«Juntos, podríamos dominar el mundo». O, al menos, las islas Galápagos. Por F. G. 

Algo así parecen pensar estos dos reptiles: lagarto lava (arriba) e iguana marina, dos de las especies más abundantes en el archipiélago que inspiró a Darwin su teoría de la evolución. La imagen, premiada en el Smithsonian Photo Contest, revela la extraña relación entre ambos, como si vigilaran un territorio compartido. Al amparo del tamaño de su ‘prima’, el lagarto se protege así de aves marinas y serpientes, sus grandes depredadores.