Nací en Peñuelas (Granada) hace 36 años. Acabo de grabar el docu-realitySoy Rosa, que se emitirá a partir del 26 de junio en el canal TEN. Y el día 30, sale a la venta ‘Kairos’, mi octavo disco en solitario. Empiezo una nueva etapa. Por Virginia Drake

XLSemanal ¿Qué significa Kairos?

R.L. Me gusta mucho la mitología griega y significa ‘cambio, renacer’. Soy creyente y, en términos bíblicos, significa ‘momento de Dios’. Me gustó ponerle ese nombre al disco porque siento que estoy en una nueva etapa en la que ya no tengo miedo a nada.

XLSemanal. ¿A nada?

R.L. ¡A nada! Y si tengo miedo a algo me lo guardo, porque eso forma parte de mi trabajo interior, de mi crecimiento como artista y como persona. Voy más lenta que otras personas porque he tenido que aprobar asignaturas que ni siquiera sabía que estaban.

XLSemanal. ¿Dice que le gusta leer a los griegos?

R.L. Mucho, yo he aprendido de ellos muchas cosas en estos años (ríe). Y, aunque no me siento escritora ni compositora -porque puedo cagarla en cualquier momento-, la letra del primer single (Al fin pienso en mí) la he escrito yo. Es una especie de himno para darme fuerza. Yo compongo canciones desde que tengo 12 años.

XLSemanal .Oiga, la veo estupenda.

R.L. Pues estos dos últimos años he engordado once kilos por hacer malel régimen vegano. Me había quedado en 69, pero ese peso no lo vio nadie porque me duró tres meses. Fue una época en la que no tenía que cantar y me puse a hacer deporte con un entrenador personal en Málaga.

XLSemanal. Cuánto mide y cuánto llegó a pesar.

R.L. Mido 1,73 y llegué a pesar 112 kilos. Ahora me levanto a las 5,30 h. para hacer dos horas de deporte y, aunque lo he aprendido a fuerza de hostias (ríe), hago ese esfuerzo por mí, no por los demás. A mí el deporte me ha salvado la vida.

XLSemanal. Cuenta que hasta los 20 años vivió la España profunda.

R.L. Totalmente, no viví nada de lo que suele vivir una chavala fuera de la familia. Nada de lo que me enseñaron sirvió para el momento que viví a partir de mi entrada en la Academia. Ahora me encanta vivir experiencias porque me perdí tanto durante todo ese tiempo… Me gusta muchísimo aprender y, sobre todo, verle el lado guay a las cosas.

XLSemanal. Dice que tenía miedo a que su madre se enfadara por los cambios que se iban produciendo en usted.

R.L. Es que mi madre es una tía muy exigente con sus hijos, sobre todo conmigo, que era su niña. He sido muy feliz en esa primera etapa de mi vida, pero con muchas carencias. Aunque he de decir que las cosas realmente importantes nunca me faltaron: el amor, los valores que tus padres te inculcan, el jartarte de reír con tus hermanos… Si no había de comer no importaba porquea veces venían mis primos a casa para traernos lo necesario o hacíamos lo que fuera para conseguir algo…

XLSemanal. ¿Lo que fuera?

R.L. Sí; con 13 años yo iba con mi tío, que se llama Hernán Cortés Montero, a cantar en los bautizos, en las bodas y en las primeras comuniones; y mi padre ha hecho de todo: araba el campo, ha sido monaguillo, pidió en la calle… Yo, con 16 años, loacompañaba a pedir dinero por la calle, íbamos a la puerta de La ermita de los tres juanes, a la feria del Corpus Christi, en la explanada de la discoteca…  Y me he vestido de gorrilla, guardacoches para que me dieran la voluntad.

XLSemanal. Su abuelo era gitano.

R.L. Sí, muy gitano y mi abuela muy paya, muy castellana que se dice (ríe). A mí me habría encantado haber sacado ojos grandes, nariz grande, boca grande… y el deje para cantar flamenco –porque en mi familia todos tocan flamenco– pero la niña tiró para otro lado, para otro sould, para lo negro.

XLSemanal. ¿Recuerda algún verano especial de niña?

R.L. Todos eran especiales. Nosotros salíamos a ‘veranear’ de aquella manera. Como mi padre trabajaba arreglando casas, nuestros veraneos eran: cargar sacos de cemento, acompañar a mi padre a comprar bloques y arena, buscar quien le prestara una hormigonera… y, en los momentos de descanso, comíamos y nos mojábamos con la manguera de hacer la mezcla.

XLSemanal. Fue la ganadora absoluta de OT y, sin embargo, da la sensación de que Bisbal, Bustamante y Chenoa le robaron la merienda.

R.L. ¡No, qué va! Yo siento que he ganado muchísimo cariño de la gente, eso vale más que vender discos de oro y de platino fuera de España. No hay nada más grande que pueda tener un artista que el cariño del público.

XLSemanal. Pero solo del cariño no se vive.

R.L. Pero es muy importante; para mí, lo más importante. La gente por la calle me lo demuestra todos los días. Y fíjate si he llegado a valorar ese cariño que comprendí que me pidieran autógrafos hasta en el velatorio de mi padre, con el cuerpo allí presente y mi madre llorando; con eso te lo digo todo. En ese momento me sentó un poco mal, pero me puse en el lugar de los otros y los firmé. He vivido experiencias muy raras que si no las hubiera focalizado con amor no se entenderían. ¡Son lecciones de vida! Y yo estoy muy contenta con la vida que tengo.

XLSemanal. Cuenta que siete años después de OT no tenía dinero para comprarse ropa.

R.L. Durante ese tiempo yo no sabía nada de economía ni de asuntos de dinero. Me vestía con lo que me regalaban los seguidores. Un día dije: “Jolín, estoy cansada de trabajar y no estoy forrada; y estoy sola en una habitación –con mi hermano, ¡pobrecito! Que no para de cuidarme– y no puedo pagar ni el alquiler”. Que yo supiera, no tenía ni una cuenta en el banco a mi nombre.

XLSemanal. ¿Quién se llevaba lo que ganaba?

R.L. Hubo un gestor que ayudó un poco a mis padres pero que no hizo bien las cosas.Por no saber, yo no sabía ni el apellido del gestor. Y como mis padres también eran principiantes en estas cosas… ¡Pues así nos fue! (ríe). Aunque yo era muy feliz cantando, si no podía disfrutar de mi familia, si mi hermano estaba trabajando como un cabróny yo no tenía dinero ni para comprarme ropa… eso no podía seguir así.

XLSemanal. ¿Denunció al gestor?

R.L. No, qué va. Si algo tiene la inconsciencia es que no te enteras de las cosas que prefieres no saber. Y yo prefería no saber qué había pasado. Además, no soy rencorosa, porque el rencor envejece un montón. Lo que sí hice fue que cambiaran las cosas.Me senté en la cama y empecé a escribir en un papel todas esas preguntas. Pero, bueno… ¡De todo se aprende! Y yo tengo una suerte muy grande con mi público; una suerte que aunque la quisiera pagar no podría: ¡no hay moneda!

XLSemanal. A partir de ese cambio de gestor, ¿se convirtió en cabeza de familia? 

R.L. El cabeza de familia seguía siendo mi padre, hasta el 2008 que falleció. Yo era la que ganaba el dinero para ayudar a todos, claro. Ahora tiro de toda la familia y reparto currículos de mis hermanos por todas partes para ayudarles a que se saquen las habichuelas.

XLSemanal. ¡Buena gente!

R.L. Bueno… ¡Tengo mis cosas! Soy muy cabezona, pero gracias a que lo soy he llegado hasta donde estoy ahora. Hay mucha gente que piensa que soy débil, que no creo en mí… Y no es así. Tengo cara de que parece que pido limosna y a algunos les doy penita y les provoco que quieran ayudarme… ¡Pero, no! Con mis inseguridades, soy más fuerte de lo que muchos se piensan. Yo soy una tipa dura y muy exigente conmigo misma.

XLSemanal. ¿Se ha bajado música sin pagar de la red?

R.L. No, yo no sé ni cómo se hace. Tengo mi spotifypremium, que me lo pago; mi itunesque también me lo pago… Pero te digo una cosa: si alguien me trae una copa pirata de mi disco para que se lo firme, se lo firmo; porque yo he venido del otro lado y sé lo que es no tener nada. Además, no se me va a olvidar que, cuando yo empecé con 13 años a cantar, también era ilegal porque cantaba canciones de otros sin pagar derechos a nadie; en aquel entonces yo cobraba todo negro. Aunque te cuento que, a esa edad, también cantaba gratis en las residencias de ancianos y para cosas que me tocaban el alma.

XLSemanal. ¿Tiene enemigos?

R.L. Yo creo que no, porque no me los he querido crear; y si los tengo, no los conozco. Pero eso no quiere decir que todo sea de color de rosa: las rosas tienen espinas. Me han hecho daño, como a todos, en el trabajo y en las relaciones… pero la que más daño se ha hecho he sido yo misma. No voy a buscar culpables en los demás.

XLSemanal. Es la administradora de un chat en el que están todos los de OT1, ¿oye el ruido de sables?

R.L. ¡Madre mía! Ahora me he salido, porque no paran de escribir y, aunque lo tengo enmudecido, me estresa mucho, necesito tranquilidad. Tampoco puedo ir a una nueva quedada que van a hacer, porque estoy con el disco y la preparación de la gira, pero a los 15 los quiero mucho.

XLSemanal. Bisbal se ha vuelto a casar y Bustamante pasa por un mal momento, ¿difícil esto del amor?

R.L. ¡Muy difícil! Yo no sé nada de ellos en ese aspecto, pero a mí el amor no me va a romper el momento tan bonito en el que estoy.Ya siento bastante amor hacia mi profesión, hacia mi familia… que no necesito un hombre para ser feliz.

XLSemanal. ¿Le han roto el corazón muchas veces?

R.L. Romper, romper… solo una; el resto de la veces se acabó la cosa y no se me rompió el corazón.Ahora ya no necesito nada.

XLSemanal. Parece que tiene las cosas muy claras.

R.L. Creo que a veces estoy más pa’llá que pa’cá, pero el deporte y los libros me han centrado mucho en mi vida.Fueron las dos cosas a las que me agarré como a un clavo ardiendo.

XLSemanal. De política no habla…

R.L. No porque salgó enfadada. No me gusta llenarme de cosas feas. A veces voto en blanco para que mi voto no vaya para nadie.


Desayuno

Desayuno Rosa Lopezretocada

Té verde con stevia y canela cuando quiero activarme y té rojo cuando quiero sudar. Un cuenco de avena calentada en leche. Una tostada integral con aceite, aguacate, jengibre, comino y pasas. Un puñadito de pistachos ecológicos o de nueces. Y una ensalada de comprimidos: de algas pirulinas, vitamina C, vitamina B12, floradix, proteína de guisantes, un hongo chino que se llama reishi… A veces, me hago también un huevo a la plancha y un zumo de manzana con pepino.