Mis hermanos . Así los llama Vladimir Putin. Los Lobos de la Noche, un grupo incluido en la lista negra de Estados Unidos, se han infiltrado en las élites del poder ruso. Respaldados por el Kremlin y la Iglesia ortodoxa, muchos de sus miembros combaten en el este de Ucrania. Ahora somos nosotros quienes nos infiltramos en su cuartel general.

A unas decenas de kilómetros del Kremlin, lejos de las ceremonias oficiales, se encuentra uno de los lados oscuros del poder ruso. el cuartel general de los lobos de la noche, el club de moteros ultrapatriotas donde se reúnen estos amigos de Vladimir Putin, sus hermanos , como él los llama.

Se trata de un bar-restaurante, Sexton, donde abundan objetos militares, pieles y lobos disecados. El líder de la banda es un coloso barbudo llamado Alexander Zaldostanov. Ya ha cumplido los 50 y viste una chaqueta de cuero con los colores del club. Sobre el torso lleva tatuado un lobo y en el cuello unas patas de araña. Lo apodan Khirourg (el Cirujano) por su primera vocación como cirujano dental.

Para entrevistarlo, hay que dar largas explicaciones y debatir con Alexandre Benush, vicepresidente e ideólogo. El ambiente es tenso. Los temas de conversación oscilan entre lo que escribe sobre Rusia la prensa extranjera, la antigua URSS, Stalin o las Pussy Riot. Desde sus 2,10 metros de altura, Benush rebate o asiente con mirada hosca. No se puede culpar siempre a Rusia -dice-. En Occidente, buscáis comodidad y seguridad, pero aquí las cosas son distintas. Necesitamos reglas fuertes. Esa es nuestra gran diferencia .

Khirourg, por su parte, defiende los valores de la Gran Rusia contra la agresión occidental . Su combate es físico e ideológico. En 2013 participó en la toma de la base naval de Sebastopol, en Crimea, y varios moteros del club combaten hoy en el este de Ucrania. A raíz de eso, Estados Unidos incluyó el grupo y a su líder en su lista negra, vetando su entrada en territorio estadounidense. Una decisión refrendada por Canadá meses más tarde y a la que el presidente Vladimir Putin dio la réplica condecorando a Alexander Zaldostanov con la orden del mérito civil por su contribución a la educación patriótica de los jóvenes .

El Cirujano no escatima elogios al hablar del jefe del Estado ruso. A Putin nos lo ha enviado Dios -dice-. Evitó un derramamiento de sangre en Crimea y ha salvado a la población. Si no hubiera estado allí, Sebastopol habría sido saqueada por la extrema derecha ucraniana –y, a continuación, irónico, añade-. Agradezco al presidente Obama que haya reconocido mi trabajo y mi actitud .

Zaldostanov describe al presidente ruso como a un salvador y alude a la toma de Crimea como la encarnación de un sueño. Yo nací en Sebastopol -cuenta-. Mi madre era médica en la base militar. Para mí, siempre ha existido un solo y único país. Cuando terminé mis estudios, en los noventa, la nación estaba en ruinas. Boris Yeltsin y su mafia firmaron esa convención criminal para desmembrar la URSS. En estos últimos seis años he participado en la lucha para recuperar Sebastopol. Y hoy me encuentro sancionado por Estados Unidos. ¿Por qué? Porque tengo convicciones, porque hemos luchado por la libertad. ¡Vaya ejemplo de democracia! .

Los regalos del presidente

En el Sexton, un mapa de la Gran Rusia recuerda los caminos transitados por la banda, a través del país y del Este de Europa. Está firmado por Vladimir Putin. Vino en 2009 y nos regaló este mapa -indica el vicepresidente Benush-. Lo hemos pegado al muro para recordarlo .La amistad entre Los Lobos y el inquilino del Kremlin se fraguó hace años, cuando se pudo ver a Putin conduciendo con aire viril una Harley-Davidson de tres ruedas junto con la banda de moteros. Se cuenta incluso que llegó tarde a una reunión con el expresidente ucraniano Victor Yanukovich a causa de una de estas escapadas.

Desde entonces, Khirourg y su club se sienten investidos de una misión casi divina. defender la patria. Para ello organizan encuentros y celebran las victorias rusas. Para explicar esta movilización, el Cirujano lanza acusaciones. Kiev era la ciudad de los héroes y ahora, con todos esos movimientos nazis, es peor que una pesadilla. Todo esto es la consecuencia de 23 años de educación en manos de nuestros enemigos. No queremos que esto ocurra aquí. Tenemos que educar a nuestros hijos .

Para contrarrestar los valores occidentales, Los Lobos de la Noche organizan espectáculos llenos de patriotismo, gracias a importantes subvenciones del Estado. Otra de las actividades son los convoyes que forman las columnas de moteros del club enarbolando la bandera rusa a través del país. Recientemente se han formado nuevos clubes hermanos en el Cáucaso, Chechenia y Daguestán, gracias al apoyo del presidente checheno Ramzan Kadyrov. Hace poco, Khirourg estuvo invitado en Tartaristán para hablar con su gobernador sobre la educación de los jóvenes.

Motero, macho y rebelde

Sin embargo, hubo un tiempo en que Los Lobos de la Noche no tenían nada que ver con la política. Fundado en 1989 como un club de motoristas masculino y rebelde, el gran cambio se produjo en 2008, año de la conversión de su líder a la fe ortodoxa. Desde entonces, este motero vive con el fervor de los conversos. De paso ha conseguido el apoyo del todopoderoso patriarca Cirilo, que bendice regularmente a sus hordas vestidas de cuero. Sin embargo, su cultura de la intimidación es a menudo violenta. Los Lobos de la Noche siguen comportándose como pandilleros. En 2012, en pleno conflicto con otro club, uno de sus miembros fue asesinado de un disparo.

Los Lobos se han instalado en otras ciudades de Rusia. En Serguiev-Posad, el club tiene una quincena de miembros, de los cuales cuatro son monjes ortodoxos que cabalgan en sus motos ataviados con sus ropajes de popes. Alexey Weitz, un hombre muy religioso, es aquí el jefe de la banda. Antiguo piloto aéreo, es un apasionado de la historia fascinado por los monjes soldados.encontrado a antiguos compañeros del Ejército cuenta. Les pregunté por qué estaban aquí y me respondieron que echaban de menos el servicio militar y que quedarse en casa viendo la tele no era lo suyo .

A misa en Harley-Davidson

Pero estos moteros no solo van a misa los domingos. También aprenden a manejar armas y analizan la historia de Rusia en sus discusiones. Nuestra generación nació en los sesenta -prosigue Alexey Weitz-. Siempre hemos vivido con una guerra. Afganistán, Chechenia Hemos conocido el ateísmo, el colectivismo y los experimentos políticos y científicos. Rusia ha sobrevivido, porque es como el arca de Noé. Sabemos cómo movilizarnos y resistir. Tenemos varios objetivos en el club. el desarrollo espiritual, las artes marciales y la puntería con armas de fuego .

Entre sus 5000 miembros no hay escuchimizados, los bíceps son tamaño XL y no hay mujeres. La mayoría son antiguos militares o policías y agentes del FSB, el sucesor del KGB. Uno no se apunta a Los Lobos de la Noche, sino que lo llaman -puntualiza Weitz, un informático que pronto cumplirá 40 años y que pertenece a la nueva hornada-. Cuesta unos cinco años convertirse en miembro. Hay que participar en la vida cotidiana. Nos vamos, por ejemplo, durante un mes a montar espectáculos patrióticos en Crimea. Pero la primera regla es el respeto de la jerarquía. El club se politizó porque la sociedad rusa se ha dividido. los que están a favor de Putin y los que están contra él. Algunos han ido a luchar a Ucrania por convicción .

Alexander Zaldostanov tiene obsesión por la nación, más aún si además gana dinero con ello. Paralelamente a las actividades comerciales del Sexton y del club -venta de piezas de recambio y de motos, organización de eventos- ha desarrollado una vasta red de sociedades de seguridad, que se extiende en un centenar de ramas. La empresa The Wolf está por todas partes en Rusia, con miles de hombres con permiso de armas. En su web se afirma que son los únicos autorizados a trabajar en Crimea gracias a una licencia del Gobierno. Ejemplo de ello es Bajchisarái, una ciudad de 30.000 habitantes donde han firmado un contrato con el alcalde para garantizar la seguridad y el orden público.

Las bandas del uno por ciento

Las bandas que se dedican a actividades ilícitas son el uno por ciento de los miles de grupos de moteros que hay por el mundo. analizamos cinco de las más peligrosas.

Las estrellas. Ángeles del Infierno 

Son los más conocidos y mediáticos. una gran empresa capaz de demandar a Disney o Alexander McQueen por usar su emblema, un cráneo alado. Nacidos en 1948 en California, están ya en 30 países. En España se los relaciona con el tráfico de drogas y de personas.

De origen español. los Centuriones

Varios mensajeros se unieron en 1982 en Barcelona para fundar este club de moteros. Catorce años después, sus líderes fueron detenidos por tenencia de armas, tráfico de personas y asociación ilícita. Los mismos negocios por los que hoy se investiga a muchos Ángeles del Infierno.

Luchando contra el ISIS. No Surrender

Fundada en 2013 en Holanda, cuenta con más de 600 miembros, algunos de ellos combaten con los kurdos contra el ISIS. En España se ha identificado a algunos miembros, así como a otros de la otra gran banda holandesa, los Satudarah, con 25 años de historia y más de 2000 miembros.

Estabais avisados. Bandidos

Su lema es. Somos esos sobre quienes nos advirtieron nuestros padres . Creada en 1969 por un veterano de Vietnam, está presente en 26 países. Odian a muerte a los Ángeles del Infierno. Este mayo, de hecho, ambas se enfrentaron en una pelea, en Texas, en la que hubo una veintena de muertos.

Nazis a la griega. Innova Battalion

Son el brazo motero de Amanecer Dorado. Si bien el líder de este partido filonazi, Nikolaos Michaloliakos, niega esta afiliación. Deben su nombre a las motos Innova, su marca favorita, a bordo de las cuales gustan de atacar a inmigrantes y griegos que no compartan sus ideas.