Isabella lo llamó Roberto en homenaje a su padre, el célebre director italiano. Por L. G. 

A sus 24 años, el hijo adoptivo de Isabella Rosellini va camino de hacerse un nombre por sí mismo. Acaba de debutar como modelo, aunque su verdadera pasión es la fotografía submarina, que practica desde que estudió Biología. Pero la moda lo ha tentado y físico no le falta. ¿El consejo de su madre a Roberto Rosellini para triunfar en la pasarela? «Camina derecho. Nunca mires al suelo. Sé normal e intenta resultar cool».