Todas las claves del conflicto Líbano. Por Rodrigo Padilla / Fotos Cordon Press

El crisol de culturas y religiones que desde la Antigüedad se han cruzado por este rincón del mundo nunca puso las cosas fáciles. Pero los últimos siglos han sido un hervidero. Dominado por el Imperio Otomano primero y por el colonialismo europeo después, la frágil paz que quedó tras su última guerra civil (1975-1990) quedó en peligro con el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri.

conocer, historia, Libano Hariri

¿Desde cuándo es independiente?

Una de las zonas más cargadas de historia del mundo sólo lleva 60 años siendo independiente, desde el 22 de noviembre de 1943. Su posición como ‘puente’ entre Oriente y la costa mediterránea ha provocado que una y otra vez haya caído bajo el mando de los sucesivos imperios de la región. Egipcios, babilonios y asirios lo controlaron antes de la llegada de Alejandro Magno y, finalmente, Roma, en el siglo I antes de Cristo. Bizancio heredó estos territorios, que en el siglo VII se integraron en el mundo musulmán. El efímero paso de los cruzados cristianos supuso un paréntesis en esa dominación, que se alargó hasta el derrumbe del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial y la llegada de unos nuevos dueños, ahora europeos.

Gracias a su terreno accidentado, Líbano ha sido siempre el refugio de minorías perseguidas. Pero esa llegada de gentes de distintas religiones dificulta la convivencia

¿Tienen mayoría musulmana o cristiana?

Debido a lo accidentado de su terreno, el Líbano siempre fue un buen escondite para las minorías perseguidas. Precisamente, esa llegada de refugiados de diferentes religiones, sobre todo cristianos y musulmanes, divididos a su vez en múltiples sectas y tendencias, es lo que dificulta la convivencia. El país es hoy mayoritariamente musulmán, con un 35 por ciento de chiíes y un 23 por ciento de suníes. Los cristianos ocupan el 27 por ciento de la población, y son, sobre todo, maronitas, pero también hay ortodoxos, armenios y protestantes. Mención aparte merecen los drusos, una secta de la variante chií nacida en el siglo X y asentada en Israel, Siria y el Líbano, que representa al siete por ciento de la población del país.

¿Cómo se libraron de la dominación otomana?

A finales del siglo XIX surgió un fuerte sentimiento nacionalista árabe cuyo primer objetivo era librarse del yugo otomano. Para ello aceptaron el apoyo interesado de Gran Bretaña, embarcada en la Primera Guerra Mundial y en la lucha por el control de la región. La revuelta estalló en 1916 y los turcos fueron derrotados. Terminada la guerra, los nacionalistas, aliados con las oligarquías regionales, intentaron crear distintos Estados árabes, entre ellos la Gran Siria, que comprendía Palestina, Siria y el Líbano. Esta idea no gustó a los imperialistas europeos y la Gran Siria fue dividida en mandatos repartidos entre Gran Bretaña y Francia. El efímero sueño murió nada más nacer.

¿Y del colonialismo europeo?

El reparto de los despojos del Imperio Otomano concedió a Francia el control sobre este territorio. En 1920, la planicie musulmana y la montaña maronita quedaron unificadas bajo una administración única y con las fronteras actuales. Los franceses favorecieron política y económicamente a los cristianos, mientras que la población árabe, contraria a su presencia, quedó relegada. El desarrollo económico provocó el fortalecimiento de la élite comercial, pero también acentuó los conflictos religiosos. En 1943, maronitas, suníes y otros grupos minoritarios firmaron el Pacto Nacional para compartir el poder y proclamaron la independencia. Con el abandono de las últimas tropas francesas, en 1946, comenzó una etapa de apogeo económico. Pero la presencia de los cristianos en los puestos clave del Estado y el descontento de la creciente población chií amenazaban el precario equilibrio logrado. Sólo hacía falta un detonante para que todo saltara por los aires.

Conocer, historia, Beirut Capital Libano 1958

Tras la retirada de las tropas francesas, el Líbano vivió un boom económico. Ese auge se vio empañado por las luchas entre la élite cristiana y las minorías chiies

¿Por qué estalló la guerra civil?

El Líbano esquivó la guerra entre israelíes y palestinos, pero no sus consecuencias: los refugiados árabes utilizaron el país para atacar a los israelíes, y éstos entraban en él para acabar con ellos. Además, hacia 1975, la población musulmana, ya mayoritaria en el Líbano, empezó a exigir cambios en el reparto de poder, que hasta ese momento había beneficiado a los cristianos. La Falange Libanesa, partido cristiano de derechas, y los árabes de izquierdas, apoyados por los palestinos, empezaron a enfrentarse a tiros. La guerra civil había estallado.

¿Qué fue la ‘línea verde’?

La situación fue de mal en peor. Siria intervino en el conflicto ante la amenaza israelí. El Gobierno libanés solicitó la mediación de la Liga Árabe, que destacó un contingente de 30.000 soldados, en el que se incluían las tropas sirias ya movilizadas. Beirut, la capital libanesa, quedó dividida en dos por una línea que seguía el recorrido de la calle de Damas y que separaba a cristianos y musulmanes: la línea verde. Los 45.000 muertos que produjo el enfrentamiento hasta la tregua de octubre de 1976 desangraron la ‘Suiza de Oriente Próximo’.

Conocer, hsitoria Libano, guerra civil

Al inicio doe la guerra civil, Beirut quedó dividida en dos por la ‘línea verde’ para separar los bandos. Al Norte quedaron los cristianos; al sur, los musulmanes.

¿Cómo se logró alcanzar la paz?

El conflicto se prolongó hasta 1990 con la intervención de nuevos protagonistas. Israel comenzó, primero, a facilitar material militar a la derecha cristiana y, luego, invadió el sur del país provocando un nuevo éxodo de población. Siria aumentó sus ataques contra los cristianos y ocupó el 60 por ciento del país. Los combatientes cristianos de Gemayel y Chaboun empezaron a luchar entre sí, igual que los musulmanes. Las tropas de la ONU tuvieron que retirarse en 1984 debido a los ataques de los grupos fundamentalistas. Las matanzas en los campos de refugiados palestinos de Shabra y Chatila, a cargo de los falangistas cristianos con el visto bueno del comandante israelí Ariel Sharon, marcaron el punto álgido del conflicto.

“Con la excusa de mantener la paz y de evitar más conflictos, Damasco conservó sus tropas en el país. Siria se aseguraba así su papel de árbitro en la política libanesa”

La parcial retirada israelí del sur del Líbano, forzada por la ONU, y la intervención siria contra las tropas cristianas aprovechando la primera guerra del Golfo consolidaron un escenario de paz viable. Se estableció una sola Asamblea repartida a partes iguales entre musulmanes y cristianos, se creó un Gobierno de unidad nacional y se inició el desarme. En 1992, el país vivió sus primeras elecciones libres en 20 años, ganadas por Rafik Hariri. En el camino quedaron 145.000 vidas.

¿Qué se ‘cuece’ en el líbano de la posguerra?

La elección de Hariri y el despegue económico no dejaron satisfecha a la población, debido al desigual reparto de la nueva prosperidad. Sin embargo, su figura contaba con un respaldo popular mayoritario y su asesinato puso de nuevo la situación al rojo vivo, con protestas en la calle contra el presidente pro sirio Emile Lahoud. El futuro de las tropas sirias, los intereses de Israel en el sur del país, la actitud de las milicias de Hezbolá y la calma con la que decidan actuar los partidos determinarán el futuro del país.

¿Cuándo y por qué nació hezbolá?

El Partido de Dios nació en 1982, en plena guerra civil libanesa, de la unión de diversos grupos chiíes radicales. Su implantación fue rápida, pues sus miembros prestaron numerosos servicios sociales en una época muy difícil, gracias a la asistencia financiera de Teherán y Damasco. Los acuerdos de Taef, que pusieron fin a la guerra civil, llevaron a Hezbolá a insertarse en la vida política. Hoy tiene representación en el Parlamento y un importante apoyo popular, sobre todo al sur del país. La Resolución 1559 de la ONU exigió en 2004, sin éxito, el desmantelamiento de su milicia armada: EE.UU. la tiene en su ‘lista negra’ de grupos terroristas.

conocer, historia, Libano Hezbollah

¿Por qué se asentaron en el país tropas sirias?

Junto con el pueblo libanés, Siria fue el gran vencedor del conflicto civil, pues logró sus objetivos principales: el fin de la hegemonía cristiana y el establecimiento de un gobierno musulmán dócil. Damasco conservó sus tropas en el país con la excusa de mantener la paz y de evitar nuevos enfrentamientos, aunque con ello también se asegura que Siria siga siendo el árbitro de la política libanesa. Una primera retirada parcial redujo el número de efectivos sirios en el Líbano a los actuales 16.000, que incluyen un activo servicio de inteligencia e información. Las protestas de parte de la ciudadanía libanesa, harta de las injerencias sirias, y la presión internacional han obligado a Damasco al repliegue de sus tropas.

¿A quién beneficiaba la muerte de Hariri?

Las primeras acusaciones se dirigieron hacia Damasco. El anterior primer ministro libanés mantuvo buenas relaciones con el vecino sirio durante los primeros años de su mandato, pero la confianza se debilitó. Tras su dimisión, se unió a las voces que pedían la retirada de sus tropas, lo que lo convirtió en un político incómodo para sus intereses. Sin embargo, muchos analistas políticos rechazan esta teoría y apuntan en otras direcciones: hacia EE.UU., que así tendría justificación para atacar Siria; hacia Israel, que se beneficiaría de la disminución de la presión siria sobre la disputada zona de los Altos del Golán; o hacia cualquiera de las muchas facciones políticas y económicas libanesas que se alegrarían con su muerte. Como se ve, candidatos y beneficiados no faltaban.