El éxito de lo foráneo

Reinos de humo

En un periodo breve de tiempo, las cocinas foráneas se han asentado con fuerza en España. En una primera oleada llegaron las orientales. Más tarde, una segunda nos trajo los platos de Iberoamérica, mucho más entendibles para nosotros… y por supuesto más próximos. El éxito de estas cocinas llegadas de fuera se entiende en un mundo más global, en el que los productos viajan con facilidad de un continente a otro. Y se entiende también en una sociedad más cosmopolita, con gente más interesada en lo de fuera y que, por supuesto, viaja mucho más que lo que lo hicieron generaciones anteriores. Algo influyen también las modas, aunque este interés por lo de fuera parece que tiene más trascendencia y arraigo que las simples tendencias temporales. Cada año elaboro una lista de las que considero las diez mejores aperturas de restaurantes en Madrid. En la del recién finalizado 2018, los tres más destacados son establecimientos de cocinas extranjeras: dos peruanos y un japonés. Por un lado, hay que alegrarse de que estemos logrando tanto nivel en este terreno, algo que nos enriquece. Además, ya no hay que viajar a Londres o París para disfrutar de esas cocinas. Pero, por otro, surge el temor de que se rompa el equilibrio y lo foráneo acabe desplazando a nuestra cocina tradicional. Ya ocurre entre muchos jóvenes, más partidarios de un sushi, unos tacos o un ceviche que de un buen cocido.