Más plástico que peces

Reinos de humo

Resulta que nuestros diputados van a prohibir los vasos, los platos y los cubiertos de plástico. Hay que legislar en lo que se pueda, que no se diga. Parece que están de acuerdo PSOE, Ciudadanos y los proponentes de Podemos. ¡Qué bien funciona la política si la fruta es golosa –mediáticamente hablando– y no tiene espinas ni pepitas! Los franceses aprobaron lo mismo en 2016 y allá vamos, con determinación. Iluso de mí, antes de leerme el segundo párrafo creía que la prohibición sería por un tema de prestigio para la hostelería patria o de salud, pero no. Ya me parecía extraño que en la lista de objetos penados no estuvieran las servilletas de papel, merecedoras de prisión perpetua no revisable. La drástica medida se toma por razones de sostenibilidad y ecología. Si dejamos de usar esos terribles utensilios, ahorraremos millones de toneladas de residuos en nuestros mares y, si no, en el 2050 los océanos tendrán más plásticos que peces, aseguran. Yo creo que exageran un poco, pero sea. La cosa va de que los vasos dichosos se sustituyan por otros elaborados al menos con la mitad de productos biodegradables; entre ellos, el almidón y la fécula de patata. Estoy muy preocupado porque ahora que no se podía sacar los vasos de cristal a la calle tampoco se podrá los de plástico. ¡Imaginen el daño al botellón! No sé cómo serán los vasitos de marras, pero igual te puedes tomar una cañita y después comértelo de tapa… como está hecho de fécula de patata. En fin, que, como siempre, nos tocará adaptarnos. Yo con lo que no puedo es con las servilletas.
PD. No se preocupen por el restaurante del Cielo. Allí las cosas van a su ritmo. Les informo en cuanto haya novedades.

También te puedes interesar más artículos sobre plástico

Esta ballena está empachada de plástico

¡Alarma!, comemos cada vez más plástico invisible

¿Nos está matando el plástico?