Cocina solidaria

Reinos de humo

«La próxima revolución de la gastronomía no está en los platos, está en que los cocineros trabajemos por hacer un mundo mejor». Estas palabras del vizcaíno Eneko Atxa, uno de los tres estrellas Michelin españoles, reflejan bien el papel que asumen tanto él como muchos de sus colegas para apoyar todo tipo de proyectos solidarios. Buen ejemplo de ello es el asturiano José Andrés, quien aprovecha la gran popularidad de la que goza en Estados Unidos para implicarse a fondo en causas de ayuda social por todo el mundo. En España, una mayoría de los profesionales de la cocina responde siempre muy bien a cualquier solicitud de apoyo para causas difíciles, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Atxa pronunciaba esas palabras hace unos días en un encuentro que reunió en el hotel Los Monteros de Marbella a veintisiete de los mejores cocineros de nuestro país, entre los que se encontraban Elena Arzak, Martín Berasategui, Ángel León o Dani García; todos ellos, también ‘triestrellados’. Se trataba de apoyar el proyecto Chefs & Kids, una iniciativa en beneficio de la Fundación Aladina, que ayuda a niños enfermos de cáncer y que de paso trata de concienciar sobre la necesidad de que los pequeños reciban una alimentación más sana. A los cocineros la sociedad les está dando mucho en estos tiempos, los ha convertido en protagonistas, pero también saben corresponder de manera generosa siempre que se los solicita.