Dientes amarillos, mirada inquietante, piel arrugada ¿Por qué la naturaleza ha creado seres como los uakarís, las ratas topo o las tortugas mordedoras? La respuesta es evidente.: la selección natural no se rige por criterios de fealdad o belleza, sino por si una criatura es capaz de sobrevivir o no. La belleza, además, está en el ojo de quien la contempla. Por E. Font

Sus cuerpos están cubiertos de pelo largo y lacio, pero sus cabezas son calvas y, como no tienen apenas grasa subcutánea, sus caras se muestran prácticamente con la forma del cráneo Además, sus incisivos prominentes acaban por desfigurar su gesto. Son los uakarís o guacarís, unos primates de la selva amazónica. Su aspecto es repulsivo para muchos. Incluso con la boca cerrada, su rostro rojizo es, como poco, inquietante. Pese a ser un animal inofensivo y pequeño, de no más de 50 centímetros y cuatro kilos de peso, es posible que uno evitase cruzarse con él. Sin embargo, los indígenas que vivían hace siglos en su hábitat llegaron a domesticarlos y usarlos como mascotas.

Es difícil argumentar por qué un animal nos parece adorable y otro, repugnante. Pocas veces la repulsión se basa en el peligro real que esos animales representan para un humano, como en el caso de las ratas, antiguas transmisoras de enfermedades. Más pesan en general los prejuicios culturales e individuales. O, en el extremo opuesto, el hecho de que ciertas armonías y proporciones corporales actúen como un estímulo clave que provoca una conducta protectora inconsciente, como el llamado ‘esquema infantil’, por el que nos sentimos atraídos por animales que nos recuerdan características propias de nuestros bebés. El Homo sapiens suele buscar la belleza. Le gusta lo vistoso y elegante, lo majestuoso y con gracia.

Entre los animales. liebres de orejas largas y periquitos multicolores, pingüinos de frac y paso bamboleante, fieros leones, elefantes poderosos y gigantescas ballenas. Y, por supuesto, simpáticas y achuchables crías de oso. De ahí que, en general, perciba con aprensión a las ratas, las cucarachas, las arañas y las serpientes. E incluso sienta auténtico asco ante las sanguijuelas, los sapos, las hienas y las ratas topo. Muchas veces nos los quitamos de en medio de un manotazo o de un pisotón. Otras veces acabamos con sus presuntamente tristes existencias mediante venenos y redes. Incluso los defensores de la naturaleza guardan a veces un llamativo silencio cuando el amenazado de extinguirse es uno de estos seres desagradables.

Pero la selección natural no se rige por criterios de fealdad o belleza. A la evolución le da igual el aspecto de una criatura. solo le importa que esté adecuadamente preparada para luchar por la supervivencia. Las valoraciones estéticas se forman únicamente en los ojos y cerebros del observador; no existen para un zoólogo, ceñido al método científico. Tampoco son valores universales. La rata, de hecho, tan denostada entre nosotros, es considerada un manjar en docenas de países y adorna el menú de muchos restaurantes. Puede suceder también que la imagen de un animal evolucione con el tiempo y pase de negativa a positiva.

El murciélago, por ejemplo, que ha visto cambiar nuestra percepción sobre él, o el hipopótamo y el rinoceronte -antes catalogados como brutos poco agraciados- se han ido ganando poco a poco nuestra simpatía. Solo desde esta perspectiva se explica que mucha gente hoy elija como mascota a perros cuya simple presencia causa aún terror a la mayoría. O que los criadores hayan producido un verdadero gabinete de los horrores. perros con piel desnuda y con tendencia a las quemaduras solares, o perros que sufren problemas oculares por culpa de la forma de sus cráneos. O gatos persas con hocicos tan aplastados que apenas pueden oler. Aunque este tipo de cruces, los que dan lugar a deformidades lacerantes, están prohibidos desde 1986. la fealdad es más interesante que la belleza , asegura el escritor italiano Umberto Eco, autor de un libro titulado Historia de la fealdad. Valga el matiz de que ‘interesante’ -aquello que genera interés- no siempre es sinónimo de ‘atractivo’.

Ciertas cosas nos ‘interesan’ solo a distancia, desde el Sol a una tormenta oceánica. Cuentan que los discípulos de Da Vinci solían avisarlo cuando encontraban a alguien muy feo en algún sitio cercano para que él lo retratara. Leonardo retrató, de hecho, a muchas personas especialmente feas, ya que creía que la fealdad extrema era algo tan excepcional como la belleza más excelsa. Lo normal es lo mediocre , escribió. Acaso sea esa misma fascinación la que nos mueve a mirar en detalle, hasta la náusea casi, a aquellos seres sobresalientemente poco agraciados. Lo excepcional -acertó Leonardo-, ya sea feo o bello, es lo que nos impide apartar los ojos de lo que nos llama desde su propia excepcionalidad.

Un peludo de cabeza calva. Los uakarís, unos pequeños monos sudamericanos (miden entre 40 y 45 centímetros), se caracterizan, ya desde su infancia, por el rostro arrugado y sin pelo. El tiempo, además, hace mella en sus dentadura

El roedor más ‘insensible’. La rata topo vive en Etiopía, Kenia y Somalia. Sus dientes son como palas excavadoras, y su piel sin pelo es insensible a muchos tipos de dolor por su deficiencia de un neuropéptido. la sustancia P. En muchos lugares se la considera una plaga. Vive en un sistema subterráneo de castas bajo el gobierno de una reina.

La maloliente del pantano. La tortuga mordedora vive en las zonas pantanosas de América, y a su hocico desagradable, con mandíbula potente, se le une el desagradable olor que exuda para defenderse. Cazadora nocturna muy activa, captura peces, aves, anfibios, reptiles, pequeños mamíferos

El último de su familia. De la familia de los tapires solo sobrevive el tapir amazónico. Pertenece al orden de los caballos, con los que está lejanamente emparentado, y los rinocerontes, su pariente más cercano. La desproporción en su cabeza la marca su alargado hocico, con el que arranca hojas, hierbas y raíces, su alimento principal.

ng>El menos temible de los felinos. El gato esfinge (Sphynx) se caracteriza por su aparente ausencia de pelaje, pero lo tiene. muy fino y corto, casi imperceptible. Es un mutante natural perpetuado mediante la cría a partir de dos mutaciones iniciadas en Canadá en los sesenta. Son dulces, pacíficos, curiosos e inteligentes y muy dependientes de sus dueños.

El asesino en serie de los campos. Responsable de la muerte de miles de vacas cada año, el murciélago vampiro vive entre Texas y Chile y ataca por la noche. Se orienta con el colículo inferior de su cerebro, que localiza el sonido regular de la respiración de los animales al dormir. Su saliva contiene una glicoproteína, la draculina, que impide que la sangre de la presa se coagule.