'Plum cake' de plátano y pasas al 'brandy'

Una receta de Martín Berasategui para hacer un delicioso postre a base de ‘plum cake’ de plátano y pasas al ‘brandy’. Foto: José Luis López de Zubiría  / Ilustraciones: Javirroyo

Ingredientes

  • 1 kg de plátanos pelados
  • 2 puñados de pasas remojadas en brandy
  • 2 soperas de mantequilla
  • 1 sopera de miel
  • 350 g de mantequilla blanda
  • 250 g de azúcar en polvo
  • 4 huevos
  • 2 cucharitas rasas de levadura en polvo
  • 250 g de harina
  • 1 pizca de sal

PASO A PASO

1. Se calienta el horno a 180 ºC. Mientras, se unta un molde rectangular tipo plum cake con mantequilla y se espolvorea con harina, eliminando el exceso. Se parten todos los plátanos en dados, excepto uno, que se partirá a lo largo en dos mitades. Se escurren las pasas del brandy y se reserva la bebida. En una sartén antiadherente a fuego vivo se añaden las soperas de mantequilla y, en cuanto burbujee, se vuelcan los dados de plátano y las pasas.

2. Se menea con una cuchara de madera y se incorporan el brandy y la miel. Basta con un par de minutos para que la fruta quede dorada y apetitosa; si no, se hará puré. Una vez lista, se retira la fruta a una bandeja que habremos enfriado en el congelador para que corte la cocción de la fruta caliente.

3. Acabado. mientras esta se enfría, se hace la masa del bizcocho. En un bol se mezclan con unas varillas la mantequilla blanda y el azúcar. Se añaden los huevos (uno a uno), la levadura, la harina y la sal, mezclando enérgicamente.

4. Se incorpora a la masa la fruta salteada con todo su jugo y se mezcla. Se introduce la mezcla en el molde de plum cake y se posan en su superficie los dos medios plátanos. Se hornea 45 minutos, hasta que la superficie se tueste y, al pinchar con una aguja, esta salga seca. Se esperan 10 minutos antes de desmoldar.

Truco

Cuando añadimos el brandy al salteado de plátano, podemos flambearlo encendiendo el alcohol con un mechero y procurando no achicharrarnos las pestañas.

 

El vino

Castelo Rose

 

Castelo Rosé 2017. Con una edición limitada a 12.000 botellas decoradas con una imagen extraída de El nacimiento de Venus, de Botticelli, se presenta este rosado armónico y sabroso en nariz, lleno de potencia y calidez en boca, fruto del uso exclusivo de cepas de garnacha, frente a la aportación de tempranillo de anteriores añadas. Excelente aperitivo y buen aliado de la cocina mediterránea (7 euros). Juan Luis Recio