Cartas personales, fotografías familiares, grabaciones íntimas… un emotivo documental recorre la agitada vida de María Callas, la gran soprano del siglo XX, contada por su propia voz. Por Fernando Goitia / Fotos: Fonds de Dotacion Maria Callas

Hay dos personas dentro de mí. Me gustaría ser solo Maria, pero también está ‘la Callas‘, esa mujer con la que tengo que vivir». Maria by Callas (estreno, el 11 de mayo) arranca con esta confesión y narra cómo la gran leyenda de la ópera, fallecida en 1977 de un infarto, lidió con su doble ‘identidad’. Grabaciones íntimas, entrevistas, fotografías privadas y cartas cedidas por sus allegados -su mayordomo, su doncella, su maestra, la española Elvira de Hidalgo…- permiten a Tom Volf, el director, crear un relato hagiográfico, donde la propia diva repasa su vida y las polémicas y escándalos que la persiguieron.

“Hubiera dejado esta carrera, pero fui forzada a seguir. Primero, por mi madre y, después, por mi marido”, confiesa Callas

Revela, por ejemplo, cosas como esta: «Hubiera dejado esta carrera varias veces, pero fui forzada a seguir: primero, por mi madre y, después, por mi marido». De su esposo, Giovanni Meneghini, dice: «Se le subió la gloria a la cabeza. La gloria se les sube a los que me rodean, no a mí. Se emborrachan. Es como el vino».

maria callas

De vacaciones en Mali con Pier Paolo Pasolini

Callas habla también de las servidumbres de la fama, de la prensa y, mucho, de Aristóteles Onassis, su gran amor, que se casó, sin embargo, con Jackie Kennedy. «Un día -cuenta- apareció ante mi casa y empezó a silbar, como hacían antes los griegos para cortejar a las mujeres. Me dijo que su matrimonio era un error y lo acepté de nuevo».

maria callas

La prensa la linchó en 1958 tras suspender, por una bronquitis, una representación de ‘Norma’, con el presidente italiano en el teatro. A partir de ahí fue etiquetada de ‘diva’

Desfilan también nombres como Grace Kelly y Rainiero, Omar Sharif o Pier Paolo Pasolini, uno de sus grandes amigos. Nadie, en todo caso, hace sombra a la Callas, cuyas magnéticas actuaciones, contextualizadas en momentos claves de su biografía, salpican una cinta repleta de ese tipo de secuencias capaces de ponerte la piel de gallina.

Pasolini fue otro de sus grandes amigos. Se conocieron en 1969, un año después de que Onassis se casara con Jackie Kennedy. Él le ofreció el rol protagonista en Medea y ella aceptó. «Ya me habían ofrecido varios papeles antes, pero Medea es el primero que merecía la pena». Tras aquella única incursión cinematográfica, Callas y Pasolini pasaron mucho tiempo juntos  hasta el asesinato del director, en 1975.

maria callas

Maria Callas con Pier Paolo Pasolini en Turquía

También te pueden interesar estos artículos sobre María Callas

El refugio de María Callas