La tarta más popular

Reinos de humo

Es uno de los postres más populares en los restaurantes españoles. Aunque sus orígenes se remontan a muchos siglos atrás, fueron los estadounidenses los que popularizaron por todo el mundo el cheesecake, un pastel con fondo de bizcocho seco desmenuzado (o galleta), mantequilla y azúcar que se rellena con queso fresco y cremoso tipo Philadelphia mezclado con huevos y azúcar para luego hornearlo y servirlo cubierto de un coulis de frutos rojos. En España, donde la tarta de queso ya se hacía mucho antes de que existiera el cheesecake (ahí está, por ejemplo, la quesada pasiega), se suele preparar siguiendo la receta que llega de América, si bien algunos restaurantes emplean fórmulas más antiguas o utilizan quesos más fuertes. La mejor de cuantas he probado en España es la de Zuberoa, en Oyarzun. Dicen que, cuando Bruce Springsteen comió allí, se volvió loco con ella. Al queso Philadelphia le añaden un poco de roquefort. Y la sirven con frambuesas y una salsa natural de frutos rojos, aunque está igual de buena sin añadidos. Una mezcla de sabores dulce y salado y un juego de texturas que deja el interior casi líquido y la masa bien crujiente. Sobresaliente también la que ofrece Paco Quirós en su restaurante Cañadío, de Santander, y en sus sucursales madrileñas. Para completar el podio, la que hacen en La Viña, en San Sebastián.