Una receta de Martín Berasategui para hacer una deliciosa receta de financieras de cereza. Fotos: José Luis Líopez de Zubuiría

Ingredientes

  • 150 g de mantequilla
  • 75 g de polvo de almendras
  • 30 g de polvo de avellanas
  • 170 g de azúcar en polvo
  • 50 g de harina, una vaina de vainilla
  • 150 g de claras de huevo (que equivalen a unas cinco claras)
  • 20 g de pulpa de albaricoque, 100 g de cerezas (partidas por la mitad) y 50 g de azúcar avainillado

PASO A PASO

1. En primer lugar, se funde a fuego fuerte la mantequilla hasta que adquiera un color avellana, se cuela y se deja templar durante unos minutos. Mientras, en una ensaladera se colocan los ingredientes secos de la receta (el polvo de almendras y avellanas, el azúcar y la harina).

2. Se raspan los granos de vainilla con la punta de un cuchillo y se echan a la ensaladera junto con los ingredientes secos. A continuación se incorporan las claras de huevo, la pulpa de albaricoque y la mitad de las medias cerezas. Se vierte sobre el conjunto la mantequilla tibia y se mezcla todo bien con una espátula hasta conseguir una pasta lisa.

3. Se deja reposar en el frigorífico al menos 8 horas para que la masa coja consistencia y sea más fácil trabajarla.

4. Acabado y presentación: se rellenan los moldes los mejores y más fáciles de encontrar son los individuales de silicona con la ayuda de una manga pastelera y se pone la otra mitad de las cerezas sobre la masa. Se meten los moldes en el horno durante 10 minutos a 180 C, se desmolda y se sirven tibias, espolvoreadas con el azúcar en polvo.

PASO A PASO

cerezas paso a paso

1. Se vierten en un bol la harina, el azúcar y los frutos secos en polvo.

2. Se raspa con cuidado la vainilla y se incorporan los granos al bol.

3. Se añaden las claras y la fruta y se vierte la mantequilla fundida.

4. Se distribuye la masa, reposada, en moldes y se hornea 10 minutos.

Mis trucos

La mejor manera de tener en casa el azúcar avainillado de esta receta es guardando las vainas de vainilla a las que ya les hemos sacado el interior dentro de los tarros de azúcar durante un tiempo.