Es el hombre del momento. Su última película, ‘La la land, la ciudad de las estrellas’, arrasa en las taquillas y en los premios. Hablamos con el actor canadiense de la fama, el talento y de cómo Elvis Presley le cambió la vida. Por Polly Vernon / Fotos: Amanda Demme (Art Partner Licensing / Contacto) y Cordon

Estoy en la habitación de un hotel, sentada junto a Ryan Gosling, y me debato entre no creer en mi suerte y gritar de frustración porque el actor no responde a mis preguntas. Como entrevistado, Gosling es una pesadilla.

ryan gosling, xlsemanal

Un maestro a la hora de ‘hacerse el sueco’. No se muestra arrogante ni grosero, pero hace todo lo posible por eludir las preguntas. Por poner un ejemplo, en un momento le pregunto si se considera un hombre rico dado que Forbes ha publicado que su fortuna asciende a 30 millones de dólares.

Ryan Gosling. ¿Qué quiere decir?

XLSemanal. Si se considera un hombre rico con su actual fortuna, dado que creció en una humilde familia mormona canadiense…

R.G. Bueno, tengo la suerte de vivir con mis ángeles…

XL. ¿A qué ángeles se refiere?

R.G. Mis hijas y mi chica [la actriz Eva Mendes]. No necesito nada más en la vida.

Siempre estoy preparado para que desaparezca de repente lo que he conseguido

XL. No es materialista, ¿quiere decir?

R.G. Pensaba que estábamos hablando de otro tipo de riquezas.

ryan gosling

‘The believer’, 2001

XL. ¿Y qué me dice de la riqueza material, la que tiene que ver con el dinero? ¿Es usted rico en ese sentido?

R.G. No sé cómo responder a su pregunta.

XL. Inténtelo.

R.G. Creo que soy muy afortunado. Pero siempre pienso que las cosas pueden ir a peor en cualquier momento.

XL. ¿Cree que su riqueza puede desaparecer así como así?

R.G. Siempre estoy preparado para esa posibilidad.

XL. ¿Tiene usted ideas políticas?

R.G. No, hoy no.

XL. ¿Por qué?

R.G. Porque prefiero no hablar de política en esta entrevista.

XL. ¿Pero se preocupa por las cuestiones sociales y políticas?

R.G. Sí, claro.

ryan gosling

‘El diario de Noa’, 2004

XL. ¿Le importa lo que los demás puedan pensar de usted?

R.G. ¿En qué sentido?

XL. Lo que puedan pensar los críticos, el público, sus amigos…

R.G. Tengo que mantener cierto distanciamiento, pero siempre es agradable conseguir que el público se sienta conmovido por la experiencia que tratas de comunicarle. Si no lo consigues, te sientes un poco confuso.

XL. ¿Cuántas veces se ha encontrado con que las cosas han salido así de mal?

R.G. Más veces de lo que me hubiera gustado.

Desde niño quise ser famoso. Pero la fama es distinta de lo que pensaba

XL. ¿Esperaba convertirse en famoso?

R.G. No.

XL. ¿Quería ser tan famoso?

R.G. Sí.

XL. ¿Y cómo es la fama?

R.G. Distinta a lo que pensaba.

XL. ¿En qué sentido?

R.G. La realidad termina por imponerse.

XL. ¿Es consciente de ser un buen actor?

R.G. Llevo trabajando en esto desde que tenía 12 años (Gosling empezó en el programa The Mickey Mouse Club de Disney), así que espero haber aprendido algo.

“Un día, siendo niño, un tío mío, empezó a imitar a Elvis. Me impactó porque atisbé un mundo en el que podías vivir de forma totalmente distinta”

XL. ¿Diría que para ser actor hay que tener un talento innato?

R.G. Sí.

XL. ¿Tiene usted ese talento innato?

R.G. No del todo.

XL. Pero cree que otros actores sí lo tienen?

R.G. Sí.

ryan gosling

Ryan Gosling y Anthony Hopkins en ‘Fracture’, 2007

XL. ¿Quiénes?

R.G. Anthony Hopkins. He trabajado con él y tienes la sensación de que es de otro planeta. Es uno de los mejores actores de todos los tiempos.

XL. ¿Y usted no lo es?

R.G. No.

XL. ¿Podría llegar a serlo?

R.G. No.

XL. ¿Por qué no?

R.G. No soy Anthony Hopkins.


El trabajo de Ryan Gosling siempre ha sido el de actuar. No disfrutó de la niñez y no le gustaba nada ir al colegio. Se metía en problemas, en peleas de las que salía perdiendo. Lo expulsaron del instituto después de haber visto Rambo: acorralado, parte II. Tuvo la ocurrencia de presentarse en el colegio con un juego de cuchillos de cocina, que empezó a tirar a los otros chicos. ¿Cómo es que se sentía tan furioso con todos?, le preguntaron en cierta ocasión. «No me sentía furioso», fue su respuesta. «Lo que pasaba era que seguía estando metido en la película». Tras la expulsión, le hicieron pruebas psicológicas y le diagnosticaron trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Su madre estuvo dándole clases en casa durante un año seguido. «Mi padre trabajaba en una fábrica, como casi todos los hombres en mi familia. Y yo no sabía bien qué iba a hacer con mi vida. Hasta que un tío mío de pronto empezó a hacer de imitador de Elvis Presley. Y la vida de golpe se volvió más interesante».

Gosling cuenta que de niño no tenía amigos y sufría acoso escolar: «Odiaba ser niño»

Este tío hasta entonces no había mostrado particular interés por el mundo del espectáculo. Al igual que todos los demás familiares de Ryan. Pero, de la noche a la mañana, «entré en la sala de estar y me quedé con la boca abierta al verlo vestido con un resplandeciente traje blanco de Elvis», ha dejado dicho Gosling. Al poco tiempo, «empezaron a venir parientes a quienes nunca antes había visto y en casa siempre estábamos montando el numerito… Mi madre hacía los coros y yo bailaba vestido con una chaqueta dorada. Mi tío cantaba Suspicious minds y Crying y, bueno, todos lo pasábamos en grande. Hasta que de repente dejó de hacerlo. Nuestro gozo, en un pozo».


XL. ¿Cómo es que este episodio fue tan importante para usted?

R.G. Porque fue como atisbar un mundo nuevo. Mi tío hizo que atisbara un mundo nuevo.

XL. ¿Qué clase de mundo era ese?

R.G. Un mundo en el que podías vivir tu vida de forma totalmente distinta.

XL. ¿Se encontraba a gusto en el escenario? ¿Se decía que aquello era lo suyo? ¿Que lo hacía bien?

R.G. ¡No lo hacía bien! Yo no hacía nada bien.


Sin embargo, Gosling persistió. A los 11 años empezó a ir a clases de danza e interpretación y a ganar concursos para jóvenes talentos. Formó un dúo musical con su hermana mayor, con la que actuaba en bodas y otros eventos. Cantaban When a man loves a woman. Hizo una prueba para Disney, que lo fichó para The Mickey Mouse Club. Tenía 12 años. Actuó junto con Justin Timberlake, Christina Aguilera o Britney Spears cantando hip-hop e interpretando números cómicos.


XL. ¿Qué tal le fue durante su etapa como ídolo infantil? ¿Resulta tan tóxico y destructivo como se dice?

R.G. No llegué a ser una estrella infantil. Digamos que estuve físicamente cerca de algunas estrellas infantiles en ciertos momentos.

ryan gosling

T. J. Fantini, Tate Lynche, Ryan Gosling, Nikki Deloach, Britney Spears, Christina Aguuilera y Justin Timberlake

XL. Entonces, ¿no llegó al nivel de Justin o Britney?

R.G. No. Estaba claro que ellos hacían lo que de verdad se les daba bien. Yo nunca tuve esa sensación. Cuando veías cantar a Christina Aguilera… Entonces cantaba igual que lo hace ahora. Aquellos chavales eran unos niños prodigio. Yo ni me acercaba a su nivel.

XL. Entonces, ¿por qué lo hacía?

R.G. Por el dinero.

XL. ¿Para ser rico?

R.G. Porque quería vivir por mi cuenta.


A los 16 años, Ryan se marchó definitivamente de Canadá. Se estableció en Los Ángeles y comenzó a trabajar como actor ‘de verdad’.

ryan gosling

‘La la land’, 2016

Según me cuenta, las brutales pruebas de casting por las que Mia, el personaje interpretado por Emma Stone, pasa en La ciudad de las estrellas están basadas en las brutales pruebas de casting por las que él mismo pasó en la vida real.


R.G. Por ejemplo, me indicaron que actuara como si me diesen la noticia del fallecimiento de un ser querido y me sintiera abrumado por el dolor. En mitad de la interpretación, la directora de casting se puso a pedir el almuerzo por teléfono y me dijo que siguiera con lo mío mientras hablaba… Otra vez entré en una sala y me encontré con otras diez personas que tenían mi mismo aspecto, cuando no mejor o más interesante por muchas razones. Todo estaba programado para que dudaras de ti mismo.

XL. Qué horror, ¿no?

R.G. Hay cosas peores.

“En este trabajo, el problema se reduce al fracaso personal. No es como ser cirujano, que si cometes un error muere alguien. Aquí sólo se trata de tu ego”

XL. ¿Sí?

R.G. El problema de esto se reduce al fracaso personal, a que tienes que manejarte con el fracaso personal. No es como lo que le pasa a un cirujano, que si comete un error en su trabajo…

XL. Muere una persona.

R.G. Estamos hablando de tu ego. Simplemente resulta embarazoso. No pasa de ser una simple humillación.

XL. ¿Simple? ¡Usted tenía 16 años! Cómo se sobrelleva una cosa así a esa edad?

R.G. Tu cerebro todavía no se ha desarrollado del todo a los 16 años, ¿verdad? No termina de desarrollarse hasta los 25, más o menos. No me enteraba de nada.


El hecho de que Gosling haya trabajado sin parar desde los mencionados 16 años seguramente atenuó los problemas iniciales. A los 21 tuvo su primer papel como protagonista en Tiro de gracia, con Sandra Bullock (con quien estuvo saliendo un año). En 2004 se hizo famoso con El diario de Noa. Cuando Gosling afirma que nunca ha pensado en ganarse la vida con otra ocupación que no sea la de actor, pienso que seguramente es porque nunca se ha visto obligado a hacerlo.


XL. ¿Alguna vez ha tenido la sensación de haber fracasado?

R.G. Constantemente.


El único episodio de este tipo que me viene a la mente con claridad es Lost river, el filme cuyo guion escribió y que dirigió en 2014. La película fue vapuleada sin piedad tras su estreno en Cannes.


XL. Supongo que no se divirtió mucho al trabajar como director.

R.G. Me encantó.

XL. ¿En serio?

R.G. Me encantó [me mira a los ojos desafiante]. ¿Por qué lo pone en duda?


De pronto me siento incapaz de mirar a Ryan Gosling a los ojos y decirle que tengo entendido que su debut como director fue un fiasco. En su lugar, pregunto si piensa que a los 46 años habrá dejado de trabajar como actor, como ha afirmado en el pasado.


R.G. Si eres actor, siempre tienes que estar preparado para que tu carrera se acabe. Muy pocos actores disfrutan de una carrera profesional sin parones.

ryan gosling

‘Drive’, 2011

XL. ¡Es su caso!

R.G. Pero solo tengo 36 años.

XL. ¿Qué pasaría si un día sus hijas le dijesen que también quieren ser actrices?

R.G. No lo sé. Si un día sucede, ya se verá.

XL. ¿Cree usted en Dios?

R.G. Creo en las imágenes tomadas por el telescopio espacial Hubble.


Me intereso por el insistente rumor de que su formación como actor está basada en el ‘método’, que se sumerge hasta tal punto en su papel que no sale de él hasta acabar el rodaje. Según él mismo ha dicho, tal rumor fue la razón por la que nadie le dirigiese la palabra durante las dos primeras semanas del rodaje de La ciudad de las estrellas.


R.G. Ya, ya. La historia esa del ‘método’. Pero yo nunca estudié según el ‘método’.

XL. ¿Qué otras historias infundadas corren por ahí?

R.G. ¿Que soy estadounidense?

XL. Diría que la gente tiene claro que es usted canadiense.

R.G. ¿No es un hecho desconocido?

XL. No.

R.G. ¡Hoy día está muy de moda ser canadiense!

XL. ¿Lo dice porque otra superestrella, Justin Bieber, también lo es?

R.G. No. Por Justin Trudeau (el primer ministro canadiense). Ha conseguido que, de pronto, todos seamos cool.

XL. ¿Le parece que Trudeau ha conseguido lo que Bieber y usted no han logrado?

R.G. ¡Eso mismo!


EL GRAN SEDUCTOR

Gosling tiene fama de ser irresistible y tendencia a liarse con sus compañeras de reparto. Fue pareja de Rachel McAdams, coprotagonista en El diario de Noa, y de Sandra Bullock, tras rodar Cálculo mortal. Durante el rodaje de Cruce de caminos, en 2011, conoció a Eva Mendes, su actual esposa. Gosling tiene una banda de música, Dead Man’s Bones, en la que canta y toca el piano, la guitarra y el ukelele.

Eva Mendes: la mujer de su vida

Eva Mendes y Ryan Gosling

Ryan Gosling está casado con la actriz Eva Mendes, con la que tiene dos hijas, de dos años y seis meses. Gosling nació en Canadá en una familia mormona “bastante religiosa”, según él mismo. Su padre era un trabajador en una gábrica de papel y su madre, secretaria. Se separaron cuando él era un niño.


‘Blade runner’ 35 años después

ryan gosling

Uno de los estrenos más esperados de este año es la secuela del clásico de Ridley Scott, previsto para octubre. Y al frente del reparto… Ryan Gosling, enfrentado a Harrison Ford. Otro ‘duelo’ para arrasar en taquilla y aspirar a premio.