de ellos se desguaza en la India, Bangladés y Pakistán.

Los cruceros, en Europa

Los cruceros transportan sobre todo a turistas estadounidenses (más de 11 millones al año), arriban a más de 10.000 puertos repartidos por el mundo, pero se construyen sobre todo en Europa: Finlandia, Alemania, Italia y Francia tienen una prestigiosa tradición de astilleros especializados en estos colosos.

El transporte marítimo, un negocio boyante 1

Construcción de un crucero en Alemania

Griegos, al mando

Los armadores de Grecia, Japón, China y Alemania controlan el 52 por ciento del tonelaje que navega por el mundo. Si se juntase en un solo barco el prototipo de cada actor en el comercio marítimo actual, tendríamos un carguero con bandera panameña dirigido por un armador griego, con una tripulación filipina y que acude a un puerto chino.

Te puede interesar

La expedición de Urdaneta: la ruta marítima comercial más duradera de la historia