Pocas ‘tops’ hablan con tanta claridad. Esta mujer de carácter, capaz de decir que no a grandes popes del negocio, denuncia sin tapujos algunas tiranías del mundo de la moda. Metida ahora a diseñadora, se desnuda para ‘XLSemanal’ en esta entrevista.

Habla deprisa, con gestos elegantes. Es amable y paciente. Pero lo que cautiva de Ariadne Artiles (Las Palmas, 1982) es su sensatez, su imbatible determinación. Dejó su casa porque su madre pensó que necesitaba abrirse al mundo; y ya no volvió. A los 19 años vivía sola en Miami y no dejaba de trabajar un solo día. Hoy, una década después y en la cumbre de las modelos españolas, vive a caballo entre Madrid y Nueva York. Una vida organizada y desorganizada a un tiempo. Como los médicos, 24 horas disponible .

* Biquini, de Louis Vuitton; brazalete, de Swarovski y sandalias, de Aquazzura.

XLSemanal. Dejó su casa con 17 años

Ariadne Artiles. Con 16. Vino la agencia Elite a Canarias y salí elegida junto con Laura Sánchez y Helen Lindes, que ahora somos muy amigas. Fui finalista en el concurso nacional, pero no di el paso y regresé a casa. Mi madre me dijo. Tienes que salir . Yo no quería. Mis amigas, mi novio , pero mi madre me empujó y ya no volví.

XL. Ahí empezó su carrera.

A.A. El trabajo más importante fue la campaña de Abercrombie, con el fotógrafo Bruce Weber. No tenía ni idea de moda. Ni siquiera sabía quién era él. Me aconsejó que me fuera unos años a Miami. Llegué de Roma y a los tres días hice las maletas.

XL. ¿Siempre ha viajado sola?

A.A. Siempre.

* Top biquini, de Ariadne Artiles para Yamayay; short vaquero, de Boohoo; botines, de Geox para Patrik Cox; y pulseras, de Claires y Guanábana.

XL. Se enfrentaba a un mundo nada fácil para una chica tan joven.

A.A. La verdad es que tienes que aprender rápido para que no se te vayan las cosas de las manos.

XL. Hay tentaciones, propuestas, dinero, lujo, fiestas

A.A. Siempre fui muy recta. Nunca iba a fiestas, pensaba que no era parte de mi trabajo. Siempre pensé que, si no me sentía cómoda en un trabajo o con un fotógrafo, no tenía por qué hacerlo. En la campaña de Bruce Weber, por ejemplo, me pidió que me pusiera en topless. Me lo habían puesto como un trabajo muy importante, pero lo tenía clarísimo y le dije que ni de broma. Se moría de la risa. A otras no les apetecía, pero se desnudaron. Y yo hice la campaña, pero vestida.

* Biquini, de Chanel; pulseras, de Louis vuitton; y collar, de Market Place.; y gafas, de Chanel.

XL. Hay que tener un par de narices.

A.A. Tener las cosas claras. Muchas veces es importante decir que no. No me arrepiento de nada. Aunque he aprendido también a base de palos, sobre todo en temas de agentes

XL. ¿En qué sentido?

A.A. Hay cierta mafia, un control absoluto sobre las modelos. Nosotras confiamos en nuestros agentes como si fueran nuestros padres, pero no vemos nunca un contrato. No sabemos lo que vamos a cobrar, siempre a la espera de lo que tu agente te va a dar. Ahora tengo oficina en Madrid y agentes por todo el mundo, y soy yo quien controla las cosas. Pero hablo con muchas modelos y les pregunto. ¿Por qué no pides tu contrato? . Es que me da vergüenza . Lo normal en cualquier trabajo es algo a lo que las modelos no están acostumbradas.

XL. ¿De dónde le viene esa fuerza?

A.A. Siempre he tenido carácter. Mis padres se separaron cuando tenía nueve años y eso te hace madurar.

XL. ¿Qué siente cuando lee que es la mujer más sexy del mundo? 

A.A. Lo veo como una muestra de cariño. Pero me siento, sobre todo, buena persona.

* Top, de Lacoste; Slip de baño, de Quicksilver; Pulseras, de Agatha; Reloj, de Swarovski; y tabla de surf, de Roxy.

XL. Parece tan centrada que es difícil imaginársela hecha una furia

A.A. No soy de enfadarme mucho. Soy, más bien, cabezota. Pero cuando me hacen daño o me engañan

XL. Una chica casi perfecta. ¿A veces esa imagen puede perjudicar?

A.A. Puede ser que te perjudique para ciertos trabajos. Por eso, aunque separo mi vida personal de la profesional, me gusta ser abierta en las redes sociales, mostrar lo que pienso, lo que apoyo, ir más allá de una portada perfecta.

Efectivamente, nada de vida privada. Ante la pregunta de si es fácil la estabilidad de una pareja con su ritmo de trabajo, un sucinto creo que todo el mundo encuentra la manera para estar bien es la única pista que da sobre su relación con el empresario José María García Fraile, hijo del conocido periodista, con el que lleva cuatro años. De su matrimonio con el piloto Fonsi Nieto, en 2005, y de su divorcio, tres años después, no quiere hablar. Ni de nada relacionado con eso. Es por respeto a mí misma , susurra.

XL. ¿Recuerda una infancia feliz?

A.A. Sí, somos una familia muy grande. Pero la separación de mis padres fue un trauma, me costó mucho aceptarlo. Le di muchos problemas a mi madre.

XL. No me lo imagino.

A.A. [Risas]. Llegaba tarde, estaba todo el día res separados, juegas mucho con eso para hacer lo que se te antoje.

XL. ¿Ejerce con su hermana Aída, también modelo, de hermana mayor?

A.A. Nos llevamos seis años y tenemos una buenísima relación. Ella dice que soy como una segunda madre.

XL. ¿Nunca ha habido celos?

A.A. Nunca. Somos muy diferentes, dos cánones de belleza distintos. Y de carácter. Ella es muy tranquila.

XL. Dice que algún día parará

A.A. Acabo de sacar una colección de baño, voy a sacar otra, tengo un montón de proyectos que me aportan creativamente y que me gustan mucho. Todavía no es el momento.

XL. Pero si quiere formar una familia, quizá tenga que elegir

A.A. Sí, pero con 33 años me veo muy joven. Tengo margen todavía.

XL. ¿Renunciaría a su carrera?

A.A. No, eso no.

Makeup and Hair. Sonia Marina para MAC y Moroccanoil. Asistente fotografía. Jamal Jeniah. Asistente estilismo. Estefanía Toldos Y Frank Jymz.

Fotografía de portada. Mario Sierra. Ariadne Artiles luce Trikini de flecos, de red Point; y pulseras, de Hermès.