Los han trasplantado a ratas estériles que han recuperado los ciclos de ovulación y han parido camadas sanas. Por Fátima Uribarri

Crear estructuras de órganos artificiales y que funcionen. Ese es el propósito de la bioingeniería. Suena muy alentador. Lo es el último paso dado en esta disciplina, cuyos avances parecen sacados de la fantasía. Con impresión tridimensional y nanotecnología, los investigadores de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos) han creado ovarios artificiales. Los órganos artificiales no son algo nuevo, pero esta invención es de lo más novedosa porque esos ovarios han funcionado: han devuelto la fertilidad a sus dueñas. Sus primeras destinatarias han sido ratas estériles. No solo han recuperado sus ciclos de ovulación, sino que han parido camadas sanas.

Los han realizado con una estructura de tubos gelatinosos. Permitirían recuperar la fertilidad a mujeres que la han perdido por tratamientos contra el cáncer

La clave está en la estructura de estos nuevos ovarios 3D, que consiste en una red de tubos gelatinosos entrelazados que imitan la consistencia de la matriz. En esa malla gelatinosa se han implantado óvulos inmaduros y células foliculares de ovario. El objetivo de los investigadores es devolver la fertilidad a las mujeres que la han perdido debido a tratamientos contra el cáncer.

OTROS ÓRGANOS QUE SE HACEN CON 3D

Tráquea

conocer, ciencia, ovarios y organos con impresoras 3d, xlsemanal

En el hospital C. S. Mott de la Universidad de Míchigan implantaron piezas fabricadas con una impresora 3D en la tráquea de Kaiba, una niña con graves problemas respiratorios. Está sana y feliz.

Nariz y oreja

conocer, ciencia, ovarios y organos con impresoras 3d, xlsemanal

Han creado una bioimpresora capaz de fabricar tejidos a escala humana. Utiliza hidrogeles enriquecidos con células, condrocitos cuando se trata de cartílagos… Sus piezas son muy realistas.

Modelos

conocer, ciencia, ovarios y organos con impresoras 3d, xlsemanal

Un grupo de investigadores del Kings College de Londres ya ha logrado crear réplicas personalizadas de órganos en 3D para que los médicos puedan experimentar con ellos. Mina, una niña de dos años, fue en 2015 la primera beneficiaria: la réplica tridimensional de su corazón facilitó crucialmente la labor de los cirujanos del hospital Saint Thomas a la hora de planear la estrategia para operarla.