Portugal, el mejor país para perderse

Playas vírgenes, reservas naturales, aldeas perdidas… Aunque Portugal es uno de los cinco destinos más buscados de Europa, todavía guarda pequeños secretos. Por Jesús Cano 

Portugal parece ser que lo tiene todo. Tiene a famosos viviendo en su capital -hablamos de Madonna, Monica Bellucci, Phil Collins o Ricky Martin-. La lista se amplía si bajamos dos horas al sur de Lisboa. Allí, en el chiringuito nos podemos encontrar a Philippe Starck, Christian Louboutin o Carla Bruni. Pero hay más.

Portugal es el mejor destino del mundo, según los Oscar del turismo

El país vecino es la Toscana cuando los medios extranjeros hablan del Alentejo, una región que linda con Extremadura y cuyas costas bañadas por el Atlántico, dicen, son las últimas playas salvajes de Europa. Al valle del Douro lo  comparan con las mejores tierras de vinos del mundo. Y aunque siempre han estado ahí, el país cuenta con unas islas, las Azores, a las que buatizan como la nueva Islandia.

Europeos -con los británicos a la cabeza, pero acaparando también el interés de polacos y rusos- y, sobre todo, norteamericanos han descubierto Portugal. Este pasado invierno el buscador de viajes Kayak detectó un 46 por ciento más de búsquedas desde Estados Unidos con su capital como destino con respecto a la misma temporada el año anterior. En ese mismo periodo, American Express aumentó sus reservas en un 81 por ciento.

Lisboa, Oporto y Coímbra son los destinos habituales, pero hay mucho más por descubrir

Portugal fue el gran triunfador de la final de los World Travel Awards 2017 -los Oscar de la industria del turismo- al ganar el Premio al Mejor Destino del Mundo. Entre los finalistas, destinos como Brasil, Grecia, Maldivas, Estados Unidos, Marruecos, Vietnam o España. Para la guía Lonely Planet es uno de los diez destinos del año. Solo se halla otro país europeo en este particular top ten. Malta.
En la ecuación que ha hecho de Portugal uno de los cinco destinos más visitados de Europa están como variables su cosmopolitismo, historia, tradición, sol, naturaleza y gastronomía. También, sin duda, ha ayudado no haber sufrido ataques sangrientos como los que se han vivido en países vecinos o la inestabilidad política del Mediterráneo oriental y el norte de África, que disuaden a muchos turistas.

 

También te pueden interesar estoy artículos sobre turismo y viajes…

No solo de fado vive Lisboa

Detroit, la ciudad que renació de sus cenizas

Redescubre Marrakech

Galicia, tierra de agua

Copenhague, el epicentro del mundo ‘hygge’

La auténtica isla de los famosos