Este es el coche eléctrico más barato del mundo. Cuesta solo 8500 euros gracias a que está impreso en 3D. Por Fátima Uribarri

No todo en este coche eléctrico está impreso en 3D: los asientos, los neumáticos, las ventanillas y el parabrisas son convencionales, pero lo demás se imprime en 3D. Así, en solo tres días este modelo está listo para recorrer hasta 150 kilómetros del tirón y alcanzar los 70 kilómetros por hora de velocidad. Se parece al Smart, pero es más ligero: solo pesa 450 kilos. Dicen sus creadores -la empresa de diseño italiana XEV y la firma china Polymaker- que pueden entregar hasta 500 coches al año. De momento necesitan financiación para hacerlo real y masivo. Lo que ya tienen es nombre: YoYo. Igual se convierte en el coche del año.

Te puede interesar

Prótesis de rostro creadas con impresoras 3D

Sectores que la tecnología pondrá patas arriba